Poema de la fuente del Jardín de Daraxa

©2011-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

Poema de la fuente del Jardín de Daraxa por Páginas Árabes se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

La inmigración árabe en Chile – Por María Olga Samamé B.

arabes_en_chile_088978
Durante el siglo XIX y comienzos de XX se gestaron grandes movimientos migratorios causados por varios factores, entre los cuales se puede mencionar la aceleración demográfica, el empobrecimiento de las tierras agrícolas, el florecimiento no equitativo de la economía, el crecimiento del comercio intercontinental. En esta perspectiva, el continente americano se convirtió en un territorio que ofrecía mejores condiciones para los emigrantes procedentes de Europa y Asia. Así, impulsados por una concepción utópica del Nuevo Mundo, se orientaron hacia él con el firme propósito de prosperar y contribuir al progreso y consolidación de los países receptores.

La emigración árabe a Chile se inserta en este contexto y se inicia en la segunda mitad del siglo XIX. Los inmigrantes provenían mayormente de Palestina, Siria y Líbano, territorios a la sazón bajo la dominación del imperio turco otomano y, luego, por el sistema colonialista europeo. En este escenario imperaban heterogéneas nacionalidades, creencias, lenguas, hábitos y costumbres. Los árabes -de milenaria cultura y ahora subyugados- sobrevivían insertos en un sistema económico empobrecido, debido, entre otras causas, a la imposición de productos manufacturados europeos, en detrimento de la escasa industria local; a la merma en el desarrollo de las técnicas agrícolas y a un sistema de aparcería; a la permanente demanda de empleo; a la constante represión política y los frecuentes enfrentamientos religiosos. A pesar de esta inestable atmósfera, artesanos en perla o nácar, comerciantes en tejidos, pequeños agricultores y ganaderos, ejercían sus oficios y técnicas aprendidas en un nivel educacional no extendido, pues dependía, ya sea de una minoría religiosa cristiana occidental u oriental, ya sea de los ulemas musulmanes; y todo esto bajo la supervisión turco otomana, ejercida a través de los millet2 respectivos.

A Chile llegaron palestinos procedentes de Belén, Betyala, Bet Sahur, entre otras ciudades. Ejercían el trabajo independiente, como, por ejemplo, tallado en nácar y concha de perla, la pequeña ganadería y la agricultura. Los sirios, por su parte, provenían principalmente de Homs y Alepo. La familia se dedicaba a labores en los rudimentarios telares y, en menor escala, a la ganadería y a la agricultura. Los libaneses, en menor número, procedían de diversas aldeas y ciudades y practicaban especialmente la agricultura. Cabe señalar, además, que la mayoría de los emigrantes árabes levantinos en Chile eran cristianos de rito ortodoxo y su organización social predominante residía en la estructura familiar, núcleo de preservación de costumbres y tradiciones ancestrales y base de la enseñanza doméstica, ética y moral. Dirigía esta organización la figura patriarcal, la cual permitió el fortalecimiento del sentimiento de pertenencia y solidaridad de sus miembros. Precisamente, el núcleo familiar con estos rasgos definitorios fue, de alguna manera, trasplantado por los inmigrantes árabes al espacio chileno para, así, recrear una atmósfera receptora que permitiría cobijar a las siguientes oleadas de árabes, que decidieron incorporarse a esta nueva realidad.

inmigracion_arabe_en_chile_2999963
Durante el siglo XIX -y a propósito de la migración mundial- Chile también favoreció la entrada de extranjeros, situación que influyó en la conformación social del país. Cabe destacar que el Estado actuó selectivamente al preferir a inmigrantes europeos, porque esperaba que su contribución influyera en la colonización y, por ende, en “mejorar la raza”; en el desarrollo económico y en el progreso intelectual y espiritual del país. En efecto, la presencia europea y asiática pronto se destacó por su espíritu emprendedor y laborioso en las diferentes actividades mercantiles e industriales del país, situación que despertó la animosidad del chileno, quien se vio desplazado cuando observó que las numerosas transacciones comerciales estaban depositadas en manos foráneas. El sentimiento de rechazo comenzó a manifestarse hacia fines del siglo XIX, y las autoridades gubernamentales respondieron a esta inquietud con una disminución de la emigración, favoreciendo, en su lugar, otra de carácter selectivo. Es en este contexto cuando se produce la llegada sostenida de árabes levantinos, quienes, globalmente, no respondían a la imagen estereotipada del europeo.

Por el contrario, diferían por su lengua, de sonidos inarmónicos; por su aspecto físico, extraño y alejado del ideal europeo; por su vestimenta, burda y desaliñada en relación con la del europeo. Sobre estos inmigrantes árabes en particular, una parte de la población chilena dirigirá un sentimiento xenofóbico soterrado que lentamente se aminorará cuando ese “turco” logre integrarse en esta sociedad.

El proceso de inserción de los árabes fue lento debido, en términos generales, a la desconfianza, el abuso y la discriminación de que fueron objeto. No se les concedió tierras ni lugares específicos para residir, aunque -eso sí- es preciso reconocer que hubo una política de puertas abiertas. Dado que el carácter de esta emigración fue dirigido o libre, los árabes optaron por el asentamiento disperso a lo largo del territorio nacional y desarrollando un oficio que interfiriera lo menos posible con el de los chilenos o extranjeros. De esta manera surgió la compra y venta ambulante del “falte” o buhonero, ese personaje premunido de un canasto lleno de mercadería diversas (pinches, peinetas, hilos, agujas, géneros, etc.), que voceaba sus productos en las ciudades, en los barrios, en los pueblos del país. Cuando reunió una cantidad suficiente, el “falte” se instaló con un pequeño comercio establecido: el baratillo, que le sirvió de negocio y habitación a la vez.

