¿Por qué los sirios apoyan a Bashar Al Asad?

La reversión repentina de Washington al pretexto de una “guerra contra el terror” para una intervención en Siria ha confundido al público occidental. Durante tres años observaban historias de “intervención humanitaria”, que vertían desprecio sobre la afirmación del presidente de Siria de que estaba luchando contra los terroristas apoyados desde el extranjero. Ahora los EE.UU. dicen ser líder en la lucha contra esos mismos terroristas.

Manifestación en Siria
Manifestación en Siria

Pero ¿qué piensan los sirios, y por qué siguen apoyando a un hombre del cual las potencias occidentales han afirmado constantemente que ataca y aterroriza a ‘su propio pueblo’? Para entender esto debemos tener en cuenta la enorme brecha entre la caricatura occidental de Bashar Al Asad el “dictador brutal” y la figura popular y urbana dentro de Siria.

La falsedad mediática afuera y la violencia extremista adentro

Si creyéramos la mayoría de los informes de los medios occidentales pensaríamos que el presidente Asad ha lanzado repetidos e indiscriminados bombardeos a zonas civiles, incluyendo el ataque con gas a niños. También podríamos pensar que él dirige un ‘régimen Alauita’, donde una minoría del 12% reprime una mayoría musulmana sunnita, aplastando una “revolución” popular la cual, solo hace poco, ha sido ‘secuestrada’ por los extremistas.

El problema central de estas representaciones es la gran popularidad de Bashar en casa. El hecho de que existe una insatisfacción popular contra la corrupción y el amiguismo, y que un Estado autoritario mantiene un tipo de culto a la personalidad, no niega la genuina popularidad del hombre. Su fuerte victoria en las primeras elecciones con múltiples candidatos de Siria en junio pasado consternó a sus enemigos regionales: Israel, Arabia Saudita, Qatar y Turquía; pero no detuvo su agresión.

Los sirios, vieron las cosas de manera diferente. Se pensó que Bashar mantendría la tradición pluralista y nacionalista de su padre, así como la modernización y cumplimiento de la promesa de reformas políticas. Las encuestas de opinión en Siria habían mostrado gran descontento con la corrupción y el clientelismo político, opiniones mixtas sobre la economía pero fuerte satisfacción con la estabilidad, los derechos de las mujeres y la política exterior independiente del país. Los mítines de reforma política de 2011 – contrarrestados por manifestaciones a favor del gobierno y eclipsados rápidamente por la insurrección violenta – no eran necesariamente contra Bashar.

Los “Hermanos Musulmanes” (Al Ijuan Al Muslimin) de Siria y otros grupos islamistas sectarios lo odiaron, junto con el Estado laico que sostenía. Sin embargo, incluso estos enemigos, en sus mejores momentos, reconocieron la popularidad del hombre. A finales de 2011 una encuesta de ‘Doha Debates’ (empresa creada por la monarquía de Qatar, un importante soporte de la Hermandad Musulmana) mostró que el 55% de los sirios querían que Asad se quedara.

Los Islamistas armados fueron más lejos. En 2012 ‘Reuters’, ‘The Guardian’ del Reino Unido y la revista ‘Time’ informaron de tres líderes del ‘Ejército Libre de Siria’ (FSA) en Aleppo que decían que el presidente sirio, tenía el apoyo de “70 %”; y sobre la gente del lugar, “todos ellos, son leales al criminal Bashar, nos informan” o que son “todos informantes… nos odian. Nos culpan de la destrucción”. La impopularidad, por supuesto, es fatal para una revolución; para un fanático religioso es un mero inconveniente. Los tres grupos de la FSA eran islamistas en buenas relaciones con Al Qaeda.

Ninguna de estas revelaciones cambió la dependencia de los medios de comunicación occidentales sobre las fuentes alineadas con la Hermandad Musulmana: ‘activistas’ o’rebeldes moderados’. Se basaron, en particular, en el sr. Rami Abdul Rahman asentado en el Reino Unido, que se hace llamar el “Observatorio Sirio de los Derechos Humanos”. Estas fuentes mantuvieron vivo a ‘Bashar el Monstruo’, fuera de Siria.

