Todas las entradas de: Paginas Arabes

Andalucía y el Jerez: un producto cultural

Todo lo que hay que saber sobre este tipo de vino.

Casi encandilada por el blanco de las tierras de albariza, llegué a Jerez de la Frontera, en Andalucía al Sudoeste de España. Ese atardecer de verano tórrido, me encontró saboreando un Fino bien frío, acompañado de jamón de bellota en un patio empedrado. ¿Qué más pedirle a la vida?

Geranios colorados, aromas de jazmines, albahaca y yerbabuena presenciaban la escena, enmarcada por la Torre del Alcázar, testigo histórico e inmutable de los siete siglos de dominación árabe en España. Los musulmanes nominaron la ciudad con el nombre de “Seris”, que luego derivó en Jerez de la Frontera, haciendo clara alusión a su condición de frontera entre los dos reinados en guerra durante la reconquista Cristiana en el siglo 13.

Me fascinan los vinos de Jerez y es por eso que decidí escribir sobre ellos. Aunque sé que, a pesar de su encanto y su intensa historia cultural, es una categoría de vinos que está seriamente subvaluada. Más de 3000 años de trayectoria, y distintas civilizaciones han moldeado su personalidad, y aún siguen tratando de conquistar más seguidores. He aquí mi tributo y humilde contribución. A ver si logro que algunos de Uds. se entusiasmen y tengan ganas de probarlo.

Pensando en las razones de por qué no son actualmente tan consumidos, se me ocurre enumerar algunas: No los ayuda el nivel de alcohol (a partir de 15º), en un mundo donde los controles de alcoholemia son asiduos; en Argentina estamos lejos de la zona de producción, hay pocos en el mercado; la mayoría son secos, y con mucha personalidad. Por esa razón han quedado relegados a acompañar únicamente los aperitivos.

Veamos ahora sus atributos! “Jerez-Xérès-Sherry” son las palabras en español, francés e inglés que aparecen en los sellos de papel que portan estas botellas. El Consejo Regulador de Jerez es la entidad encargada de garantizar el origen y producción de estos vinos con Denominación de origen (D.O). El sello  acredita la calidad del producto y es un mecanismo de defensa ante las imitaciones y usurpaciones. EL Jerez es  un vino fortificado hecho de la uva blanca Palomino que envejece en botas (600/650 l) de roble americano mediante el sistema de crianza de criaderas y soleras.

Dentro de esta D.O, hay 3 centros de envejecimiento: Jerez de la Frontera, y el Puerto de Santa Maria.  Cada uno le otorga sutiles diferencias de estilo a estos vinos. El Jerez que se envejece en la ciudad portuaria de Sanlúcar de Barrameda se denomina Manzanilla.

El Jerez es un vino que ha viajado mucho. Hubo una época en que llegaban grandes cantidades a las colonias. ¿Recuerdan de dónde partió Colon cuando descubrió América? Del Puerto de Santa María, que está muy cerca de Jerez de la Frontera y en donde también se producen estos vinos. Ya en el siglo 16 existía un fluido comercio transatlántico. También los británicos se enamoraron del Sherry, y lo distribuyeron en sus múltiples colonias. Los vinos debían soportar largas travesías. Para ello fue necesario “encabezarlos” o “fortificarlos”, es decir agregarles alcohol vínico para elevar su nivel de alcohol y que pudieran llegar en buen estado a sus lejanos destinos.

En la actualidad, la razón para encabezarlos es estrictamente enológica, ya que eso permite al bodeguero elaborar distintos estilos de vino. Dependiendo de su grado de alcohol, tendrán también distinta forma de envejecimiento o crianza: biológca u oxidativa. Esta crianza, a su vez, les aporta notas de cata totalmente diferentes.

Los Finos y Manzanillas: de color amarillo pálido, con aromas a frutos secos, almendrados, muy largo en boca, seco, criado bajo la influencia de una capa de Flor.  Se encabezan hasta que alcancen una graduación alcohólica total de 15,5º. Este nivel de alcohol permite que se forme el “Velo de flor”.