En las ciudades y pueblos del país nacieron los barrios comerciales que concentraron a las familias árabes levantinas, conformadas en virtud de una inmigración en “cadena de llamadas”, dirigidas a parientes de la misma etnia y credo religioso. De esta manera, la familia árabe se reconstituyó e inició un proceso de adaptación. El espíritu clánico fue un factor determinante que definió el carácter del árabe inmigrante, pues le permitió arriesgarse en diversas empresas económicas, a partir del anhelo de superación y del esfuerzo permanente de sus miembros. El núcleo familiar ha sido fundamental para la cohesión y el sentido de pertenencia de los inmigrantes árabes, durante su primera etapa de inserción. Sin embargo, la adaptación y la integración al país de acogida tuvo un costo que se manifestó en la pérdida de parte de la identidad cultural, a saber: desuso del idioma árabe en los descendientes, matrimonios exogámicos, preferencia por el credo católico, decrecimiento de agrupaciones culturales y sociales árabes, entre otros.

arabes_en_chile_22343_a
La escritura de la inmigración árabe en Chile

Desarraigo, añoranza, marginación, adaptación, inserción e integración, construyen, en su conjunto, los cimientos de la inmigración árabe en Chile, y han motivado a escritores chilenos de origen árabe, o sus descendientes, a recrearlos en su novelística. Desde sus particulares perspectivas, la inmigración implicó una ruptura en la continuidad y preservación de las raíces identitarias milenarias árabes. Desde otra dimensión, la temática de esta novelística se puede asumir como una contribución a la reconstrucción del canon literario nacional, particularmente referido al problema de identidad en la literatura chilena. Asimismo, se puede postular que las novelas de emigración árabe constituyen un depósito de memoria estética, en el desarrollo de una modalidad de transculturación, y representan el resultado del permanente contacto entre individuos de culturas diferentes. Igualmente, este proceso implica permanencia, pérdida o desarraigo de la cultura precedente, es decir, la árabe, y vinculación a la cultura receptora, la chilena.

Las novelas que consideraremos para observar estas características son las siguientes: Memorias de un emigrante (1942), de Benedicto Chuaqui; Los turcos (1961), de Roberto Sarah; El viajero de la alfombra mágica (1991), de Walter Garib; Peregrino de los ojos brillantes (1995), de Jaime Hales9 y Nahima (2001), de Edith Chahín.

En todas estas novelas se puede advertir que los inmigrantes llegados a Chile poseían una identidad cultural definida, a saber: eran árabes de Palestina, Siria y El Líbano, en su mayoría cristianos de rito ortodoxo y de tradiciones y costumbres ancestrales. Precisamente, estos rasgos identitarios fueron determinantes para que el otro grupo -los chilenos- les negaran el valor humano, se los marginara e, incluso, se los persiguiera. La identidad para todo grupo humano que se inserte en otra realidad se ve amenazada en sus rasgos acendrados en el pasado.

Estos escritores visualizaron en sus novelas que los inmigrantes árabes se incorporaron a una sociedad chilena que tenía una identidad que estaba en un movimiento permanente de construcción y reconstrucción, situación que la convirtió en una comunidad a veces receptora, otras veces intolerante, hacia esta particular minoría árabe. En este sentido, la novelística de la inmigración pone en evidencia los modo de vida de este ‘otro’, el árabe, sus valores, sus sentimientos, sus emociones, en fin, sus características propias, las cuales, en su conjunto, son opuestas, o no se reconocen, o están fuera de la sociedad de acogida, es decir, de ese ‘nosotros’, los chilenos. También las novelas destacan a que ese ‘otro’, árabe, se lo define desde una dimensión étnica, cuando se lo considera primitivo, bárbaro, incivilizado, porque viene de afuera y pertenece, por lo tanto, a otra realidad. De algún modo los escritores han planteado este aspecto social de la identidad, cuando recrean la situación de los árabes a los ojos de la comunidad chilena y cómo lograron superar, en virtud de la transculturación, el problema de identidad y alteridad.

Los rasgos identitarios de esta narrativa están presentes desde dos perspectivas: una relacionada con el esencialismo, es decir, como “…un conjunto ya establecido de experiencias comunes y de valores fundamentales compartidos, que se constituyó en el pasado …”, y que los árabes, una vez instalados en el país, preservaron en gran parte; otra vinculada a un proceso histórico, cultural de permanente construcción y reconstrucción que definía a la sociedad chilena y al cual los árabes, transidos de impronta milenaria, se incorporaron durante sus diversas etapas de integración.

Estas dos perspectivas de identidad que subyacen en la novelística se derivan fundamentalmente de la dinámica histórica que regía el modus vivendi de los levantinos, previo a su desplazamiento al Nuevo Mundo. Se trata de su estado de doble servidumbre: primero, de los turcos otomanos; luego, del colonialismo occidental. Ser súbditos del imperio les resultaba insostenible y anacrónico y, al mismo tiempo, convivir bajo el sistema occidental significaba estar bajo una profunda presión difícil de superar. La emigración obedeció a un propósito decidido de liberarse de esta situación. En Chile creyeron encontrar un nuevo y renovado espacio para reactualizar su identidad y su patrimonio cultural y civilizador; por este motivo, las novelas despliegan una identidad necesariamente básica, porque se trata de los árabes; una identidad esencialmente afectiva, porque tenían el sentimiento de ser árabes; una identidad inevitablemente cognitiva, porque los árabes tenían conciencia de ser ellos mismos y de los otros ­primero de los turcos, que los subyugaban; luego de los chilenos, la sociedad receptora­ y, finalmente, una identidad forzosamente activa, en la medida en que, ya instalados en el país, tomaron la decisión de hacer uso de su libertad, esfuerzo y perseverancia, y demostrar que conformaban una identidad de la diferencia.