El ejército y el Sr. Corazón Blando (Mr. Soft Heart)

Centrales para el mito de Bashar son dos historias muy relacionadas: la del “rebelde moderado” y la historia que evoca a“leales de Asad” o “las fuerzas del régimen” en lugar de un ejército nacional grande y dedicado, con un amplio apoyo popular. Para entender el mito de Bashar tenemos que considerar el Ejército Árabe Sirio.

En más de medio millón, el Ejército es tan grande que la mayoría de las comunidades sirias tienen fuertes vínculos familiares con los caídos en la guerra. Hay ceremonias regulares para las familias de estos mártires, con miles mostrando con orgullo las fotos de sus seres queridos. Además, la mayor parte de los varios millones de sirios desplazados por el conflicto, no han abandonado el país sino que se han trasladado a otras partes bajo la protección del ejército. Esto realmente no es explicable si el Ejército hubiera realmente participado en ataques ‘indiscriminados’ contra la población civil. Un ejército represivo invoca miedo y odio en la población, sin embargo, en Damasco se puede ver que la gente no se escapa a medida que pasan a través de los numerosos controles de carretera del ejército, creados para proteger contra coches bomba ‘rebeldes’.

Los sirios saben que hubo abusos contra manifestantes a principios de 2011; también saben que el presidente destituyó al gobernador de Dara por eso. Ellos saben que la insurrección armada no era consecuencia de las protestas, sino más bien una insurrección sectaria que se cubrió tras esos mítines. Un funcionario saudita Anwar El Eshki admitió a la BBC que su país había proporcionado armas a los islamistas en Dara, y sus francotiradores en la azotea se parecían demasiado a la fracasada insurrección de los Hermanos Musulmanes en Hama, allá por 1982. Hafez Al Asad aplastó esa revuelta en unas pocas semanas. Sobre los incidentes, la inteligencia de EEUU dijo que las bajas totales fueron probablemente ‘unos 2.000’incluyendo ‘300 a 400’ miembros de la milicia de élite de la Hermandad Musulmana. La Hermandad y muchas fuentes occidentales luego han inflado esos números, calificando el hecho de “masacre”. Los islamistas armados tienen una larga historia en Siria de hacerse pasar por víctimas civiles.

Un buen número de sirios han criticado al presidente Asad frente a mí, pero no a la manera de los medios occidentales. Dicen que querían que fuera tan firme como su padre. Muchos en Siria lo consideran demasiado blando, lo que lleva al nombre de’Mr Soft Heart’ (Sr. Corazón Blando). Los soldados en Damasco me dijeron que es una orden del Ejército hacer esfuerzos especiales para capturar con vida a cualquier combatiente sirio. Esto es motivo de controversia, ya que muchos los consideran como traidores, no menos culpables que los terroristas extranjeros.

¿Y qué hay acerca de los ‘rebeldes moderados’? Antes de la aparición de E.I., a finales de 2011, el mayor de las brigadas del FSA, Farouk, la más famosa de la ‘Revolución Siria’, tomó partes de la ciudad de Homs. Un informe de Estados Unidos los llamó “nacionalistas legítimos… piadosos en lugar de islamistas y no motivados por el sectarismo”. El International Crisis Group sugirió que Farouk podrían ser “piadosos” en lugar de islamistas. El Wall Street Journal también los llamó “sunnitas piadosos”en lugar de islamistas. La BBC les llamó “moderadamente islámistas”.

