Abenjacán el Bojarí – Jorge Luis Borges

Abenjacán el Bojarí 

Acaso el más antiguo de mis recuerdos – contó Dunraven – es el de Abenjacán el Bojarí en el puerto de Pentreath. Lo seguía un hombre negro con un león; sin duda el primer león que miraron mis ojos, fuera de los grabados de la Escritura. Entonces yo era niño, pero la fiera del color del sol y el hombre del color de la noche me impresionaron menos que Abenjacán. Me pareció muy alto; era un hombre de piel cetrina, de entrecerrados ojos negros, de insolente nariz, de carnosos labios, de barba azafranada, de pecho fuerte, de andar seguro y silencioso. En casa dije: “Ha venido un rey en un buque”. Después, cuando trabajaron los albañiles, amplié ese título y le puse el Rey de Babel. 

Jorge Luis Borges

©2017-paginasarabes®