Una vez que el vino está dentro de la barrica de roble americano (Bota de 600/650 l) las levaduras que son propias de Jerez formarán una cubierta sobre el vino. Este velo se alimenta del alcohol y otros compuestos contenidos en el vino, e impide que el oxigeno lo oxide. Esta crianza biológica es la base del sistema de criaderas y soleras, ya que las levaduras morirían al terminar de consumir el alcohol y los nutrientes del vino. Para poder conservar este velo durante al menos 6 años de crianza, es necesario ir agregando vino nuevo. Asi se forman las “escalas”. Se colocan las botas en hileras: la que esta a ras del suelo se denomina “Solera”; es de donde se extrae el vino para embotellar. Las hileras de botas que se apoyan sobre la solera se denominan “criaderas”. Estas son rellenadas con los vinos de las nuevas cosechas. Puede haber desde 3 o 4 criaderas, hasta 14. Sólo un 33% del vino que se encuentra en las soleras puede, por ley, ser embotellado en un año, y la solera entonces se vuelve a  rellenar con los vinos de las criaderas. Este tipo de crianza, llamada “Dinámica”, hace que siempre haya un porcentaje de vino que permaneció durante muchos años en las botas, y que se conserve siempre un mismo estilo de vino.

Olorosos: es un Jerez de  color ámbar, con mayor cuerpo que el Fino, pero seco, con notas de nuez y largo final en boca. Este estilo de Jerez se encabeza a 18 % de alcohol. El velo de flor no puede formarse ya que las levaduras no resisten estos niveles. Estos vinos están destinados a la crianza “oxidativa”. Envejecen en contacto con el oxígeno, se oscurecen y ganan gran concentración con los años de crianza.

Amontillados: son los Finos que por alguna razón pierden el velo de flor. Estos vinos son muy complejos ya que tienen la influencia de ambos tipos de crianza. Comienzan su vida como finos, con la influencia de las levaduras, y luego siguen su crianza oxidativa. Son de color ambar con notas de avellana y frutos secos.

También hay estilos de Jerez dulce, como los Olorosos dulces, el Pale Cream y el Cream. Los de mayor calidad están hechos con la uva Pedro Ximenez, secada al sol.

Los alegres ratoncitos de Jerez

Seguramente conocen al famoso Jerez Tío Pepe, un vino ícono de la Bodega Gonzalez Byass. Es el Fino más conocido del Mundo, y una marca pionera en marketing. La botella esta vestida con chaqueta roja, un sombrero de ala ancha y una guitarra. Es una de las pocas publicidades que presiden la Puerta del Sol en Madrid, con la leyenda “Sol de Andalucía Embotellado”. Cuenta la leyenda que en esta bodega trabajó Pepe Gálvez, un capataz que supo hacerse amigo de los ratoncitos que aparecían mientras él se sentaba a comer su almuerzo. Tan amigos eran que el Sr Gálvez construyó pequeñas escaleritas que apoyaba en el piso al costado de una copa de Jerez, y los ratones ascendían y bebían hasta quedar muy alegres. De allí que el autor José maría Sánchez Silva escribió su libro: Los alegres ratoncitos de Jerez. Pero no es a este Pepe a quien debe su nombre este Jerez, sino al Tío de su fundador, José Ángel de la Peña.

Denominación de Origen “Jerez-Xérès-Sherry

Clima

Veranos muy calurosos y secos.  Lluvia en otoño e invierno. Importantes rocíos nocturnos que aporta el vecino Océano Atlántico.

Suelos

  • Albarizas: son los suelos más buscados. Es una tierra caliza que en los meses secos resulta deslumbrantemente blanca. Su principal característica desde el punto de vista vitícola es su alto poder retentivo de la humedad, almacenando la lluvia caída en invierno para nutrir la cepa en los meses secos.
  • Barros y arenas

Variedades de Uva permitidas: Palomino, Pedro Ximenez y Muscat de Alejandría.

Crianza

  • biológica bajo el velo de flor principalmente para los estilos Fino y Manzanilla.
  • oxidativa para los estilos oloroso y amontillado.

Uso del sistema de crianza con  criadera y solera, para conservar la homogeneidad del producto, donde sólo se extrae el 33% del vino de la solera en un año.

Por  Anabella Alcuaz (Graduada en Wine and Spirits Education Trust (WSET) de Londres, Diploma en Comercialización y Distribución de Vinos y Espirituosas del Mundo. Es instructora certificada de esa institución, profesora y coordinadora de los cursos de vino del Centro Argentino de Vinos y Espirituosas (C.A.V.E.) en Patagonia. Gerente de Patagonia Vinos, empresa especializada en la comercialización de vinos y representación de bodegas en toda la Patagonia, con vinoteca en Bariloche).
Con información de ANB

©2017-paginasarabes®

Palestinos; 69 años de la expulsión

Miles de palestinos conmemoraron este lunes con sirenas y marchas de bajo perfil el aniversario de su desplazamiento hace casi siete décadas.