La identidad es un proceso social de construcción, donde los individuos se identifican según ciertas categorías culturalmente determinadas. Los árabes las poseían en términos de etnia, lengua, religión, modo de vida, tradición y costumbres. Sin embargo, las novelas ponen de relevancia una lenta y sostenida pérdida de esta identidad. El espacio chileno se presentó unas veces hostil, otras veces receptor. Para acceder a él, los árabes debían ceder una parte de esta identidad que los convocaba, y lo hicieron con el desuso de su lengua árabe, una de las más representativas señas de identidad de estos inmigrantes. Su adaptación y comunicación exigía el aprendizaje del español, para su actividad comercial y la interrelación social. Más aún, en los descendientes se fomentaba su abandono para una integración más expedita. Su identidad también se vio afectada cuando comienzan a producir y adquirir cosas materiales, relacionadas con el consumo inmediato y con el profundo anhelo de llegar a pertenecer a la comunidad de acogida. Asimismo, las novelas revelan cómo se abandona a veces las lealtades grupales tradicionales, por ejemplo a través de la apertura a los matrimonio exogámicos, el deseo de acceder a la aristocracia chilena, el abandono y el repudio de los oficios y actividades iniciados por los pioneros inmigrantes, la opción por el credo católico, etc. En esta dimensión, las novelas manifiestan que la identidad de los árabes también experimenta, en forma permanente, la construcción y reconstrucción derivada de nuevos contextos y situaciones histórico sociales. Algunos árabes, ante la presión de los ‘otros’, los chilenos, se vieron en la necesidad de construirse una autoimagen que respondiera a la percepción que de ellos se tenían; mientras que otros árabes, defensores de su cultura, desearon ser reconocidos como una identidad de la diferencia y, por extensión, distinta y específica.

arabes_87878675387_a
De igual modo, subyace en esta novelística un proceso intersubjetivo de reconocimiento de esta etnia árabe que reclama ser estimada como individuos, respetados en sus derechos y valorados por su contribución a la sociedad chilena. Estas aspiraciones impugnaban el rechazo, la exclusión y la desvalorización cultural de que habían sido objeto durante el proceso de integración.

La escritura de la inmigración levantina exterioriza también dos escenarios de identidad, emanados de los vínculos sociales y económicos que se establecieron entre los árabes desplazados y los chilenos: el primero se relaciona con una identidad culturalmente definida y arraigada en la sociedad chilena, donde los individuos, en un contexto histórico en movimiento, comparten un conjunto de cualidades, modos de ser, peculiaridades idiomáticas, tradiciones, ritos, costumbres, memoria acendrada, con los cuales se ha construido una comunidad imaginada, es decir, la nación; el segundo atañe a los propios árabes que traían su propia identidad cultural, heredada del pasado, para insertarla en el espacio chileno como proyecto a futuro. Esta última no pudo competir con la anterior. Precisamente esta escritura ha recreado esta suerte de oposición de identidades cuando exhibe la exclusión de los inmigrantes, en sus diversos grados; por ejemplo, despliega la desconfianza que despertó el árabe durante su inserción; denota la hostilidad y la agresión que recibió el levantino en este proceso de asimilación y aceptación en la sociedad de acogida; describe diversas formas de intolerancia denominada turcofobia; particulariza algunos estereotipos construidos para calificar a ciertos árabes de usureros, ambiciosos, arribistas. Cabe consignar, además, que esta situación de marginalidad y de abandono paulatino de la identidad cultural árabe fue también consecuencia de un mundo globalizado.

En la escritura de la emigración árabe opera una híbrida matriz identitaria en la cual converge, por un lado, una concepción esencialista de carácter atenuado, es decir, las generaciones descendientes preservan una parte de los componentes heredados de la identidad cultural árabe y, por otro, una concepción histórico cultural presente en la sociedad chilena en el proceso de reconstitución de su identidad, a la cual los inmigrantes y su descendencia se incorporan, pero, al mismo tiempo, excluyen una parte de sus rasgos identitarios que los definen.

Transculturación, identidad y alteridad de las novelas de la inmigración árabe hacia Chile. María Olga Samamé B. Centro de Estudios Árabes, Departamento de Estudios Culturales Regionales , Facultad de Filosofía y Humanidades , Universidad de Chile, Chile. Revista Signos , 2003.

©2011-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

La inmigración árabe en Chile por María Olga Samamé B. se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

Zodiaco Árabe – Mitología de las constelaciones

ghayat_al_hakim_a

Desde la antigüedad el hombre ha creído percibir formas entre las estrellas del cielo. Los pueblos antiguos entre los que se cuentan los babilonios fueron los primeros en unir conjuntos de estrellas a través de líneas imaginarias que formaban diversas figuras o representaban objetos, seres vivos o seres mitológicos. A cada una de estas imágenes les dieron nombres y hasta hoy nos permiten conocer el cielo, constituyendo lo que conocemos como constelaciones. Otros pueblos apreciaban figuras entre zonas de luz y sombra en el perfil de nuestra galaxia, que se distingue nítidamente en una noche despejada y sin luna.

