Siria enfrenta a los “padres de la democracia”

.
.

Finaliza Agosto, y en Siria nuevamente nos encontramos ante el anuncio de “intervención” de los “padres de la democracia” para “restaurar el orden y la paz” sobre el “gobierno descarriado”.

El argumento es viejo y remanido, pero ellos lo siguen utilizando desde hace varias décadas con excelentes beneficios personales. Tal como lo hicieron en Vietnam, Palestina, Irak, Libia u hoy Egipto y Siria; entran, destruyen, siembran el caos, desmembran facciones, familias y clanes y, como dice el dicho, el que parte y reparte … se queda con la mejor parte!.

Nuevamente aducen la presencia o un ataque con “armas químicas” por parte del gobierno sirio … Joder tíos! … Aún no han podido encontrar las de Irak !!! … ¿Porqué no buscan  primero ésas y luego se dedican, o bien a una autocrítica, (es sarcasmo, of course,  bien sabemos que carecen totalmente de ella), o bien siguen con su derrotero de sangre y muerte pero aclarando que renuncian a toda nominación de sus dirigentes a nominación, y ni siquiera mención, al Nobel de la paz, por ridículo e improcedente.

“Parece que Estados Unidos no aprende de los errores del pasado, la invasión unilateral a Irak que llevó a cabo el gobierno del presidente George W. Bush fue un enorme error y fue repudiada por la inmensa mayoría de los gobiernos del mundo. Es inconcebible que el presidente Obama, ¿Premio Nobel de la Paz?, esté dispuesto a seguir los pasos del  Bush. Bombardear Siria desde barcos en el Mediterráneo implica la muerte de cientos o miles de hombres, mujeres, niños y niñas inocentes. ¿Cómo es posible que nadie esté pensando en una salida negociada al conflicto sirio que lo lleve a celebrar elecciones libres en el menor plazo posible?.” ( Oscar Arias – ex presidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz 1987).

Siria, es una democracia, les guste o no les guste, tendrá limitaciones, (como todo gobierno en cualquier lugar del globo), pero es una democracia al fin y al cabo. A Bashar al-Assad lo votaron en elecciones, al igual que al pequeño Barack. Los “rebeldes” quieren derrocar a un gobierno electo y eso, en cualquier lugar del planeta, se denomina golpe de estado, salvo en USA, que se lo denomina “revolución” si es con participación de “nativos”, o “intervención”, si es por parte de la Casa Blanca.

[mantra-pullquote align=”left|center|right” textalign=”left|center|right” width=”33%”]El “Ejército Libre de Siria” solo quiere crear caos en país. El cambio de régimen en Siria solo es posible a través de elecciones y el garante de las reformas debe ser el presidente Bashar Al-Assad.[/mantra-pullquote]

Sería irrisorio, (si no cayese en lo patético), ver a supuestos “activistas de la causa árabe y palestina” (sic), defendiendo el accionar terrorista de energúmenos impresentables como los “rebeldes” libios, los “rebeldes” sirios o los “hermanos musulmanes”, cuando es vox populi quien está detrás de todos ellos aportando fondos y armamento a cambio de llevar a cabo el saqueo de bienes y recursos una vez haya “ganado la voluntad popular” y se haya instalado una “verdadera democracia”. ¿Cómo están Irak y Libia hoy?, ¿cómo está su pueblo ahora que ha “ganado la democracia” gracias a los “rebeldes”?. Los rebeldes no son mas que mercenarios pagados por el extranjero y que reciben armas del extranjero!. Son tan rebeldes como James Dean y tan altruistas como él … simplemente fue una actuación para las cámaras cuyo objetivo final es el propio enriquecimiento !!! . Unos trabajan para Hollywood, otros trabajan para las agencias, (CIA, NSA, FBI, MOSSAD), y algunos para ambos.

Si éstos “activistas”  (A) defienden a los “rebeldes” (B) que son financiados y apoyados por EEUU y el gobierno sionista, (EEUU + sionismo = N.O.M.) (C), por carácter transitivo, están apoyando a yankies y sionistas, (si    A = B  y   B = C    entonces A = C), y están laborando junto a ellos para “lograr estabilizar la región”, lo que lisa y llanamente indica sometimiento del pueblo árabe a los intereses del Nuevo Orden Mundial.