Cientos de miles de palestinos huyeron o fueron expulsados por la guerra que creó el Estado de Israel en 1948. Sus descendientes ahora son millones y todavía viven en la región.

Las sirenas sonaron el lunes en Cisjordania para recordar los 69 años de lo que los palestinos llaman su nakba, o catástrofe. Los vehículos se detuvieron y los peatones hicieron una pausa en gesto de respeto.

Algunas personas marcharon ondeando banderas y portando llaves y otros objetos que simbolizan su demanda para regresar a lo que ahora es Israel.

Israel dice que nunca aceptará un derecho de retorno, con el argumento de que amenazará al Estado porque diluiría su mayoría judía.

Con información de: La Jornada

©2017-paginasarabes®

Milenarias momias amenazadas por la guerra en Yemen

La guerra en Yemen ha dejado miles de muertos y una destrucción a gran escala. Ahora, el conflicto amenaza también una excepcional colección de momias que los arqueólogos tratan desesperadamente de preservar.

El museo de la Universidad de Saná, la capital yemenita, alberga esta pequeña colección que data de 400 a. C. y da fe de una civilización poco conocida de la “Arabia feliz”, la antigua apelación de Yemen.

Desde hace décadas, el museo recibe a visitantes deseosos de ver los restos embalsamados de hombres y mujeres de hace más de dos milenios, algunos con dientes y mechones de pelo todavía intactos.

Pero con los cortes de electricidad y el bloqueo casi total de los puertos bajo el control de los rebeldes hutíes, el futuro de estas momias está en manos de los beligerantes.

Un puñado de arqueólogos se esfuerza por conservar las 12 momias, descubiertas accidentalmente durante unas excavaciones en los años 1980 y 1990.

Estos restos humanos sufren por el calor, la humedad y la escasez de productos de conservación, según los especialistas.

“Estas momias son un testigo tangible de la historia de una nación y están afectadas por la guerra”, lamenta Abdel Rahman Jarala, responsable del departamento de Arqueología de la Universidad de Saná.

“Necesitan un entorno controlado y cuidados regulares, incluida una desinfección cada seis meses. Algunas han empezado a desintegrarse porque no podemos asegurar (el suministro de) electricidad y productos químicos de preservación, y luchamos contra el mal olor”, dijo a la agencia AFP.

“Estamos preocupados tanto por la conservación de las momias como por la salud de quienes las manipulan”, agrega.

Patrimonio en peligro

De la ciudad antigua de Palmira en Siria al casco histórico de Saná, numerosos tesoros arqueológicos y museos en Oriente Medio están amenazados por conflictos que no parecen estar en vías de solución.

El centro histórico de Saná, inscrito desde 1986 en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, está ahora considerado en peligro debido al conflicto, que comenzó en el 2015.

Este conflicto opone los rebeldes hutíes proiraníes -venidos del norte y que se apoderaron de Saná en el 2014- al gobierno del presidente Abd Rabbo Mansur Hadi, respaldado por una coalición árabe, liderada por Arabia Saudí.

Ubicada en un monte rocoso a 2.200 metros de altitud, Saná está habitada desde hace 2.500 años y tiene una importancia particular para el patrimonio islámico, con más de 100 antiguas mezquitas y unas 600 casas de antes del siglo XI.

La ciudad antigua es conocida por sus casas de varias plantas construidas con ladrillo y piedras basálticas y con ventanas ricamente decoradas.

Uno de los barrios del casco viejo fue destruido en el 2015, en lo que fue descrito como un ataque aéreo de la coalición árabe. Cinco personas murieron y varias casas medievales de adobe y un fuerte otomano fueron destruidos.

Las destrucciones van generalmente acompañadas de saqueos. Las autoridades suizas incautaron el año pasado piezas arqueológicas procedentes de Yemen, así como de Siria y de Libia, otros dos países en conflicto.

Los arqueólogos yemenitas hicieron un llamamiento a los partidos políticos y a las organizaciones internacionales para que ayuden a la conservación de las momias, que podrían sufrir todavía más con la llegada del verano.

Fahmi al Ariqi, un especialista en restauración en la Universidad de Saná, está preocupado. “Necesitamos expertos para salvar las 12 momias que están aquí y las otras 12 que están en el Museo Nacional de Saná”, declaró.

Y aunque sus llamamientos todavía no han surtido efecto, los arqueólogos yemenitas mantienen la confianza.

“Nuestra cultura y nuestra historia nunca desaparecerán”, asegura Jarala. “Yemen desborda de sitios arqueológicos y todavía quedan muchas momias por descubrir”.

Con información de Canal44

©2017-paginasarabes®