Todas las entradas de: Paginas Arabes

Casablanca: Setenta años – Por Felipe LLanas Moreno (+ Video)


La cinematografía es signo distintivo del siglo XX. Su ímpetu inconmensurable revistió a la época con iconos, actitudes, ideas, modelos, como ningún arte lo había hecho. Claro, el status de arte le fue regateado, pero, por excelencia, fue conquistado finalmente.

El cine, como complaciente espejo, o como ventana hacia la creación atacó la conciencia del individuo al traspasar la puerta de lo imposible, lo fantástico, lo soñado, lo ideal, de modo que prácticamente no se concibe hoy en día persona que no resienta, al menos vagamente, la influencia en su vida de una historia vista a través de una pantalla gigante, o la convencional de la televisión.

Obras significativas permean los ánimos y las proyecciones de la gente por todas partes del mundo y figuras como Chaplin, Valentino, Fairbanks, Greta Garbo, o directores como Lang, Murnau, Dryer, Welles, o más recientemente Bergman, Fellini, Bresson, Tarkovski, Ozu, Scorsese, conforman la posteridad cinematográfica legada a la humanidad para darle respuestas y formular nuevas preguntas sobre el carácter del ser o la calidad de la propia existencia.

“Casablanca” es uno de esos símbolos que causaron sensación en su momento, y cuya resonancia está aún latente. Filmada en 1942, por Michael Curtiz, está basada en una obra para teatro llamada “Everybody comes to Rick’s”, de Murray Burnett y Joan Alison, que nunca se montó en escena. Los actores para los papeles principales iban a ser Ann Sheridan y Ronald Reagan (!), sin embargo, Humphrey Bogart se inmortalizó en el papel de Rick Blaine, e Ingrid Bergman hizo lo propio como Ilsa Lund. El rodaje comenzó el 25 de Mayo y terminó el 3 de Agosto, para la Warner Brothers. Nunca se pensó en el éxito que iba a alcanzar algo que se planeó como uno más de los proyectos de la industria de Hollywood, y que comenzó su leyenda al ganar los oscares de 1943, incluyendo mejor película.

La trama es sencilla. Un amor arrebatado y convertido en pasión se da en la Europa de la segunda guerra mundial entre Rick e Ilsa. La separación sobreviene y ambos personajes se encuentran nuevamente en la ciudad marroquí de Casablanca, como muchos otros refugiados, intentando regresar a la convulsionada Europa. El sentimiento amoroso vuelve a aflorar, pero ante las nuevas circunstancias y movido por su ética particular, es Rick quien propone la separación, recomendando dejar en el recuerdo esa relación con el famosísimo “siempre tendremos París”, que pronuncia en la despedida definitiva. Grandes actores como Claude Rains, Peter Lorre, Paul Henreid y Conrad Veidt los acompañaron en el reparto. La música fue escrita por Max Steiner, con variaciones sobre el himno francés “La Marsellesa”, y la canción que aporta el sello imborrable a ésta obra fílmica, “As time goes by”, de Herman Hupfeld es interpretada por Dooley Wilson. Esta canción había sido escrita para la obra teatral, pero se utilizó en la película.

Al cumplir setenta años, “Casablanca” nos remite a la relación intrínseca del cine con el sistema de procesos bio-emocionales que registra el cerebro humano al registrar y codificar el diario transcurso de la vida. Como a los personajes del film, asediados por las circunstancias y el desencanto, sentimos que los enamorados no se separan del todo, que los peligros serán superados, y que alguien que nos espía, que quizá ve nuestra particular y propia proyección vital, se ve complacido con la historia que le cuentan, en tanto nos convencemos de que la vida, como escenario de la propia actuación, es solo un presente constante poblado de sueños y recuerdos.

F.LL.M. Noviembre de 2012.

Material audiovisual: Al Muru Andalucí

©2012-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

Casablanca: Setenta años por Felipe LLanas Moreno se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en http://paginasarabes.wordpress.com/2012/11/24/casablanca-setenta-anos-por-felipe-llanas-moreno.