Al orientarse en el cielo se puede ver rápidamente que algunas estrellas se distinguen de otras por su luminosidad, lo que las hace muy fáciles de encontrar. Actualmente, la Unión Astronómica Internacional reconoce la existencia de 88 constelaciones, incluyendo las del Hemisferio Sur y no sólo las aproximadamente 50 que nos legaron los astrónomos de la Antigua Grecia. Estas constelaciones están compuestas por estrellas de la Vía Láctea.

Aquí se presentan algunas del Hemisferio Sur:

Can Mayor y Can Menor

Una de las constelaciones más impresionantes es el Can Mayor, se caracteriza por su estrella Sirius, que es la más brillante del cielo. El Can Mayor y su vecino el Can Menor, aparecen en muchas leyendas. Son los perros que acompañaban al Cazador gigante Orión en sus cacerías y que presumía de sus habilidades. En otra leyenda se dice que estos perros estaban bajo la mesa donde comían los gemelos (de Géminis) y las débiles estrellas dispersas por el cielo a su alrededor se interpretan como las migas que los hermanos daban a estos animales.

Es importante mencionar, que Sirio era usada por el pueblo Egipcio para saber cuando comenzaba el período de siembras. Ésto es porque cuando aparecía, después de estar largo tiempo ausente del cielo, coincidía con las crecidas del río Nilo que después anegaban los bordes haciendo el suelo fértil para obtener el mejor rendimiento en las siembras de alimentos. Esta estrella así como las que integran un grupo de constelaciones que forman una cinta que rodea nuestro planeta, llamada franja zodiacal se puede ver solamente en una parte del año, puesto que durante el resto se localizan detrás del Sol.

El movimiento de nuestro planeta durante el año, hace que el cielo visible en esa zona zodiacal sólo pueda apreciarse en una parte del año, cuando la Tierra y esa parte de la cinta se encuentran al mismo lado del Sol. De esta forma hay un día del año en que ciertas estrellas se empiezan a ver nuevamente, después de un período en que estaban invisibles desde la Tierra, porque la luminosidad del Sol las opacaba. En el caso de Sirio, su aparición después de un período de invisibilidad se llamó Orto Heliaco de Sirio y aparte de ser un referente para saber el momento de la siembra, permitió a los sacerdotes egipcios calcular tan precisamente el tiempo que dura un año, que a la larga fueron los descubridores de que éste no duraba sólo 365 días, sino que 365 días y 6 horas. Así se estableció entonces el llamado año bisiesto, (1 cada 4 años), que incorpora 1 día más para compensar el hecho que 6 horas acumuladas durante un año hacen 6×4 =24 horas adicionales, sumando exactamente un día más.

Cruz del Sur

Es la constelación meridional más famosa, aparece en diversas naciones Su característica forma sirvió de guía a los marineros durante varios siglos.

Si su palo mayor, lo proyectamos 4 veces, en la dirección de su extremo más largo vamos a parar aproximadamente al punto del cielo donde se encuentra el polo sur celeste, que no es otra cosa que el polo sur de la Tierra, proyectado hacia el cielo. Por lo tanto, si miramos ese punto en el cielo, y lo bajamos a la superficie de la Tierra, podemos ubicar donde está el punto cardinal Sur y por ende todos los otros puntos cardinales. De esa forma los marinos antiguos, se ubicaban cuando no tenían brújula u otros instrumentos usados en la actualidad. La Cruz del Sur contiene el par de opuestas más impresionantes, el joyero y el saco de carbón, enclavadas en la Vía Láctea meridional.

Orión

Es una de las constelaciones más destacadas debido sus tesoros brillantes, Rigel, Betelgeuse, Bellatrix y Saiph y sus tres estrellas en línea: Alnitak, Alnilam y Mintaka (las 3 Marías), que iluminan el cielo desde diciembre hasta abril. En la mitología griega era un gigante y un gran cazador y, según la leyenda, Artemisa diosa de la Luna se enamoró del cazador y dejó de cumplir su trabajo de iluminar el cielo. Su hermano gemelo Apolo, viendo que Orión nadaba hacia el mar, lo desafió a golpear un punto entre las olas, sin saber que se trataba de su hermano. Artemisa disparó una flecha y lo mató. Más tarde el cuerpo de Orión fue devuelto a la costa y desconsolada, la diosa vio lo que había hecho, por esto colocó su cuerpo en el cielo junto con sus perros de caza. Su pena explica porque la Luna mira tan triste y fríamente.

Orión es una constelación muy extensa y es la referencia obligada en los meses de Verano. Las 3 Marías que representan su cinturón y en especial una de las estrellas de uno de sus extremos, Mintaka, señala el lugar exacto por donde pasa un círculo muy importante en el cielo llamado Ecuador Celeste, que es el círculo del ecuador, proyectado hacia el Cielo. Una de las principales estrellas, que está en la parte baja de la constelación es una muestra de las estrellas Gigantes Rojas, y se llama Betelgeuse. Esta estrella está en el hombro del cazador. Visto desde nuestro Hemisferio Sur, el hombro pareciera estar en los pies. No es que nos equivoquemos al mirar la estrella Betelgeuse, en realidad aparece en la zona inferior porque vemos la constelación al revés. Lo que sucede es que los primeros que la observaron, lo hicieron desde el Hemisferio Norte y desde allá se ve el cazador con su cabeza orientada hacia arriba. Ésto ocurre para la mayoría de las constelaciones que se vieron primero en el hemisferio Norte.