Todo esto era completamente falso. Los sirios en Homs dijeron que Farouk fue a la ciudad con el lema genocida: “alauitas a la tumba, cristianos a Beirut”. Gritando “Dios es el más grande” volaron el hospital de Homs, porque había estado atendiendo a soldados. Las iglesias culparon a Farouk para la limpieza étnica de más de 50.000 cristianos de la ciudad y por la imposición de un impuesto islámico. El periodista Radwan Mortada dice que la mayoría de los miembros de Farouk eran salafistas sectarios, armados y financiados por Arabia Saudí. Más tarde felizmente trabajaron con los diversos grupos de Al Qaeda, y fueron los primeros en culpar de sus propias atrocidades al Ejército.

Vamos a considerar algunas de las principales acusaciones contra el Ejército Árabe Sirio. En mayo de 2012, días antes de una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas dispuesta a debatir una posible intervención en Siria, hubo una terrible masacre de más de 100 aldeanos en Houla. Los gobiernos occidentales inmediatamente culparon al Gobierno de Siria, que a su vez acusó a los terroristas apoyados desde el extranjero. Funcionarios occidentales al principio culparon de los bombardeos al Ejército, cambiando su historia cuando se descubrió que la mayoría había muerto a causa de las lesiones producidas en el ultimo trimestre. Un informe de la ONU (UNSMIS) fue dejado de lado, mientras que otro (Col), co-presidido por el diplomático estadounidense Karen Koning Abu Zayd, culparon a no identificados ‘matones’ pro-gubernamentales. No se dio ningún motivo.

Aunque la masacre de Houla no dio lugar a una intervención del estilo de Libia, debido a la oposición en la ONU de Rusia y China, la controversia generó ira en los autores de esta atrocidad. Periodistas alemanes y rusos, junto con la madre superiora de un monasterio, lograron entrevistar a los sobrevivientes que dijeron que un gran batallón Farouk, liderado por Abdul Razzaq Tlass, había superado a cinco pequeños puestos del ejército y masacrado a los habitantes del pueblo. La banda había buscado familias pro-gobierno y alauitas, junto con algunas familias sunnitas que habían tomado parte en las elecciones recientes.

Un año más tarde, un informe detallado e independiente (por Correggia, Embid, Hauben y Larson) documentó cómo se vio empañada la segunda investigación de la ONU sobre Houla (Col). En lugar de visitar Siria habían confiado en líderes de Farouk y sus asociados para ser vinculados a los testigos. Hicieron caso omiso de otra docena de testigos directos que contradecían la historia “rebelde”. En resumen, ellos trataron de enterrar a un verdadero crimen con los autores identificados y un motivo claro. Como Adam Larson escribió más tarde, la historia “oficial” de la masacre de Houla ha demostrado ser“extremadamente ambigua en el mejor de los casos y en el peor, un crimen bastante obvio de la Contra apoyada por Estados Unidos”.

Houla marcó la pauta para una serie de falsas demandas similares por masacres. Cuando 245 personas fueron asesinadas en Daraya (agosto de 2012), los informes de los medios de comunicación citando a “activistas de la oposición”, dijo que  “el ejército de Asad ha cometido una masacre”. Esto se contradice con el periodista británico Robert Fisk, quien escribió que el FSA había sacrificado rehenes que eran civiles secuestrados y soldados fuera de servicio, después de un fallido intento de intercambiarlos por prisioneros detenidos por el ejército.

Del mismo modo, cuando 120 campesinos fueron masacrados en Aqrab (diciembre de 2013) el titular del New York Times decía “los miembros de la secta de Asad culpados por asesinatos en Siria”. De hecho, como descubrió el periodista británico Alex Thompson, eran en realidad las víctimas las pertenecientes a la comunidad del Presidente (Alauitas). Quinientos alauitas habían sido capturados por los grupos del FSA durante nueve días antes de que las pandillas que huían asesinaran a un cuarto de ellos. Sin embargo, sin un examen minucioso, cada acusación parecía añadir otra mancha a la lista de crímenes del Ejército sirio, al menos para el público fuera de Siria.