Se rasgan las vestiduras cuando denunciamos el accionar de éstos mercenarios y recorren los muros de fb tildándonos de “golpistas”, de apoyar regímenes totalitaristas cuando ellos se calzan sin pudor la camiseta del imperialismo y apoyan indirectamente, (aunque no inocentemente), la intervención del N.O.M en la región.

Estar en contra de las facciones financiadas por el imperialismo no implica apoyar ciento por ciento las acciones de los gobiernos de turno, pero sí implica apoyar a ultranza a los gobiernos, (árabes en el caso que tratamos), contra la prepotencia,codicia e injerencia de potencias foráneas en detrimento de pueblos y gobiernos nativos.

Se debe entender que los árabes, hace siglos:

  1. Hemos alcanzado la mayoría de edad.
  2. Que la ropa sucia la lavamos en casa.
  3. Que nuestros conflictos los sabemos resolver solos.
  4. Que no necesitamos que extraños nos vengan a “ordenar” la casa, y mucho menos que nos vengan a “manejar” los recursos naturales y económicos!
  5. Y por sobre todas las cosas que, si nos equivocamos al votar en elecciones presidenciales, NOS HACEMOS CARGO Y LO RESOLVEMOS DEMOCRÁTICAMENTE !

El “Ejército Libre de Siria” solo quiere crear caos en país. El cambio de régimen en Siria solo es posible a través de elecciones y el garante de las reformas debe ser el presidente Bashar Al-Assad.

Ya lo vimos en Irak, Libia, Egipto y ahora lo vemos en Siria que usarán como trampolín para saltar sobre Irán y tratar de apoderarse de sus recursos naturales y la cuenca del Caspio. Las relaciones entre EEUU e Irán están tensas desde el derrocamiento del hombre de confianza del imperialismo en la región, el sha Reza Palevi, (rebelde, democrático y amigo del imperio), por la Revolución Islámica del Ayatollâh Jomeini en 1979 que sumados al cambio de actitud de la Casa Blanca hacia el gobierno de Bagdad luego de su invasión a Kuwait en 1990, abrieron los ojos al gobierno yankie sobre los riesgos que suponía perder el control de una de las fuentes más ricas de petróleo del mundo.

De allí en más, creer todo cuento sobre “defender” la democracia en la región o luchar contra “regímenes totalitarios”, corre por cuenta y orden del intelecto del lector y su grado de ingenuidad y/o credulidad. Y con respecto a los supuestos “activistas” de causas árabes que creen que dar grititos histéricos de free palestine y sacarse fotos en la región los convierten en cronistas de guerra, es hora de que se saquen las caretas y griten a los cuatro vientos que apoyan a yankies, sionistas y son pagados por N.O.M.

Irán e Irak fueron durante décadas, dos “demonios” para Washington, ambos están entre los primeros países del mundo en reservas y producción de petróleo… Con la ayuda de los pastores Bush padre y Bush Jr, ya han exorcizado a uno de los demonios, (Irak), y se han apropiado de sus riquezas.

Si podrá Barack Hussein Obama II enfrentarse al otro “demonio”… Sólo el tiempo lo dirá… Lo que nos muestra el estudio de la historia del imperio es, que al menos lo intentará… La tentación por ayudar a saquear tanta riqueza es muy grande, y ellos siempre se han destacado por su codicia.

Por Moro

©2013-paginasarabes®

Licencia Creative Commons
Siria enfrenta a los “padres de la democracia” por Al Muru Andalucí se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en http://paginasarabes.com/2013/08/31/siria-enfrenta-los-padres-de-la-democracia.

Siria y la mentira del “I have a dream”

Obama
Siria y la mentira del “I have a dream”

Regreso de Berlín donde, por puro azar, asistí a parte de la celebración del Festival del S.P.D, una fiesta anunciada y ampulosa que transformó la capital alemana por unos días en un paisaje decorado con pancartas y cubos de cartón con logo que se transformaban en sillas improvisadas, en discursos, proyecciones, conciertos y arengas diversas. Los organizadores tomaron, literalmente, la Puerta de Brandenburgo, que se divisaba como un espacio difuso entre las intersecciones de metal formadas por los andamios y escalinatas, escaparates perecederos de demagogia y palabras.

A lo largo del día era inevitable encontrarse con alguno de las decenas de actos que se habían planeado para acordonar Berlín: fastuosas exposiciones o proyecciones multimedia, técnicamente perfectas e impactantes, llenas de contenidos ególatras, con una mirada a la historia totalmente sesgada, por incompleta, al esquivar intencionadamente “la otra versión” del pasado, recitando un eslogan que se resumía en todo lo hicimos, nos levantamos y conseguimos la paz de dos Alemanias, somos una nación limpia y esforzada.