Triángulo Austral

Se encuentra dibujando una figura de tres caras en el cielo meridional. Está al sur de Norma y al este de Circinus, instrumentos utilizados por carpinteros y navegantes en sus expediciones al Hemisferio Sur. Es importante mencionar, que es una de las constelaciones más cercanas al lugar o punto que indica el polo Sur Celeste, o polo Sur de la Tierra, proyectado hacia el cielo.

astrologia_arabe_003_a

Constelaciones del Zodíaco:

Zodíaco en griego significa “animal” por el tipo de figuras trazadas en esta franja de estrellas, donde dominan los animales. Las constelaciones zodiacales forman una especie de cinturón en el cielo, alrededor de la eclíptica. La circunferencia entera del cielo ha sido dividida en doce partes a las que se ha llamado los doce “signos del Zodíaco”, y que los antiguos denominaban “las mansiones del Sol” o las “residencias de Apolo”, pues el astro diurno parece visitar una de ellas cada mes y vuelve en primavera del Hemisferio Norte al origen de la ciudad zodiacal. Las doce constelaciones son: Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpión, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis.

Como en la astrologia tradicional, el zodiaco árabe también está dividido en doce signos. Pero el zodíaco árabe tiene un sentido más profundo y lógico, permitiendo al nativo del signo que entienda como utilizar “su arma” en los embates de la vida, encontrar el mejor camino para la felicidad, el autoconocimiento y el progreso.

Sus tres métodos de adivinacion están simbolizados por armas, armaduras y figuras geománticas. Detrás de cada elemento se encuentran trazos escondidos de la personalidad.

Acuario ad-dalw / sakib al-ma’ (el que lleva el agua)

Data de los tiempos de Babilonia y está situado en el cielo cerca de un delfín, un río, una serpiente marina y un pez. Entre sus muchas asociaciones mitológicas, a veces ha sido identificado con Zeus, vertiendo las aguas de la vida desde los cielos.

HONDA . Más que un arma de guerra es un utensilio de caza. Aparentemente parece inofensiva pero con la fuerza adecuada es temible. El Honda es audaz pero mide bien el riesgo, se sabe ingenioso y lo explota.

Usted llegó al mundo bajo el signo de la comunicación en un nivel superior, tanto en cualidad como en cantidad. El culto del ego es para Usted una religión ultrapasada. Al mismo tiempo, el “uno parar todos y todos para uno”, podría ser su discurso. Idealista al extremo, Usted aspira al progreso que se da a través de revoluciones pacíficas y colisiones generosas.

Siente un  horror visceral a presiones de cualquier tipo, tanto en la vida profesional como en la vida personal, reacciona con independencia y desenvoltura . Dentro del mismo punto de vista, usted es eficaz, audaz y energético cuando está animado por el entusiasmo, pero prefiere no hacer nada a tener que asumir una tarea que le aborrezca.

Color: Gris. Astro: Saturno

Aries  al-hamal (el carnero)

Los antiguos egipcios, persas y griegos llamaron a este grupo de estrellas el carnero. Una leyenda griega dice que el rey Tesalia tenía dos hijos, de quienes abusó su madrastra. El dios Hermes envió a un carnero con un vellocino de oro para conducirlos a buen puerto sobre su espalda. Uno de los hermanos se cayó del carnero cuando volaba por el estrecho que divide Europa de Asia, por ésto esa masa de agua fue denominada por los griegos Mar de Hele. El otro hermano fue llevado a las costas del mar negro donde sacrificó al carnero y dejó al vellocino bajo la custodia de un dragón insomne.

En especial, esta constelación se usa como referencia para marcar el punto cero de referencia, donde se inicia la escala para medir una de las dos coordenadas para ubicar puntos en el cielo, llamada Ascensión recta, y corresponde al punto donde se cortan dos círculos: el Ecuador Celeste (ecuador de la Tierra proyectado hacia el cielo), con la Eclíptica (camino que sigue el Sol en el cielo aparentemente, mirado desde la tierra). Sabemos en la realidad que es la Tierra quien se mueve.

PUÑAL . Se trata de un arma intimidatoria y muy rápida, por éso los nativos del puñal son todo vivacidad. Es el signo de los pioneros y de la gente que se arriesga por un ideal aunque lo suelan hacer a destiempo.

Entusiasta y apasionado, usted vive el presente, es inmediatista, actuando siempre con impulso y espontaneidad. Sus motivaciones son guiadas por instinto, por el deseo, los cuales son seguidos sin mucha reflexión y con mucha energía. ¡Vive la realidad!

Su inteligencia es intuitiva y simplificadora, haciendo raciocinios primarios, sin dar la menor importancia a las apariencias. De hecho, complicarse la vida no es su fuerte, usted le gusta a las personas por su dinamismo, su calor y fe evidente en sus convicciones. Con usted no hay hipocresía o falsas sonrisas, su semblante lo dice todo. Profesiones autónomas le van bien.

Color: Amarillo Astro: Sol

Cáncer  as-sartan (el cangrejo)

Está entre Géminis y Leo, dos obras maestras del cielo, y su fama se la debe al hermoso cúmulo M44. En la mitología griega, Cáncer fue enviado a distraer a Hércules cuando luchaba con el monstruo Hidra. Hércules aplastó al cangrejo con su pie. En premio por sus esfuerzos la diosa Hera lo puso entre las estrellas. El símbolo del zodiaco representa las pinzas del cangrejo.

CUCHILLO .Es más un utensilio de cocina pero puede provocar grandes destrozos como arma. Los de este signo tienden a autoprotegerse en exceso porque temen que los demás los utilicen para sus propios fines.

Hipersensible y emotivo, sus reacciones tienen raíz en las primeras impresiones y sensaciones que tiene de la vida, principalmente en lo familiar. Sin que lo perciba, Usted hace incesantemente referencias a las experiencias de su infancia y, por tanto, en el modo que su país y sus amigos le influencian.