Otra línea de ataque era que había habido bombardeos “indiscriminados” de áreas rebeldes, resultando en bajas civiles. La pregunta relevante era, ¿cómo desalojaron a grupos armados de los centros urbanos? Los interesados pueden ver algunos detalles de esto en la liberación de Qusayr, una ciudad cercana a la frontera libanesa que había sido ocupada por Farouk y otros grupos salafistas, incluidos los extranjeros. El Ejército llevó a cabo “ataques quirúrgicos”, pero en mayo de 2013, tras el fracaso de las negociaciones, se decidió el asalto sin cuartel. Lanzaron panfletos desde aviones, pidiendo a los civiles evacuar. Se dijo que los grupos anti-gobierno habían detenido a muchos evitándoles salir, mientras que un portavoz ‘activista’ afirmó que no había “ninguna salida segura para los civiles”. En la crítica oportunista, el Departamento de Estado norteamericano expresó “profunda preocupación” sobre el volanteo, afirmando que “ordenar el desplazamiento de la población civil ‘mostró claramente’ la brutalidad permanente del régimen”.

Como sucedió, el 5 de junio el ejército respaldado por Hezbollah, liberó Qusayr, echando a los remanentes del FSA Farouk y sus socios de Al Qaeda al Líbano. Esta operación, en principio, al menos, era lo que uno esperaría de cualquier ejército frente a los grupos terroristas incrustados en zonas civiles. En este punto, la guerra comenzó a darse vuelta decisivamene a favor de Siria.

Las acusaciones de ‘bombardeo indiscriminado’ recurren. En un interrogatorio oportunista, más de un año después, el periodista británico John Snow exigió a la asesora presidencial siria Dra. Bouthaina Shaaban por qué el Ejército sirio no había echado a E.I. de Aleppo? Unas cuantas preguntas más tarde atacó al Ejército por su bombardeo “indiscriminado” de esa misma ciudad. El hecho es que la mayoría de la lucha urbana en Siria es por las tropas sobre el terreno.

La atrocidad más altamente politizada fue el ataque químico de agosto de 2013, en la región de Ghouta Oriental, en las afueras de Damasco. El Gobierno sirio se había quejado durante meses de los ataques terroristas de gas y había invitado a los inspectores de la ONU a Damasco. A medida que llegaban los inspectores, los grupos ‘rebeldes’, publicaron en línea videos de niños muertos, culpando al gobierno sirio de una nueva masacre. El gobierno de EEUU y el grupo Human Rights Watch, con sede en Washington se apresuraron a ponerse de acuerdo. La investigación de los ataques químicos islamistas de la ONU fue dejada de lado y la atención se trasladó a los niños gaseados. Los medios de comunicación occidentales exigieron la intervención militar. Una gran escalada de guerra sólo fue desactivada por la intervención de Rusia y una propuesta que Siria hizo sobre su arsenal de armas químicas; una reserva que mantenía y nunca se había utilizado.

La saturación informativa del incidente de Ghouta Oriental llevó a muchos periodistas occidentales a creer que las acusaciones contra el gobierno sirio fueron probadas. Por el contrario, esas afirmaciones fueron demolidas sistemáticamente por una serie de informes independientes. Muy poco después, un periodista con sede en Jordania informó que los residentes en el área de Ghouta Oriental culpaban al “príncipe saudí Bandar… de proporcionar armas químicas a un grupo rebelde vinculado a Al Qaeda”. A continuación, un grupo sirio, encabezado por la Madre Agnes Mariam, proveyó un examen detallado de la evidencia del video, diciendo que los videos de masacres precedieron el ataque y utilizaron imágenes “actuadas” y “falsas”. Los informes detallados también vinieron de fuera de Siria.