El cadáver de Arafat será exhumado el próximo martes

Dos equipos científicos, uno francés y otro suizo, serán los encargados de probar si el líder palestino murió envenenado por polonio. Una delegación rusa se encargará de supervisar los trabajos.

El cadáver del histórico dirigente palestino Yaser Arafat será exhumado el próximo martes por un equipo de expertos franceses y suizos, bajo la supervisión de una delegación rusa, con el fin de tomar pruebas que ayuden a esclarecer las razones de su muerte. “El próximo día 27 la tumba será abierta sin ninguna presencia de los medios de comunicación”, dijo en rueda de prensa Taufik Tirawi,presidente de la comisión creada por la Autoridad Nacional Palestina (ANP) para esclarecer las razones de su muerte en 2004.

Tirawi, que compareció este sábado ante los medios para explicar los procedimientos para la exhumación del cadáver y las investigaciones in situ, afirmó que todo se hará de acuerdo a la “soberanía palestina”. “Hay un acuerdo entre los palestinos y las diferentes partes”, dijo el destacado funcionario y explicó que el equipo judicial francés a cargo del caso se ocupará de la investigación en el terreno pero “sólo la fiscalía palestina tomará testimonio a la gente” que le rodeó en sus últimos días en Ramalah.

La muerte de Arafat fue denunciada el pasado verano a un tribunal galo por su viuda Suha, después de que, con la ayuda de la cadena de televisión Al Jazira, un instituto científico suizo descubriera restos de polonio en algunas de sus ropas y pertenencias más privadas. 

Según Tirawi, en la toma y análisis de pruebas biológicas del cadáver participarán dos equipos científicos, uno francés y otro suizo, y “los resultados de estas serán entregados inmediatamente a los palestinos”. “En un principio los franceses rechazaron hacerlo pero el acuerdo final así lo exige”, aseguró. La delegación rusa actuará como observadora de todo el proceso, por petición expresa del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás. 

Arafat murió en un hospital militar cerca de París el 11 de noviembre de 2004 después de varias semanas de agonía en Ramalah, donde llevaba tres años cercado por Israel. El rápido deterioro de su salud alentó todo tipo de conspiraciones sobre un posible envenenamiento, teoría que se vio reforzada por el descubrimiento del polonio. A principios de noviembre el equipo de investigadores suizos efectuó una revisión preliminar de la tumba en Ramalah, y a continuación comenzaron los trabajos para la apertura de la tumba, situada a escasos metros del lugar donde estuvo confinado antes de ser trasladado a Francia, la mukata.

Fuente: El Diario de Sevilla

©2012-paginasarabes®

¿Qué se ganó, además de la relección de Netanyahu? – Robert Fisk

Para qué sirvió todo? El bebé palestino de 11 meses asesinado junto con toda su familia por un piloto israelí; los más de 150 palestinos muertos, dos tercios de ellos civiles, seis israelíes fallecidos, mil 500 ataques aéreos sobre Gaza, mil 500 cohetes lanzados contra Israel. ¡Qué simetría tan terrorífica! ¿Todo esto se hizo para que se nos olviden los miles de millones de dólares que Israel gastó para lograr un cese el fuego? No un tratado de paz, ni siquiera una tregua, antes de la próxima guerra contra Gaza.

Los cínicos abundan en Israel, no sin razón: “Fin de la operación militar, comienza la campaña electoral”, fue el encabezado de este jueves del diario Jerusalem Post, pese a que el rotativo dio su acostumbrado apoyo a la guerra contra Gaza.

Es seguro que la campaña del primer ministro Benjamin Netanyahu para las elecciones de enero comenzó en el momento en que ordenó el asesinato del líder militar de Hamas, Ahmed Jaabari, hace poco más de una semana.

En efecto, el bombardeo a Gaza se transforma sin transiciones en el proyecto de relección de Netanyahu: si lo que los israelíes quieren es seguridad, ya saben por quién votar.