Si por azar, ese período de su vida tiene un acusado número de frustraciones y sensaciones de abandono, justificadas o no, correrá el riesgo de desarrollar una verdadera fobia a todo que se asemeje, de cerca o de lejos, a una separación o rechazo afectivo. Junto con su capacidad de ser tierno, delicado, están la imaginación y la intuición. Usando esas cualidades, Usted conseguirá mucho éxito, si su estado físico y emocional están equilibrados. A la menor señal de contrariedad, su estómago se contrae y su apetito aumenta. Usted necesita, por encima de todo, una vida regular y de sueño.

Color: Blanco, plata. Astro: Luna

zodiaco_arabe_004_a_a

Capricornio  al-jadyu (la cabra)

Ha recibido el nombre de “cabra”, desde los tiempos de los caldeos y babilonios. A veces aparece como una cabra, pero generalmente se le añade la cola de un pez. Tiene que ver con la leyenda sobre el Dios Pan, quien cuando huía del monstruo Tifón, se lanzó al Nilo. La parte sumergida se convirtió en la cola de pez, mientras que la superior continuó siendo cabra.

LANZA . Arma de distancias intermedias y espacios abiertos, enseña a sus nativos a mantener las distancias. Poco sociables, no les gustan los lugares cerrados y llenos de gente. Tienen gran capacidad extrasensorial.

Para definirlo en pocas palabras, será suficiente decir que Usted está a la búsqueda de cualidad y autenticidad. Su gran motivación es descubrir la verdad oculta bajo las apariencias de las cosas y bajo la mentira. En esa búsqueda será capaz de manifestar obstinación y rigidez.

Un tanto antisocial, debido a su timidez y exigencia, teme desagradar, y puede  volverse reservado como un témpano de hielo, por su aparente frialdad . Más, por ser paciente, Usted generalmente avanzará lentamente, con seguridad, a partir del momento que se apasiona por alguna cosa o persona.

Con la manía de esconder su sensibilidad bajo una apariencia de compasividad y disciplina, prefiere mantener un aparente control de sus emociones y sentimientos. Sólo que por dentro, el fuego arde, aunque Usted es capaz de permanecer imperturbable ante situaciones de espanto.

Color: Azul. Astro: Venus

Géminis  at-tau’amani (los gemelos)

Silueta celeste familiar, forma parte del zodiaco y las diversas culturas lo han asociado a gemelos, dioses, hombres, animales o plantas. Los griegos llamaron a las dos estrellas más brillantes de la constelación Castor y Pollux, igual que los gemelos que salieron del cascarón de su madre Leda después de ser seducida por Zeus. Los gemelos estaban entre los héroes que navegaron en busca del vellocino de oro y ayudaron a salvar al Argo Navis del naufragio durante una tormenta, por lo que los navegantes tenían como carismática esta constelación.

Otra leyenda expresa que ambos hermanos se caracterizaban por ser uno mortal y el otro no. Se querían mucho y cuando Cástor quien era mortal, falleció, su hermano Pollux intercambiaba su inmortalidad cada día con su hermano. Zeus, Padre de los Dioses, cansado de esta burla, los puso a ambos en el cielo, y se ubican como estrellas en las cabezas de estos dos gemelos. Estas dos estrellas, las podemos ubicar fácilmente, trazando una diagonal entre Rigel y Betelgeuse de Orión (las dos estrellas más brillantes), y prolongando esta línea, hacia el Norte, llegaremos a encontrarnos directamente con Cástor y enseguida notaremos que sobre esa estrella está Póllux.

MAZA . Es un arma versátil y defensiva que sirve para contraatacar. Los nativos de este signo son estrategas natos y muy organizados. Presumen de individualistas pero en el fondo sufren si no les hacen caso.

Muy sociable, a Usted le gusta el diálogo, los cambios y las discusiones, además que son un excelente medio de satisfacer su curiosidad insaciable. Usted se expresa con facilidad, con tranquilidad, a punto de conseguir hablar brillantemente de asuntos que incluso, conoce poco, pues su habilidad  para comunicarse, convence a las personas.

Su amor por los cambios y relaciones humanas lo apartan de todos los trabajos rutinarios. Usted fue hecho para la improvisación, y los riesgos no le asustan. En general sus dones lo conducen más para las profesiones en el ámbito intelectual que al manual .

Color: Verde Astro: Mercurio

Leo al-asad (el león)

Puede representarse como un león parecido a la esfinge egipcia. Los babilonios y otras culturas de Asia asociaban a Leo con el Sol, porque el solsticio de verano no sucedía cuando aquel estaba en esta parte del cielo. Recuerda al León de Nicea. Su ubicación en el cielo de Verano es fácil de lograr, buscando un signo de interrogación que aparece sobre la cordillera de los Andes, cuyo punto más brillante en la parte superior indica la presencia de su principal estrella llamada Regulo.

ALFANJE o SABLE CORTO . Es el arma árabe por excelencia y la más empleada en la guerra (sólo los nobles tenian derecho a lIevarla). Los Alfanje son entregados en la amistad y el amor y son buenos estrategas. Puede cegarles la adulación.

Leal, autoritario, seguro de sí, tiene una alma de jefe, una tendencia a liderar, y jamás se siente tan bien como cuando los otros, principalmente los pequeños, los frágiles, cuentan con usted para apoyarse y cantar en su alabanza. A usted le agrada, decididamente dirigir, demostrar, proteger y liderar. Toda situación en que es subalterno le es penosa y toda dependencia lo incomoda profundamente.

