Cierran el Santo Sepulcro en Jerusalén

Órdenes de la Municipalidad de Jerusalén de secuestrar bienes de las iglesias, propiedades y cuentas bancarias, para hacer frente a impuestos municipales punitivos.

El Santo Sepulcro de Jerusalén, el lugar donde según la tradición fue sepultado Jesús, cerró  de forma indefinida por orden de las principales iglesias cristianas en protesta por la decisión israelí de hacerles pagar el impuesto sobre bienes inmuebles, del que están exentos desde hace décadas. Una medida sin precedentes en protesta por decisiones legales y fiscales de Israel que consideran un “ataque contra la presencia cristiana en Tierra Santa”.

Wadi al Huseini, el guardián de las llaves del Santo Sepulcro, que lo abre y cierra cada día, señaló que la Alcaldía “está pidiendo a las Iglesias que paguen muchísimo dinero en impuestos, esto no ha ocurrido nunca ni en el periodo Otomano, ni en el Mandato Británico ni con el jordano”. El depositario de las llaves del Santo Sepulcro señaló que “nunca antes se ha cerrado la iglesia por motivos políticos” y se mostró esperanzado de que “pronto se resuelva el problema y se pueda volver a abrir”.

Esta ley es detestable

Los líderes cristianos tachan estas medidas israelíes de “ataques sistemáticos y sin precedentes” y “campaña de abuso contra las iglesias y los cristianos” que buscan “debilitar la presencia cristiana en Jerusalén”.

“Esta ley detestable (…) haría posible la expropiación de propiedades de la iglesia”, según un comunicado divulgado el domingo, advirtieron los líderes cristianos.

En respuesta, el alcalde israelí de la ciudad de Al-Quds, Nir Barkat, ha defendido su decisión de que se tasen “las propiedades comerciales”, y ha asegurado que las iglesias deben 186 millones de dólares, una suma que “no tienen que soportar los residentes de la ciudad”, informó el digital Times of Israel.

A su vez, Hanan Ashrawi, miembro del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), ha enfatizado que “estas iglesias existen desde mucho antes que el estado de Israel”.

Ataque contra la presencia cristiana en Tierra Santa

Dos meses después de que el presidente de EE.UU., Donald Trump, reconociera Jerusalén como “capital de Israel”, lo que provocó la inmediata respuesta de musulmanes y cristianos, los líderes de las principales iglesias tomaron una decisión sin precedentes en la Ciudad Santa: el cierre indefinido del Santo Sepulcro. Esta vez la indignación no es con Trump, es con las autoridades nacionales israelíes, por sus planes de aprobar una ley de expropiación, y con el ayuntamiento de Jerusalén, por su plan de cobrar impuestos a los bienes de las iglesias.

Los peregrinos que se acercaron a visitar el lugar más santo del cristianismo a partir de las once de la mañana se encontraron con la puerta cerrada a cal y canto y no tuvieron más remedio que arrodillarse y rezar a las puertas del templo en el que, según la tradición, se encuentra la tumba de Jesús. Una mezcla de indignación e impotencia se apoderó de estos fieles llegados de todo el mundo que se vieron privados de una visita única. Muchos se alejaron con lágrimas en los ojos porque era su último día en Jerusalén.

Después de meses de disputas, los líderes de las principales confesiones, (católica, greco-ortodoxa y armenia), comparecieron unidos para leer un escrito de protesta en el que denunciaron un “ataque contra la presencia cristiana en Tierra Santa” por parte de las autoridades israelíes. El motivo del enfado de las iglesias, que superaron sus diferencias internas para mostrar unidad y lanzar un mensaje de fuerza, es doble. Por un lado se quejan por la decisión del alcalde, Nir Barkat, de obligarles a pagar impuestos por sus bienes inmuebles; por otro, no aceptan la propuesta de ley del Gobierno que pretende expropiar tierras en Jerusalén vendidas por las iglesias desde 2010.

“Campaña sistemática” contra los cristianos

El patriarca griego, Teófilo III;el custodio de Tierra Santa, Francesco Patton; y el patriarca armenio, Nourhan Manougian, fueron los encargados de dar la cara ante las autoridades israelíes y, nada más concluir la lectura de su comunicado, se procedió al cierre de la puerta del Santo Sepulcro. En el texto denunciaron una “campaña sistemática” contra los cristianos que “ha alcanzado recientemente un nivel sin precedentes, con las escandalosas órdenes de la Municipalidad de secuestrar bienes de las Iglesias, propiedades y cuentas bancarias, para hacer frente a impuestos municipales punitivos” y alertaron de que este tipo de medidas hacen peligrar “el delicado tejido de relaciones entre las comunidades cristianas y las autoridades durante décadas”.