¿De verdad lo saben? Fue evidente que después de que comenzó el cese del fuego la noche del miércoles, Netanyahu estaba preocupado.

“Estoy consciente de que hay ciudadanos que esperaban acciones militares aún más duras”, dijo. “Pero los retos de Israel se han vuelto más complejos al transcurrir los años. Bajo estas condiciones debemos dar un golpe de timón hacia la responsabilidad de Estado con sabiduría”. Muy interesantes las palabras que escogió, aunque ninguna fue digna de Churchill.

Durante años Netanyahu ha estado presionando con la cada vez más intensa colonización de Cisjordania con la construcción de asentamientos en tierras robadas a los árabes y negando, para todo efecto, la posibilidad de un futuro Estado palestino, con lo que ha dado “un golpe de timón” hacia una tempestad futura. Si los palestinos no logran un Estado, Israel no tendrá paz y los cohetes que hasta ahora ha lanzado Hamas serán una simple molestia comparados con lo que está por venir.

Benjamin Netanyahu, con toda seguridad, ha mejorado las posibilidades electorales de Hamas y, más o menos arruinado el futuro político de Mahmoud Abbas, quien es el interlocutor palestino aceptado tanto por Israel como por Estados Unidos. Abbas ha desperdiciado su tiempo en su palacio de Ramalá, volviéndose más irrelevante con cada ataque aéreo israelí. Por más que luche por el reconocimiento de Palestina como Estado no miembro de la ONU, si es que ese es todavía su plan, de todos modos no podrá igualar la nueva popularidad de Hamas ni la importancia que ahora tienen los nexos del grupo palestino con el presidente Mohamed Mursi de Egipto. Estadistas, por así llamarlos, de Egipto, Turquía y países del Golfo viajaron a Gaza para dar su apoyo moral a los palestinos, no a Ramalá.

De manera muy extraña, las políticas de autoengaño de las que Israel se alimenta con frecuencia desde la segunda guerra contra Líbano en 1982, por ejemplo, regresaron este mes. En Washington, el embajador israelí, Michael Oren, argumentó que la guerra contra Gaza comenzó en 1948, “el día que las fuerzas árabes se movilizaron para destruir al recién declarado de Israel”, pero esto no es verdad.

La guerra en Gaza comenzó cuando Israel expulsó a 750 mil palestinos de sus hogares en ese mismo año, y obligó a miles de ellos a instalarse en campos de refugiados en Gaza. Son los hijos y nietos de esos refugiados los que han lanzado proyectiles contra Israel, apuntando muchas veces a las tierras que alguna vez fueron propiedad de sus familias.

Pero Michael Oren continúa con su extraño recuento “histórico”. Al parecer, él cree que en 1948 los árabes estaban “enardecidos por su extremismo religioso”, y que la crisis de Suez de 1956, planeada con anticipación por Israel, Gran Bretaña y Francia después de que Nasser nacionalizó el canal, fue un intento árabe por destruir a Israel.

Este jueves Ophir Falk, del Instituto Internacional para el Contraterrorismo en la ciudad costera israelí de Herzliya, tuvo el descaro de escribir que el ejército israelí practicó la contención al limitarse a atacar únicamente a combatientes y sus instalaciones, mientras Hamas premeditadamente lanzó cohetes contra civiles israelíes y sus hogares.

Pero si los pilotos israelíes se limitaron a atacar a combatientes ¿por qué dos tercios de los más de 150 palestinos muertos eran hombres, mujeres y niños; no combatientes? ¿Tan mal entrenados están los pilotos israelíes?

“Usted no entiende lo serio que son estos ataques de cohetes para nuestro pueblo”, me regañó el jueves un funcionario del gobierno israelí. No estoy tan seguro, y me pregunto si él entiende lo serio que son los ataques israelíes para el pueblo palestino.

© The Independent

Traducción: Gabriela Fonseca

Fuente : La Jornada

©2012-paginasarabes®