Extremamente franco y audaz, usted rescata sus pequeños defectos a través de un intenso calor humano y de una generosidad  tanto en la amistad como en el amor. Muchas veces, su necesidad de brillar a cualquier precio lo vuelve irritable. Usted está consciente de la espléndida imagen que proyecta.

Color: Oro, amarillo. Astro: Sol

Libra al-mizan (la balanza)

Tiene el aspecto de una cometa voladora, se encuentra al oeste de Antares y cerca de Escorpión. Es una de las constelaciones del zodiaco asociada a Temis, la diosa griega de la justicia, cuyos atributos eran un par de balanzas. Originalmente se creía que estas estrellas eran parte de Escorpión, pero se convirtió en una constelación independiente durante la época de los romanos.

CADENA . Los eslabones separados no son nada pero unidos forman un arma que ataca y aprisiona. Los nobles sentimientos y las personalidades unidas de los Cadena les hacen defensores de los más débiles.

Usted es partidario de la moderación, donde solamente la injusticia lo tira fuera de sus ejes. Y es a través de la que usted decide luchar, combatiendo las obscenidades, las violencias y los desequilibrios de las fuerzas. Hay un juez dentro de usted.

Esa actitud se extiende al ámbito material, donde usted es sensible al ambiente que le rodea. A la menor corriente de aire moral se obsecionará y cualquier ruptura en la armonía lo hará sangrar, aunque la belleza lo atraiga y lo calme. No es raro que Usted tenga un sentido estético depurado.

Su mayor defecto es la excitación, que le acarreará en una dependencia de la opinión de los otros, pues espera que ellos tomen una decisión en su lugar, ya que su punto de vista es un tanto más reposado.

Color: Azul. Astro: Venus

zodiaco_arabe_001_a

Piscis  al-hut / samakatani (los peces)

Durante cientos de años, esta débil constelación ha sido considerada como uno o dos peces. En la mitología grecorromana, Afrodita y su hijo Eros fueron perseguidos por el monstruo Tifón. Para escapar se convirtieron en peces y se alejaron nadando con las colas atadas para no separarse.

El anillo de estrellas en el pez occidental, que está bajo Pegaso, se llama el Círculo. El Pez oriental está bajo Andrómeda.

HACHA. Es herramienta, arma de guerra e instrumento para hacer justicia. Con los Hacha no hay medias tintas: o son toda diplomacia o se pasan el día discutiendo. Es muy sensible y excelente amigo o amante.

Emotivo y vulnerable, más adaptable y flexible que voluntarioso, usted vive al ritmo de las sensaciones e impresiones que lo asaltan. Su modo de comunicación favorito es la ósmosis, pues desea la integración con el otro, así como con el mundo.

Su capacidad de adaptación lo lleva a la identificación y al oportunismo, dos características de las que Usted sacará partido con una tranquilidad que asusta, sea cual sea la situación. Su esfuerzo es sin duda en el sentido que jamás será dirigido y cederá a una opinión preconcebida. Profesiones ligadas al Arte y al misticismo son indicadas.

Color: Púrpura. Astro: Júpiter

Sagitario  ar-rami / al-qaus (el arquero)

Su rasgo más característico es el grupo de estrellas que habita en su interior que parece una tetera. Los mapas marcan el grupo este de las estrellas más brillantes como un cuadrilátero (mango de la tetera) y el grupo oeste un triángulo. Los antiguos árabes creían que el triángulo era un grupo de avestruces que iban a beber de la Vía Láctea.

Generalmente se cree que sagitario es un centauro (mitad hombre, mitad caballo) y se le identifica con Chiron quien ostenta la titularidad de la constelación CENTAURO.

La gran importancia que tiene esta constelación en forma de teterita (tea pot para los anglosajones), es que al mirar en su dirección, apuntamos directamente al centro o núcleo de nuestra Vía Láctea. Es decir la zona de la galaxia que incluye las estrellas más antiguas (por ende las de color amarillento-rojizo) y también el centro de rotación de todas las estrellas del cielo. Todas las estrellas que vemos pertenecen a la Vía Láctea, no podemos distinguir otras individuales de ninguna otra galaxia. Sólo se puede observar a simple vista 3 objetos más, que son las galaxias satélites de la nuestra: La Nube Pequeña y La Nube Grande de Magallanes, además de la galaxia vecina de Andrómeda. Es así, que en esta zona del núcleo, se puede apreciar una gran concentración de objetos para observar.

ARCO . Esta arma se tensa con esfuerzo para llegar cada vez más lejos. Los de su signo están dispuestos a todo (hasta a arriesgar su vida), son osados, sinceros, difíciles de manejar y abarcan más de lo que pueden.

Sociable y abierto, a Usted le gusta socializar y tiene particular necesidad de sentirse apreciado, de formar parte de un grupo, teniendo una real capacidad para organizar, motivar y reunir.

Su lado acogedor y candoroso, en tanto, no anule el hecho de que Usted es muy independiente, sobre todo en la primera mitad de su vida, pues en la segunda será más conformista, más establecido y respetuoso para los códigos e instituciones. En sociedad, da siempre la impresión de ser muy seguro de sí, de ser bastante voluntarioso al punto que las personas le reclamen que ocupa espacio de más.

Más que autoritario, sin ser necesariamente directivo, Usted sabrá ser desenvuelto, encontrando las soluciones para sus problemas, principalmente con los que ama: jamás condiciona la libertad de aquellos a quien les agrada, conscientemente, más inconscientemente… quizá.

