Orígenes de los Cristianos Árabes de Medio Oriente

Monasterio de San Sergio en Ma’aloula – Siria

Los árabes cristianos pertenecen a  las distintas confesiones : la Iglesia Melkita griega católica, la Iglesia ortodoxa griega, la Iglesia católica Maronita, la Iglesia católica caldea, la Iglesia católica siriaca, la Iglesia Ortodoxa siriaca, la Iglesia Católica Romana y las Iglesias Protestantes. Son cultural, lingüística y étnicamente árabes, y seguidores de la fe cristiana. Los cristianos árabes ya tenían presencia en el mundo árabe antes de la llegada del Islam y su expansión por Asia y África en el siglo VII.

Muchos musulmanes árabes descienden de árabes originalmente cristianos que se convirtieron al Islam por varias razones;  el pago de la “Yizia”, un impuesto existente en ciertas dinastías musulmanas para los habitantes no musulmanes, o la opresión ejercida por parte de los bizantinos hacia la gran mayoría árabe cristiana, ya sea unitaria, monofisita o arriana.

La primera referencia del cristianismo en las tierras árabes se menciona en el Nuevo Testamento. El apóstol Pablo se refiere a su viaje a Arabia después de su conversión (Gálatas 1:17-18)

17- Ni subí a Jerusalén a los que eran apóstoles antes que yo; sino que fui a Arabia, y volví de nuevo a Damasco.
18- Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con él quince días.

Más tarde, Eusebio de Cesárea habla de un obispo llamado Berilo en la sede de Bostra (la actual Bosra), donde se realiza un Concilio.

La mayoría de los árabes cristianos actualmente proceden del Levante Mediterráneo, mientras que históricamente en el mundo árabe los cristianos árabes eran descendientes de los Kahlani y Qahtani, tribus del antiguo Yemen (es decir, ghasánidas y lajmíes principalmente). La mayoría de los patriarcas maronitas de los últimos 10 siglos son descendientes de los conocidos nobles gasánidas Qahtani, árabes que gobernaron el Levante en el período romano y bizantino hasta la era franco-ghasánida.

Los cristianos existen en las tierras de habla árabe desde el siglo tercero. Algunos expertos sugieren que Filipo el Árabe fue el primer emperador cristiano de Roma. En el siglo IV, un número significativo de cristianos ocuparon la Península del Sinaí, Mesopotamia y Arabia. Otros dicen que el primer gobernante cristiano fue un árabe llamado Abgar VIII de Edesa, quien fue convertido al cristianismo.

A lo largo de muchas épocas de la historia, los cristianos árabes han coexistido muy pacíficamente con  no-cristianos de habla árabe, principalmente los musulmanes y los judíos. Incluso después de la rápida expansión del Islam desde el siglo VII d.C en adelante, donde muchos cristianos optaron por no convertirse al Islam y en lugar de eso mantener sus creencias pre-existentes.

Maronitas

Los maronitas eran habitantes del valle del río Orontes (Al-Asi). Pudieron ser descendientes de algunas tribus árabes que nunca se convirtieron al Islam o en parte de los arameos. Es muy posible que los maronitas, como una comunidad de origen árabe, se encontraran entre las últimas tribus de árabes cristianos que llegaron a Siria antes que el Islam y desde el siglo XIV adoptaron la lengua árabe para la liturgia, el siríaco, la forma literaria cristiana del arameo, originalmente el lenguaje litúrgico de todas las sectas semíticas cristianas, tanto en Arabia así como en el Levante y Mesopotamia.

Como “Pueblo del Libro”, los cristianos de la región gozan de ciertos derechos por la ley islámica teórica (Sharía) para practicar su religión sin interferencias o persecuciones, que fue, sin embargo, estrictamente condicionado al pago de una cantidad especial de dinero (tributo) obligado para los no musulmanes llamado yizia, en forma de efectivo o bienes, por lo general se entregaba una gran cantidad de animales, a cambio de su seguridad y la libertad de culto. El impuesto no se aplicaba a los esclavos, mujeres, niños, monjes, los ancianos, los enfermos, ermitaños, o pobres.

Muchas tribus árabes  se adhirieron al cristianismo desde el siglo primero, incluidos los nabateos y los ghasánidas. Eran de origen qahtani y hablaban árabe-yemení. Protegieron la frontera sur-oriental de los Imperios Romano y Bizantino en el norte de Arabia.

Del mismo modo que los musulmanes árabes y judíos árabes, los árabes cristianos se refieren a Dios como Allâh, ya que esta es la palabra árabe para “Dios”. El uso del término en árabe Allâh, en las iglesias cristianas es anterior al Islam por varios siglos. Desde mediados de 1800, algunos nativos árabes de la región de Levante han sido convertidos a las Iglesias Protestantes tradicionales más recientes, también a  bautistas y metodistas.

Cristianos de Siria

Los cristianos de Siria en la actualidad  son  entre 15 -25%  de la población total del país, que se reparten entre greco-ortodoxos (mayoría en Siria), maronitas, armenios (ortodoxos y católicos) sobre todo en Aleppo y Damasco, melquitas (sirio católicos), jacobitas (sirio- ortodoxos), nestorianos (asirios), caldeos, greco-católicos, católicos latinos, protestantes y anglicanos, todos conviven en armonía.

Los tesoros de la Siria Cristiana

En Siria es posible seguir los pasos de los primeros protagonistas del cristianismo. En Damasco se pueden encontrar huellas de San Pablo: la antigua Vía Recta, capilla de San Ananías, capilla de San Pablo o Bab Kisan (lugar por donde escapó el santo), la tumba de San Juan Bautista (dentro de la mezquita de los Omeyas) y la iglesia Mariyamieh (de María). En Ma’aloula, y en dos pueblos vecinos, todavía se habla el arameo (lengua utilizada por Cristo) y también se pueden seguir los pasos de Santa Tecla. En Seidnaya se levanta uno de los monasterios más venerados de toda la región  que data del año 547, donde existen iconos pintados por San Lucas.

Existen iglesias y monasterios que  pueden ser visitados en casi todo el país, sin olvidar las importantes ciudades cristianas de Damasco y de Aleppo donde se pueden realizar recorridos para descubrir iglesias tan antiguas como el cristianismo mismo en la región.

©2018-paginasarabes®