Me acompañaba en este viaje mi hijo, un muchacho de 23 años que no tiene el bagaje vital que le permitiría comprender con cierta intensidad la realidad de la pacificación de Alemania, su pasado y otras realidades, más allá de ese asesinato a la esperanza y esa injusticia que se esconde tras el eufemismo de la llamada actual crisis de Europa, pero con la sensibilidad y capacidad de indignación suficiente como para mostrar hasta qué punto se ha instaurado la desconfianza en nosotros. Aún no conociendo a fondo la Historia, y con un pragmatismo que en muchas ocasiones admiro, al ver una de las mega proyecciones de la celebración, me dijo:“ Así que el utilizar la Historia como una alfombra debajo de la que esconder la porquería, es una técnica nada nueva ¿no? ” Hablaba de “la porquería”. La nuestra. Hablaba de “esconder”, de “esconderla”.

Al cabo de unos días comenzaba ya a afirmarse, descarada y públicamente, lo que llevan más de dos años tramando entre sus manos, genocidas e imperialistas, los USA: el genocidio de Siria. Mentiras con acento americano, pronunciadas sin ningún tipo de vergüenza y manipulación de la información hasta el punto de que los datos veraces, si los hubiera, pasarán ante nosotros sin que los percibamos, manipulados como estamos por los falsimedia vendidos a los intereses económicos, que no humanitarios ni sociales.

La portada de hoy, 30 de agosto, de THE NEW YORK TIMES incluye un titular que es uno más de los insultos a la verdad y una partícula de la porquería de la que hablaba mi hijo, con consecuencias letales y crueles no sólo para los habitantes de Siria sino también para el resto del mundo. Según este diario, el objetivo del ataque con misiles que los USA está planeando, es restaurar la borrosa “linea roja” que Obama marcó hace un año contra el uso de armas químicas. Produce escalofríos leer cómo se pretende definir (y justificar ya ni siquiera subliminalmente) la acción homicida, imperialista y genocida del gobierno americano, ése que nos vende un líder de color como una muestra de su talante democrático y no racista. El ataque genocida, denominado, también eufemísticamente “posible intervención”, se justifica como una actuación (manera infame de evitar decir asesinato de población civil) que ayudará al orden mundial porque marcará una amenaza para que los “malos” (es decir, el resto del planeta que no son los sobrinos del tío Sam y sus aliados) no utilicen armas químicas y contengan sus ímpetus bélicos, sus pretensiones de conquista. A estas alturas, no hace falta decir que ésto, esta posible justificación del posible genocidio, es una GRAN MENTIRA, una peligrosísima MENTIRA.

Se nos ha querido hacer cómplices del genocidio a través de discursos, de la mentira de la necesidad y búsqueda de la unidad de Naciones Unidas, de imágenes y noticias, no porque se busque nuestra opinión –NO CONTAMOS, para el poder económico-político, EN ABSOLUTO, ni para ésto ni para NADA- sino para avanzar en los planes de manipulación y domesticación que ellos saben que les auparán más fácilmente hasta la cumbre del poder y, además, para tantear a países y descubrir quién está con ellos y quién no, para dar y prometer, conceder a cambio de pactos y compromisos que impulsan el engranaje de la economía (venta de armas, exportaciones, empresas que reconstruirán lo asolado, compras de recursos y tierras que depreciarán momentáneamente su valor, mapa de comunicaciones y accesos económicos …)

Nos han querido vender que la información sobre el ataque con armas químicas del gobierno sirio es veraz, y se ha demostrado que es TOTALMENTE FALSO, pero no han sido difundidas, ni explicadas, con tanta profusión noticias como :

  1.  La aceptación, realizada por parte de ese gobierno, de ser investigados, e investigar el ataque, por observadores externos.
  2. Las posturas en contra de la posible intervención con misiles.
  3. La extraña antelación, junio 2013, con la que Obama anunció que ayudaría militarmente a los rebeldes sirios ante las irrefutables (nunca las aportó) pruebas de que el gobierno había utilizado armas químicas.
  4. La información que recuerda que los supuestos “rebeldes extremistas” han sido armados y financiados por alguien (se supone que no por el mismo gobierno sirio) con la aprobación tácita y coordinada del Este, desde que se quisieron presentar, interesadamente, las protestas sirias como un “levantamiento”.
  5. La existencia de un grupo de inteligencia, una alianza probada, entre Estados Unidos, Israel, Reino Unido, Francia, Qatar, Turquía, Arabia Saudita, Jordania, Emiratos Árabes Unidos y grupos paramilitares libaneses, bajo la influencia de Arabia Saudita, que tiene intereses económicos y estratégicos poderosos comunes, entre los que está el control de Siria, pretendido por esos gobiernos, sus instituciones, donantes privados de esos países, contratistas militares y empresarios, unidos para facilitar desde marzo de 2011 la transferencia de armas a los rebeldes.