Medida discriminatoria y racista

Teófilo III fue quien puso voz al comunicado. El responsable de los ortodoxos griegos, que son los mayores propietarios de tierras en Jerusalén, calificó la ley de “discriminatoria y racista” y afirmó que “recuerda a leyes de naturaleza similar aprobadas contra los judíos en Europa en periodos oscuros”.

La decisión de cerrar el Santo Sepulcro recibió la respuesta inmediata del alcalde, Nir Barkat, que defendió su postura de que se tasen “las propiedades comerciales, como hoteles, salones y negocios”, y aseguró que las iglesias deben 186 millones de dólares, “una suma que no tienen que soportar los residentes de la ciudad”, según declaró a través de las redes sociales.

El comité Legislativo del Parlamento, por su parte, decidió retrasar el debate sobre la ley y su principal impulsora, la diputada Rachel Azaria, señaló que el motivo fue la necesidad de hablar con las iglesias para intentar rebajar la tensión y acercar posturas. Azaria, que cuenta con los apoyos suficientes para aprobar el texto, argumentó que busca proteger a cientos de vecinos de Jerusalén, ya que en la década de los 50 la iglesia cedió terrenos para la construcción en contratos con una duración de 99 años. Algunos de ellos los ha vendido recientemente e Israel quiere saber si los nuevos propietarios van a renovar estas cesiones y en qué condiciones.

La puerta del templo, situado en el corazón de la ciudad vieja, que es parte de la zona oriental de Jerusalén que Israel ocupara desde 1967, quedó bloqueada por vallas de las fuerzas de seguridad. La decisión de las iglesias es no abrir “hasta que se solucione el problema”. Lo que no ocurrió durante los largos meses de obras que ha vivido la iglesia, lo han conseguido las autoridades israelíes con unas decisiones que hacen crecer el enfado entre la minoría cristiana.


Nota de la bitácora: acorde a lo expuesto por el gobierno ocupante de la Palestina histórica y por simple ejercicio de la equidad e igualdad que la democracia exige, sería hora de poner al día y cobrar los impuestos pertinentes a cada  sinagoga e institución judía en cada barrio, ciudad, estado y país del mundo entero. Sólo así se estará en igualdad de condiciones. Queda claro que no deberían cuestionar dicha resolución al ser los pergeñadores de tan brillante idea.


Con información de ABC

©2018-paginasarabes® 

Kashta – Relleno base de la repostería árabe

Kashta es un relleno básico para los postres que provienen del mundo árabe. También conocido como Kishta, es un delicioso queso de Medio Oriente, extremadamente pesado con la textura de una crema. Se produce al eliminar la parte más gruesa de la crema del suero de leche y tiene una vida útil refrigerada de 60 días. El queso se usa en pastelería o se come solo con miel. La textura rica y cremosa de este postre es  difícil de resistir. Hecho de leche de vaca pasteurizada. Su sabor es dulce, de textura cremosa. Kashta es uno de los rellenos básicos de la pastelería árabe, utilizado en muchos postres de Oriente Medio, combinado con un relleno de nueces, almendras y pistachos. Se destaca como relleno de distintos postres clásicos. Con una base de masa filo o pasta kataifi se pueden preparar los clásicos postres knafeh , moulokiah bil kashta y mafroukeh entre otros.


Ingredientes  

2 tazas de crema doble
2 cucharadas de almidón de maíz
2 cucharadas de azúcar
1 cucharadita de agua de azahar

Preparación

En un sartén, llevar  la crema a fuego lento. Mientras tanto, haga una papilla con el almidón de maíz y parte de la crema. Agregue la lechada a la crema en el sartén y deje hervir. Agregue el agua de azahar y el azúcar y siga revolviendo hasta que obtenga una mezcla para untar muy espesa que se asemeje a queso crema en textura.


Otra variante de Kashta

Ingredientes

1 litro de crema
5 rebanadas de pan blanco sin corteza
5 cucharadas de fécula de maíz
1 taza de leche
1 cucharada de agua de azahar
1 cucharada de agua de rosas

Preparación

Vierta la crema en una olla grande, colocar a fuego lento.

Use la licuadora para cortar pan en finas migas pequeñas.

Espolvoree pan en crema y lleve a ebullición lenta a fuego medio, revolviendo constantemente.

Mezcle almidón de maíz y leche, luego agregue a la crema hirviendo mientras revuelve constantemente.

La crema se espesará y puede agregar el agua de azahar y el agua de rosas.

Retirar del fuego y dejar enfriar sin cubrir.