El veterano periodista estadounidense Seymour Hersh escribió que las pruebas de inteligencia de Estados Unidos habían sido fabricadas para justificar un golpe contra Asad. Un grupo de abogados y escritores turcos, dijo que “la mayoría de los crímenes” contra los civiles sirios, incluido el ataque de Ghouta Oriental, fueron cometidos por “fuerzas rebeldes armadas de Siria”. El grupo ‘Liwa Al Islam’ del FSA, respaldado por los sauditas era el responsable más probable del ataque químico en Ghouta. Un informe posterior de la ONU no asignó culpa, pero confirmó que armas químicas se habían utilizado en al menos cinco ocasiones en Siria. En tres ocasiones se utilizaron “contra soldados y civiles”. Claramente se implicó entonces que se trataba de ataques contra el gobierno llevados a cabo por los rebeldes. Los investigadores del MIT (Massachusets Institute of Technology) Lloyd y Postol concluyeron que el gas sarín “no podría haber sido despedido… de la zona controlada por el Gobierno de Siria”.

A pesar del carácter definitivo de estos informes, combinados, ni el Gobierno de Estados Unidos ni Human Rights Watch se han retractado o disculpado por sus falsas acusaciones. De hecho, los informes del gobierno y los medios de comunicación occidentales repiten las afirmaciones como si fueran realidad, incluso enlistando falsamente, a veces, informes de la ONU como corroboración.

Tim Anderson y Bashar Al Asad
Tim Anderson y Bashar Al Asad

Cuando me reuní con el Presidente Asad, con un grupo de australianos, su actitud era totalmente coherente con la imagen pre-2011 del afable oftalmólogo. Él expresó su profunda preocupación por el impacto en los niños de ser testigo de atrocidades terroristas mientras los fanáticos gritaban ‘Dios es el más grande‘. El hombre no es ciertamente ningún bruto, a la manera de Saddam Hussein o George W. Bush.

El factor clave en la supervivencia de Siria ha sido la cohesión, la dedicación y el apoyo popular al Ejército. Los sirios saben que su Ejército representa la Siria pluralista y ha estado luchando contra el terrorismo sectario apoyado desde el extranjero. Este Ejército no se fracturó en líneas sectarias, como la Takfiris habían esperado, y las deserciones han sido pequeñas, ciertamente inferiores al 2%.

¿Ha cometido el Ejército abusos? Probablemente, pero principalmente contra los grupos armados. Existe alguna evidencia de la ejecución de terroristas extranjeros. Eso es sin duda un crimen, pero probablemente mantiene un buen grado de apoyo popular en Siria al momento. El principal obstáculo para este tipo de abusos parece ser la orden al ejército de ‘Mr Soft Heart’, de salvar la vida de los rebeldes sirios.

Sin embargo, a pesar de las repetidas afirmaciones por parte de islamistas sectarios y sus aliados occidentales, no hay pruebas convincentes de que el Ejército sirio ha bombardeado y gaseado civiles deliberadamente. Tampoco habría un motivo para ello. Tampoco el comportamiento de la gente en las calles apoya esta teoría. La mayoría de los sirios no culpan a su ejército por la horrenda violencia de esta guerra, sino más bien a los terroristas apoyados desde el extranjero.

Estos son los mismos terroristas respaldados por los gobiernos de EE.UU., Gran Bretaña y Francia, escondidos detrás de la hoja de parra del mítico ‘rebelde moderado’, mientras recitan su catálogo de acusaciones fabricadas.

El alto índice de participación (73%) en las elecciones presidenciales de junio, a pesar de la guerra, era por lo menos tan importante como el voto fuerte (88%) recibido por Bashar. Incluso la BBC no pudo ocultar las grandes multitudes que salieron a votar, sobre todo los que asediaron la embajada siria en Beirut.

Las tasas de participación son en ninguna parte en los EE.UU. tan cercanas; de hecho ningún líder occidental puede reclamar un mandato democrático tan fuerte como este ‘dictador’. El tamaño de la victoria de Bashar subraya una cruda realidad: nunca hubo un levantamiento popular contra este hombre; y su popularidad ha crecido.

Por Tim Anderson (Prof. titular de Economía Política en la Univ. de Sydney).
Traducción: Redacción Diario Sirio-Libanés

©2014-paginasarabes®