El Amor – GIbran Khalil Gibran

el_amor_Gibran_a

©2012-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

El Amor – GIbran Khalil Gibran por Páginas Árabes se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

Galletitas dulces de sésamo y miel

 

galletitas_dulces_sesamo_miel_a

©2012-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

Galletitas dulces de sésamo y miel por Victoria Yapur se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

Hijo de Haditha por Mumia Abu-Jamal

Para las personas que saben de la carnicería de la Guerra contra Irak, la palabra Haditha lo dice todo. Haditha no es una persona, es un lugar. Una aldea en Irak donde soldados de Estados Unidos se desquiciaron, asesinando a decenas de iraquíes –hombres, mujeres y bebés.

La matanza de Haditha ocurrió hace seis años, pero sólo fue formalmente “resuelto” hace unas semanas cuando el sargento estadounidense Frank Wuterich quedó prácticamente impune. Las acusaciones contra la mayoría de los soldados fueron desechadas, y un soldado fue absuelto.

Llamarlo un encubrimiento sería quedarse corto.

Ahora que se ha anunciado un retiro formal de tropas de Irak, parece que las relaciones públicas ya no importan; no hace falta simular un juicio imparcial cuando estadounidenses matan a iraquíes inocentes.

Si alguien todavía creía que las tropas fueron a Irak para “ayudar a la gente”, Haditha acabó con esa mentira. A unas semanas después de la “resolución de Haditha”, un soldado estadounidense se desquicia en Afganistán, acribillando a balazos a civiles, yendo casa por casa y asesinando a por lo menos 16 personas.

Lo mismo pasa en Irak que en Afganistán.

Un ejército imperial invade, armado con palabras como “democracia”, “derechos humanos”, “derechos de la mujer” y “alto a la tortura”.

Sucede Haditha.

Luego sucede Abu Ghraib.

Luego sucede Kabul.

En realidad, lo que sucede es imperialismo

Y estamos presenciando su degeneración incluso mientras lo comentamos.

Afganistán.

Irak.

¿Sigue Irán?

Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.

(©’12 Mumia Abu-Jamal

Audio grabado por Noelle Hanrahan

Texto circulado por Fatirah Litestar

Traducción Amig@s de Mumia, México

Nota de la Bitácora

Mumia Abu-Jamal,  “la voz de los sin voz”, es un reconocido periodista y activista político ,injustamente prisionero en la cárcel del Imperio. Mumia , ex- Pantera Negra criticaba abiertamente la violencia y el racismo del departamento de policía de Filadelfia, fue condenado por el asesinato de un agente de policía blanco.

VER NOTA:  Mumia abu Jamal liberado del pabellon de la muerte.

La masacre de Haditha es uno de los episodios más horribles de los años que EE.UU. pasó en Iraq: la matanza de civiles iraquíes de la ciudad de Haditha, cometida el 19 de noviembre en 2005 por un grupo de “marines” de Estados Unidos  en la población de Haditha en Irak. Según informes de prensa de 24 personas muertas, al menos 15 de ellos eran civiles no combatientes incluyendo mujeres y niños, los civiles fueron asesinados de manera sistemática, no como resultado de bombas como fue inicialmente reportado, por 12 marines del 3er batallón, 1er regimiento, 1ª división de marina.

Fotografías tomadas por los soldados mismos y un vídeo filmado por una estudiante iraqí de periodismo inmediatamente después de la masacre proporcionan evidencia de que los asesinatos fueron metódicos, sin evidencia de resistencia. Según algunos reportajes, éstos fueron realizados a manera de ejecución.

El asesinato de civiles y de gente desarmada está prohibido por las leyes de guerra modernas derivadas de la Carta de las Naciones Unidas, las convenciones de La Haya y las convenciones de Ginebra y constituyen un crimen de guerra.

El 14 de diciembre de 2011 El New York Times publicó el hallazgo en la basura de pruebas de la masacre cometida por los marines en Iraq . Las 400 páginas de interrogatorios, antes celosamente guardadas como secretos de guerra, supuestamente debían haber sido destruidas conforme las últimas tropas estadounidenses se alistaban para salir de Iraq. En cambio, fueron descubiertas junto a otros documentos confidenciales, como mapas militares de las rutas de helicópteros, por un periodista del The New York Times en un depósito de chatarra de las afueras de Bagdad. Un empleado las estaba quemando como combustible para cocinar su cena.

Los documentos -muchos rotulados como secretos fueron parte de una investigación interna de las fuerzas armadas y confirman gran parte de lo ocurrido en Haditha, una ciudad del río Éufrates donde los “marines” asesinaron a 24 iraquíes, incluidos un hombre de 76 años en silla de ruedas, mujeres y niños, algunos de los cuales recién empezaban a caminar. Haditha fue un momento definitorio de la guerra, ya que contribuyó a profundizar la perdurable desconfianza iraquí hacia EE.UU. y la indignación ante el hecho de que ni un solo “marine” fuese procesado.

Esa fue una de las principales razones por las que las tropas de combate de los EE.UU. se retiraran de Irak.

©2012-paginasarabes®