Leyenda Arabe del nacimiento de los desiertos.

Lo mismo es hablarle a un muerto, que predicar en un desierto…

Cuenta la leyenda que cuando Dios creó el universo solo había arena en el mar. No había en ninguna otra parte de la tierra. Dios; en su infinita sabiduría, creó al hombre y le dijo que le daba una mente para buscar la verdad, un corazón para servir y un alma para amar.

Pero algún día un ser humano tuvo el impulso de decir una mentira, pequeñita, pero era la primera de una inmensa red de engaños. Dios, que lo sabe todo, se dio cuenta, reunió a sus criaturas y les dijo que no debían mentir y por cada mentira que dijeran había un grano de arena en la tierra.

Fue así como después de la primera mentira vino la segunda, y después la tercera, y la cuarta y la quinta, y la mentira invadió el mundo. Por cada mentira fueron apareciendo mas y mas granitos de arena de modo que los jardines y los verdes campos quedaron cubiertos con ella. Los desiertos crecieron .

Los mentirosos aun están a tiempo de cambiar antes de que la tierra se convierta en un inmenso desierto sin flores, sin verdor y sin vida.

©2011-paginasarabes® 

Licencia Creative Commons

Leyenda Arabe del nacimiento de los desiertos por Páginas Árabes se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

ALGUNAS HISTORIAS SOBRE GATOS.

“Cuando los gatos sueñan, adoptan actitudes augustas de esfinges reclinadas contra la soledad, y parecen dormidos con un sueño sin fin; mágicas chispas brotan de sus ancas mullidas y partículas de oro como una fina arena vagamente constelan sus místicas pupilas…”. Cuenta una leyenda, que la gata favorita de Muhammad (BPD), Muezza, estaba profundamente dormida sobre la túnica del Profeta (BPD), cuando alguien le llamó. Entonces, para no interrumpir el descanso del minino, cortó su túnica y abandonó la habitación muy despacio, con extremo cuidado y volviendo la vista hacia atrás enternecido.

Los turcos atribuyen a la variedad de gatos blancos con ojos dispares como “regalos de Allâh” o “tocados por Allâh”. Quizá porque algunos gatitos blancos nacen con marcas de color en su cabeza, las llamadas “marcas de Allâh”. O tal vez porque Muezza, la gata querida por Muhammad (BPD) de la que ya hablamos, era un ejemplar blanco de ojos dispares…

Otro mito habla de los llamados “gatos de los deseos”: si alguien tiene un deseo muy fuerte, para que se cumpla debe colocar un gato en su regazo y susurrar en el oído del animal su petición. Después le ofrecerá abundantes golosinas, y si al gato le gustan, el deseo se cumplirá. Pero esto sólo ocurre si es realmente un “gato de los deseos”. Aunque nadie sabe de su existencia con seguridad, porque trae mala suerte si alguien cuenta que gracias a su gato su deseo se ha hecho realidad…

Según una superstición del pueblo turco, su líder Mustafa Kemal Atatürk (fundador de la República de Turquía) renacerá algún día y se reencarnará en un Angora Turco blanco con un ojo verde y otro ámbar. Es por esto que los gatos con ojos dispares son reverenciados en Turquía y reciben el nombre de Ankara kedi.

La relación del Islam con los gatos es muy particular: un devoto de Muhammad (BPD) debe respetar y cuidar a todas las criaturas de Allâh. Debe alimentarlas, pero no permitirles que compartan su mismo espacio vital. Por esta razón, los mercaderes turcos, especialemente los vendedores de alfombras, tienen a sus Angoras Turcos en sus tiendas y almacenes.

De esta forma, este grupo social relativamente adinerado ha conseguido preservar esta raza y ayudarles a reproducirse sin contradecir sus creencias y sin tener problemas existenciales. Y por ello, el Angora Turco es también un símbolo de cierto “status” social y se considera que, si alguien te lo regala, te concede un gran honor.

©2011-paginasarabes®

Reflexiones de un sabio anciano …

 

viejo_arabe_a

Había una vez un anciano muy sabio, tan sabio era que todos decían que en su cara se podía ver la sabiduría. Un buen día ese hombre sabio decidió hacer un viaje en barco, y en ese mismo viaje iba un joven estudiante. El joven estudiante era arrogante y entró en el barco dándose aires de importancia, mientras que el anciano sabio se limitó a sentarse en la proa de barco a contemplar el paisaje y cómo los marineros trabajaban.

Al poco el estudiante tuvo noticia de que en el barco se encontraba un hombre sabio y fue a sentarse junto a él. El anciano sabio permanecía en silencio, así que el joven estudiante decidió sacar conversación:

– ¿Ha viajado mucho usted? –

A lo que el anciano respondió:

– Sí –

– ¿Y ha estado usted en Damasco? –

Y al instante el anciano le habló de las estrellas que se ven desde la ciudad, de los atardeceres, de las gentes y sus costumbres. Le describió los olores y ruidos del zoco y le habló de las hermosas mezquitas de la ciudad.

– Todo eso está muy bien. – dijo el estudiante – Pero… habrá  usted estudiando en la escuela de astronomía. –

El anciano se quedó pensativo y como si aquello no tuviese importancia le dijo:- No. –

El estudiante se llevó las manos a la cabeza sin poder creer lo que estaba oyendo:

– ¡Pero entonces ha perdido media vida! –

Al poco rato el estudiante le volvió a preguntar:

– ¿Ha estado usted en Alejandría? –

Y acto seguido el anciano le empezó a hablar de la belleza de la ciudad, de su puerto y su faro. Del ambiente abarrotado de sus calles. De su tradición, y de otras tantas cosas.

– Sí, veo que ha estado usted en Alejandría. – repuso el estudiante – Pero, ¿estudió usted en la Biblioteca de Alejandría?. -Una vez más el anciano se encogió de hombros y dijo:

– No. –

De nuevo el estudiante se llevó las manos a la cabeza y dijo:

– Pero cómo es posible, ¡Ha perdido usted media vida!. –

Al rato el anciano vio en la otra punta del barco que entraba agua entre las tablas el barco. Entonces el anciano preguntó:

– Tú has estudiado en muchos sitios, ¿verdad?. –

Y el estudiante enhebró una retahíla de escuelas, bibliotecas y lugares de sabiduría que parecía no tener fin.

Cuando por fin terminó el viejo le preguntó:

-¿Y en alguno de esos lugares has aprendido natación?. –

El estudiante repasó las decenas de asignaturas que había cursado en los diferentes lugares, pero en ninguna de ellas estaba incluida la natación.

– No. – respondió.

El anciano, arremangándose y saltando encima de la borda dijo antes de tirarse al agua:

– Pues has perdido la vida entera. –

©2011-paginasarabes©