Hace unas horas, Obama se ha atrevido a comentar públicamente que él, el que buscaba la unión de posturas, realizará la intervención con o sin la ONU, con o sin el Reino Unido, que ha dicho NO a la intervención. En el colmo de la hipocresía, para redondear un plan macabro, que le reportará suculentos beneficios, Obama se ha despachado con un titular que no tiene desperdicio y que explica que El presidente reconoció que su intervención “no terminará con la muerte de civiles inocentes en Siria”, pero hará que el régimen entienda que el uso de armas químicas interfiere con los intereses nacionales de Estados Unidos.

Más “porquería” que no cabrá bajo la alfombra de la Historia.

Y en paralelo, dejando al descubierto la verdadera verdad, permítanme el juego de palabras, la HIPOCRESÍA, el mismo impulsador del genocidio, hace dos días, presidia los actos de conmemoración del pronunciamiento del discurso I HAVE A DREAM, de M. Luther King:

“De pie en la zona cero del campo de batalla del movimiento por los derechos civiles, el presidente Barack Obama retó a las nuevas generaciones el miércoles a apoderarse de la causa por la equidad racial y honrar a los “gloriosos patriotas” que marcharon hace medio siglo a los mismos escalones desde los que el reverendo Martin Luther King habló durante la Marcha sobre Washington”

“El arco del universo moral podría doblarse hacia la justicia, pero no lo hará por sí solo“, dijo el presidente genocida, pero evito decir que el sentido de justicia al que se refería es el sinónimo de IMPERALISMO e Injusticia, invasión, expolio y mentiras. Evito recordar que el artículo 2/4 de la Carta de Naciones Unidas declara ilegal cualquier uso de la fuerza realizado por un país sobre otro, que el 2/7 prohíbe la intervención en las disputas internas de otro país…

Obama sufre una peligrosa amnesia selectiva: su país utilizó Napalm y cantidades elevadísimas de Agente Naranja en Vietnam, mucho antes que se produjese el supuesto uso de armas químicas del gobierno sirio. Su país, el que pretende ser el sheriff mundial, y según prueban informes desclasificados de la CIA, ayudó con armas químicas a Hussein en el conflicto que enfrentó a Irán e Irak. Su limpio y democrático país ha estado utilizando otros países para sus experimentos sobre armas químicas, como es el caso de las Islas Vieques, en Puerto Rico, en donde durante más de 60 años, los Estados Unidos han experimentado con humanos y el medio ambiente los efectos del Agente Naranja, el napalm, el uranio enriquecido, el mercurio, el TNT y otros agentes químicos, utilizados letalmente en su territorio.

A Obama se le olvidan muchas cosas, por eso puede mantener la mentira de su I HAVE A DREAM.

Por Pura María García

Con información de : Diario Octubre

©2013-paginasarabes®

Acción militar “limitada” contra Siria

siria-obama
Acción militar “limitada” contra Siria

Barack Obama, señaló este viernes que está evaluando una acción militar “limitada” en Siria que no implicaría un “compromiso” bélico de largo plazo ni el envío de tropas, aunque aclaró que está estudiando “una amplia gama” de opciones con sus asesores.

“No estamos considerando un compromiso (militar) indefinido. No estamos considerando el envío de tropas”, afirmó Obama antes de recibir en la Casa Blanca a los mandatarios de Estonia, Letonia y Lituania.

EE. UU. desclasificará informes de inteligencia que, según la Casa Blanca, confirman, a través de “cientos de fuentes”, que se usaron armas químicas en el ataque sobre civiles del 21 de agosto en Siria, en el que presuntamente murieron 1.429 personas, entre ellas al menos 426 niños.

Así lo anunció este viernes el secretario de Estado, John Kerry, quien afirmó: “Sabemos que el régimen usó armas químicas”. Agregó que la Casa Blanca tiene “alta confianza” en los informes de inteligencia.

