Mesopotamia – Ahmad Abdul Hussein

Mesopotamia

A la intemperie esta,
esclavos atados les dicen: ¡venga!
y empiezan a pelearse.
Una esponja absorba el rugido de unos ángeles
llorones sobre las barcas,
maravillas jadean en un obelisco negro,
un pueblo se va y otro viene
y la tierra sigue desde tiempos inmemoriales.
Es mejor para mí que me digan: quédate donde estás,
que me levanten la cara ante Uruk y la muchedumbre viene a mí,
el esclavo con sus cadenas, el espadero con su espada
y los ángeles con sus balanzas, y no podré
ver más que una bandera avanzando en un ejército vencido
o un ejército vencido enrollado en banderas.

Porque el Señor, subiendo en la llamas, nos habló,
con una boca llorosa lanzó sus flechas al pueblo
y dije:
a la intemperie
¿Qué no queda nada de las oscuridades de los cautivos salvo tú?
Como una telepatía con un palo del exilio,
palo de escombros que imita a una negra resurrección,
a unos caminantes entre dos ríos,
retracción y extensión
y todos son “cuerpos sin corazones”,
y todos vitorean,
pero es el vítor de un pueblo condenado por sus trampas
un poder borra el otro
maravillas se rompen en un negro obelisco
y la tierra templa para siempre.

Ahmad Abdul Hussein
(Irak 1966)

©2018-paginasarabes®