ISRAEL | Tras nueve años en la sombra-El ex jefe del Mosad toma la palabra oponiéndose a un ataque contra Irán

El ex jefe del Mosad Meir Dagan. | Ap

Sal Emergui | Tel Aviv

Meir Dagan siempre ha tenido fama de hablar poco. Cuando en 2002 fue nombrado jefe del Mosad, esta extraña cualidad en un país como Israel se convirtió en una obligación renumerada. Tras nueve años en la sombra y dando su opinión sólo en los foros más restringidos y secretos, Dagan se considera hoy “obligado” a hablar. Y a criticar, advertir y aconsejar en público provocando la polémica y el enfado del Gobierno israelí, consciente de la fuerza de cada palabra que sale de la boca del ex espía número uno.

“La situación actual en Israel es parecida a la de los días previos a la guerra de Yom Kipur. No quiero tener en mi conciencia otra guerra como la del 73. No puedo callarme”, explicó anoche en un acto en la Universidad de Tel Aviv en alusión a la ofensiva sorpresiva de varios países árabes contra Israel.

Dagan se opone a un ataque militar israelí contra las instalaciones nucleares iraníes. Prefiere métodos más discretos. Métodos Mosad. “No hay discusión sobre la importancia de la amenaza nuclear iraní y todos entienden que pasará el día que tenga armas nucleares. La discusión es cómo evitarlo”, dijo antes de añadir: “No tenemos la capacidad de frenar completamente el programa nuclear iraní. En el mejor de los casos sólo congelarlo. Y no porque la Fuerza Aérea no puede llegar allí y actuar sino porque si un país está determinado a poseer armas nucleares, ningún ataque lo evitará. Hay otros métodos que pueden retrasarlo. La consecuencia de un ataque es una guerra regional y un desafío militar para Israel que en mi opinión es insoportable”.

Su mensaje es claro: “Yo aconsejo al primer ministro que no tome la decisión de un ataque. Es importante verificar todas las alternativasposibles y no elegir directamente la opción militar. Yo no conozco ningún programa de ataque en el 2011 o 2012″.

No a un ataque militar contra Irán

El ex jefe del Mosad afirma que el grupo chií libanés Hizbulá “tiene un potencial militar superior al de muchos países” e insinúa que en un enfrentamiento “Israel deberá atacar objetivos de Hizbulá en Siria“.

De sus palabras en público se desprende su temor a un ataque militar ordenado por el jefe del Gobierno Benjamin Netanyahu y el ministro de Defensa, Ehud Barak. De lo contrario y si no es porque desea iniciar una carrera política, no se entiende que el ex jefe del Mosad sea tan rotundo y proclive al discurso en público.

En la escena palestina, reconoce “el dilema” ante la unión de Al Fatah con el islamista Hamas (“parte de la entidad palestina no reconoce al Estado de Israel”) aunque aconseja esperar porque cree que los dos grupos palestinos tienen profundas diferencias.

Nada sospechoso de ser un pacifista, Dagan exige “adoptar la iniciativa de paz saudí” que se basa en el regreso a las fronteras del 67, incluido Jerusalén Este, a cambio de la normalización con los países árabes: “Israel debe tomar la iniciativa ante los palestinos. No tenemos otra alternativa y debemos llegar a un acuerdo con ellos en beneficio de Israel y garantizar que siga existiendo”.

El ministro sin cartera, Yosi Peled, considera que “el exceso de verborrea de Dagan es irresponsable y daña a Israel”.

M