Seguramente el país de las barras y las estrellas se estaría alistando para un asalto aéreo localizado, sin ninguna intención de movilizar tropas en tierra. Y como bien señala C. Sanaty : uno no tiene que ser un experto militar para deducir ésto; el Pentágono ya había señalado dos posibles cursos de acción en una carta fechada el 19 de julio dirigida a la Comisión de Servicios Armados del Senado. Los dos escenarios apoyan operaciones aéreas limitadas: el Plan A tendría como único objetivo el arsenal sirio de “armas químicas “ y mantener una zona de exclusión aérea; mientras que el Plan B atacaría una gama más amplia de blancos con la intención de paralizar la capacidad del Gobierno sirio para luchar en la guerra civil.

Tal vez EU optaría por el Plan A y sólo dirigiría su ofensiva contra el complejo de “armas químicas”. El plan A es mucho más barato que el plan B, pues cuesta 1,000 millones de dólares al mes mantener una zona de exclusión aérea en el país en comparación con los miles de millones de dólares necesarios para intentar maniatar a la administración siria desde el aire.

Sin enmbargo, Estados Unidos sufrió el pasado jueves un notable revés en su deseo de reunir a una coalición internacional contra Damasco, cuando el gobierno británico, presidido por David Cameron, anunció  que no se sumará a un eventual ataque militar contra Siria, luego que el parlamento votó en contra de semejante participación; el presidente francés, François Hollande, dio marcha atrás a su tono belicista de hace unos días y declaró que es preciso “hacer todo lo posible para buscar una solución política” en el conflicto interno que desgarra al país árabe; la canciller alemana, Angela Merkel, por su parte, optó por pedir al gobierno ruso que se sume a las presiones diplomáticas sobre el régimen de Damasco.

Incluso, el principal promotor de una intervención militar extranjera en Siria, el presidente estadunidense Barack Obama, ha encontrado resistencias internas a una agresión semejante: una buena parte de los legisladores de Estados Unidos, así como la mayoría de la opinión pública de ese país, se oponen a la incursión. Por lo demás, es claro que el ataque no podrá contar con el paraguas diplomático del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, toda vez que dos de los integrantes con derecho de veto en ese organismo, Rusia y China, han dejado en claro que no permitirán la aprobación de una resolución que apruebe la intervención extranjera.

Las resistencias referidas se originan en el hecho de que, hasta ahora, no existe una razón fundamentada para el involucramiento de potencias extranjeras en el conflicto interno sirio. Aunque todos los elementos de juicio disponibles indican que la semana pasada se realizó un ataque contra civiles con armas químicas en la periferia de Damasco –acción que constituye una flagrante violación a la legalidad internacional y al derecho humanitario–, nada prueba que el autor de esa atrocidad haya sido el gobierno que encabeza Bashar Al Assad; salvo por una dudosa conversación entre mandos sirios que habría sido interceptada por el espionaje israelí –y que debe ser tomada con todas las reservas del caso, dada su procedencia–, no hay forma de establecer cuál de los bandos en pugna lanzó el gas tóxico que habría matado a cientos de civiles en las afueras de Damasco, o si fue un tercero interesado en allegarle a Washington el pretexto para una intervención.

Es imposible olvidar, a este respecto, la constante histórica de la fabricación de coartadas por parte del gobierno estadunidense para justificar incursiones armadas en diversas latitudes. Desde el hundimiento del acorazado Maine en el puerto de La Habana (1898) hasta la invención de “armas de destrucción masiva” en posesión del depuesto gobierno de Saddam Hussein (2003), Washington ha recurrido a provocaciones, operaciones de bandera falsa, montajes y llanas falsedades para desencadenar guerras a conveniencia de sus intereses geoestratégicos. Una vez fabricados los pretextos, los medios informativos se han encargado de legitimarlos ante la población. La circunstancia actual en torno a Siria obliga a recordar tales prácticas y a preguntarse si el mundo no asiste, una vez más, a la producción de justificaciones para una intervención armada, cuyos propósitos reales serían inconfesables.

Ante tales sospechas, cabe esperar que las resistencias internas logren disuadir a los gobiernos europeos de acompañar a Estados Unidos en otra aventura neocolonial y que el gobierno de Obama, al quedarse solo en la escena internacional, desista de tal propósito.

Con información de : La Jornada, Expansión , AP  y EFE

©2013-paginasarabes®