Color: Morado. Astro: Júpiter

Escorpión  al-‘aqrab (el escorpión)

En la mitología griega Escorpión es el que mató a Orión. Por éso las dos constelaciones están en lados opuestos del cielo, para evitar conflictos entre ellas. Cuando Orión se pone por el horizonte Oeste, coincide con el momento en que Escorpión sale por el horizonte Este. Según la mitología, Orión que se ufanaba de sus habilidades como gran Cazador, le fue enviado un pequeño animalito que lo picó y mató. De esa forma, Orión avergonzado, se esconde por el horizonte Oeste, cuando Escorpión aparece por el horizonte Este.

Escorpión está llena de brillantes estrellas y ricos campos estelares. Se ubica cerca del extremo norte y dibuja una línea de tres brillantes estrellas, con la roja Antares (rival de Marte) en el centro. Sobre la brillante Antares en el corazón de Escorpión, está ubicado un cúmulo de estrellas muy bello M4, y en la cola M6 y M7.

GUMIA o DAGA ARABE. Su filo es sinuoso y afilado y sus cortes suelen ser profundos. Es un arma para arremeter con fuerza. Sus nativos son siempre pasionales y poco racionales. Su nobleza de corazón está fuera de duda.

Usted tiene fascinación por el misterio y evoluciona con una complejidad como un pez dentro del agua. Lo evidente, lo aparente, lo inmediato, no le ofrecen interés, usted rápidamente los deja de lado, porque son muy simples, muy fáciles. ¡Viva lo complicado! Por lo menos éso representa un desafió a la altura de su extrema y realmente resistente energía vital.

Su vida está llena de cuestionamientos y de instantes de una profunda aridez, durante los cuales usted no consigue evitar sepultar certezas, destruir las más estables estructuras. En la amistad, así como en el amor, es apasionado, frecuentemente exclusivista, capaz de rechazar a vivir una relación si le parece poco emocionante. Prefiere la abstinencia al tedio.

Color: Rojo y cobre. Astro: Marte

Tauro ath-thaur (el toro)

Está al noroeste de Orión, y es una destacada constelación que contiene dos de los cúmulos visibles más grandes del espacio celeste, las Híades y las Pléyades. Desde hace 5000 años esta constelación ha sido considerada como un toro. En la época clásica los griegos creían que la constelación de Zeus era un toro disfrazado.

En su ojo, el Toro alberga la estrella más brillante de esta constelación que se denomina Aldebarán. Para ubicarla en Verano, basta trazar una línea recta, prolongando la línea que forman las 3 Marías. De las 3 Marías proyectamos la línea recta hacia arriba y nos encontramos con Sirio. Si alargamos esa línea que forman las 3 Marías en dirección contraria, es decir hacia abajo, nos encontramos con una estrella amarillento-rojiza que es Aldebarán. Ahora, si seguimos con esa línea recta, proyectada incluso más abajo, nos encontraremos con el grupo de estrellitas llamado Las Pléyades, que es un pesebre de nuevas estrellas. Se denomina como cúmulo estelar abierto de estrellas y se ve muy bien con binoculares.

CLAVA . Es un arma para hacerse respetar, no para agredir y confiere a sus nativos un carácter realista, algo pasivo, trabajador, posesivo en el amor y tranquilo aunque cuando se enfadan arrollan todo a su paso.

Usted no es lo que se pode llamar un “precipitado”, pues le cuesta mucho aceptar las cosas o una idea. Lento, bonachón, es pacífico, es particularmente fácil convivir con Usted.

Lo que cuenta para Usted es la seguridad y el confort, y el dinero también, pues no consigue ser indiferente a los bienes materiales. Usted prosigue por la vida sólidamente armado de una voluntad de construir y poseer, substituyendo el brillo y la desenvoltura que le falta por el esfuerzo y la perseverancia.

Sensual y posesivo en todos los aspectos, difícilmente renuncia aquello que obtiene, sean ideas, objetos o personas. Su gusto por lo concreto, su realismo y sentido del deber le posibilitan de ejercer todas las profesiones cuyo ritmo regula, pues la improvisación no es su fuerte. .

Color: Gris plateado o negro Astro: Saturno

astrologia_arabe_tauro_a

Virgo  as-sunbula / al-‘adhra (la doncella)

Es la única figura femenina y ha simbolizado una extensa gama de divinidades de la historia estelar. Ha sido identificada con Ishtar, la diosa de la fertilidad, también con Astrea, la diosa de la justicia y con Demetér, la diosa de la cosecha. Generalmente Virgo aparece sosteniendo una espiga de trigo o llevando las balanzas de Libra, la constelación adyacente.

MACHETE . Lo mismo vale para la guerra que para abrir caminos. Es un arma auxiliar que confiere a los de su signo un carácter perfeccionista y creativo, siempre dispuesto a ayudar. Necesitan vivir por un ideal.

Usted es de naturaleza tímida e introvertida. Su candor natural y su ingenuidad le rendirán en la vida , no obstante, se llevará algunas decepciones, y se tornará desconfiado y un tanto retraído, como para protegerse. A veces, usted es  presa fácil de un complejo de inferioridad, pues se da poco valor y titubea mucho en reclamar duramente.

Usted se destaca cuando se trata de juzgar, colocar las cosas en su debido lugar, separar la cizaña del trigo. Su mejor cualidad, sin duda, es el discernimiento. Está naturalmente dotado para todas las profesiones que exijan precisión y habilidad manual, sabe respetar una disciplina, trabaja bien en temas de administración. Las profesiones médica o paramédica son las adecuadas.

Color: Verde. Astro: Mercurio

A todos aquellos cuyo coraje ha vencido todos los obstáculos, les confío la vida de Atenea, conjurándoles a protegerla ….

©2011-paginasarabes®

Licencia Creative Commons