Con información de Mil Recetas

©2018-paginasarabes® 

Iglesia Copta en honor a los 21 mártires de Egipto

El pasado 15 de febrero se inauguró la iglesia en recuerdo de los 21 mártires que fueron decapitados por el Estado Islámico, (ISIS), en las costas de Libia en 2015. La iglesia se sitúa en la localidad de Al Our, al sur de El Cairo, (Egipto), en la provincia de Minya, de donde eran originarios la mayoría de estos mártires. El día de su inauguración se cumplía tres años de la muerte de estos mártires, cuyas imágenes dieron la vuelta al mundo. Numerosos fieles participaron en la Misa de inauguración de la iglesia que se desarrolló bajo medidas de seguridad para evitar que se produjera un atentado.

“Estamos muy contentos de tener esta gran iglesia en nombre de nuestros mártires. Es un honor para ellos”, aseguró Boushra Fawzy, padre de uno de los mártires.

Fawzy también mostró su satisfacción de que el tercer aniversario de la muerte de estos mártires se recordara de esta manera.

La construcción de esta iglesia es especial porque en países de mayoría musulmana, como es el caso de Egipto, la construcción de templos de otras confesiones religiosas está fuertemente controlada.

Sin embargo, en esta ocasión el terreno de la iglesia fue cedido por el gobierno local de Al Our y el dinero para construirla provino del gobierno central de Egipto, que donó cerca de 500 mil dólares.

Se espera que los 21 cuerpos de estos mártires sean enterrados en la iglesia, pero hasta el momento no se ha producido el traslado.

Los Cristianos Coptos de Egipto

La palabra “copto” deriva de la palabra griega “aigyptos”. Por lo tanto “copto” y “egipcio” pueden considerarse casi como sinónimos.

Su lengua, el copto, deriva de la antigua lengua egipcia, aunque en la actualidad prácticamente solo se utiliza en el ámbito litúrgico. Casi todos los coptos egipcios tienen el árabe como lengua materna.

Según el Informe de Libertad Religiosa de Ayuda a la Iglesia Necesitada ,(ACN), los cristianos representan el 4,95% de los 84 millones de egipcios, es decir, algo más de 4,1 millones de personas.

La mayor parte de los cristianos egipcios pertenecen a la Iglesia Copta Ortodoxa, aunque también hay una pequeña minoría católica.

Aunque la Iglesia Ortodoxa Copta nació en Egipto, y tiene su principal centro en este país, hay unos 65 millones de coptos repartidos en todo el mundo. Además de Egipto, cuentan con una importante presencia en Etiopía, Eritrea y los dos Sudán.

Fuera de Egipto, es especialmente pujante la comunidad copta de Etiopía, articulada en torno al Patriarcado Copto de Etiopía, donde el 62,8 % de sus 97 millones de habitantes, (casi 61 millones), son cristianos, la mayoría también pertenecientes a la Iglesia Copta Ortodoxa.

Según la tradición, la Iglesia Copta Ortodoxa fue fundada por San Marcos en el primer siglo del cristianismo en la ciudad egipcia de Alejandría.

El cristianismo arraigó con fuerza en Egipto y cuando los musulmanes conquistaron el antiguo país de los faraones en el siglo VII, se encontraron con una sociedad profundamente cristiana.

Sin embargo, los siglos de dominación islámica hicieron que el cristianismo fuera retrocediendo de forma paulatina, con períodos de persecución y períodos de tolerancia, hasta llegar a su situación actual.

La tradición teológica, litúrgica, y cultural de la Iglesia Copta Ortodoxa constituye un patrimonio valioso que ayuda a comprender mejor la historia del cristianismo y la historia bíblica. Los monasterios coptos custodian una gran cantidad de manuscritos de gran valor para la comunidad cristiana.

A pesar de su denominación, la Iglesia Copta Ortodoxa no pertenece a la Comunión Ortodoxa. Los coptos no reconocen al Patriarca Ecuménico de Constantinopla como primado. La Iglesia Copta Ortodoxa se separó del tronco común cristiano durante el Concilio de Calcedonia, en el año 451.

Una minoría Cristiana perseguida

Los cristianos coptos se han convertido en una de las minorías cristianas más perseguidas del planeta. Su arraigo en la sociedad egipcia, el hecho de que sean una de las principales minorías cristianas en Oriente Medio, y su valentía a la hora de defender sus derechos, han situado a los cristianos coptos en el blanco de los atentados terroristas del Estado Islámico.

El 9 de abril de 2017, el Estado Islámico perpetró dos atentados en Egipto contra cristianos en los que murieron al menos 44 personas. Su actual Patriarca es el Papa Tawadros II, con el que el Papa Francisco mantiene una estrecha amistad.

Aunque la mayoría de los coptos pertenecen a la Iglesia Copta Ortodoxa, también hay una minoría perteneciente a la Iglesia Católica Copta, en comunión con Roma pero que sigue el rito copto. La relación entre ambas Iglesias es fluida y amistosa. El diálogo ecuménico juega un papel esencial en la cohesión de los cristianos egipcios.

Con información de: ACI Prensa

©2018-paginasarabes®