El Profeta y el Imam ‘Ali

cabecera_citas_2

(El Profeta) todos los años acostumbraba permanecer por algún tiempo, en (la cueva de ) Hira y solo yo acostumbraba acompañarle. Nadie sino yo podía entonces verle, oírle o estar cerca de él. Durante aquellos días el Islam era solamente la religión del Profeta y su esposa Jadiya. Yo era el tercero del trío quien veía la luz de la revelación y el mensaje, y percibía las celestiales fragancias de la profecía.

Cuando el Sagrado Profeta recibió la primera revelación, Satàn emitió un quejido en voz alta. Le pregunté al Sagrado Profeta :

” Quién se está lamentando y por qué? “

Respondió:

” Es Satàn, que ha perdido las esperanzas de ser objeto de adoración. Se está lamentando de la oportunidad perdida.

Ciertamente, ‘Ali, que Tú oyes cualquier cosa que me sea revelada y ves también cualquier cosa que se me muestre, con la diferencia de que no se te ha confiado la profecía ; pero eres mi auxiliador, mi sucesor y mi visir, y tienes una excelente situación “.

©2014-paginasarabes®