Archivo de la categoría: Cine

Amr Diab – Un ícono de la Música Árabe Pop

Amr Diab en el World Music Awards 2007

Se transformó en un icono indiscutido de la música árabe contemporánea. Sus canciones han trascendido las fronteras del mundo árabe para ser absolutamente representativas en todo el mundo. Un éxito rotundo acompaña a este artista desde hace tres décadas, que llegó para quedarse como uno de los mayores referentes de la música pop árabe que fusiona el género pop con la tan característica poesía árabe, que lo distingue de otros géneros por sus letras y melodías tan particulares para el mundo occidental.


Los comienzos de un artista indiscutido

Amr Abdel Basset Abdel Aziz Diab, AKA Amr Diab, nació el 11 de octubre de 1961 en Port Said, Egipto. Su padre, Abdul Basset Diab, trabajaba como presidente de Construcciones de la Marina y Barcos, lo alentó a cantar en incluso lo llevó al Festival del 26 de Julio de 1967 cuando él solo tenía 6 años y donde ganó una guitarra.

Fue allí que la voz de Amr fue oída por primera vez en la Radio Egipcia, interpretando el Himno Nacional Biladi, Biladi. Amr comenzó a estudiar en la facultad de música de la Academia de Artes de El Cairo y consiguió su licenciatura en música árabe en el año 1886. Su primer álbum fue Ya Tareeq, el cual fue un éxito.

Ya nada detenía al joven cantante, que a continuación, lanzó discos como Mayal (1988), Hala Hala (1988), Shawakna (1989) y Matkhafesh (1990).

Una carrera exitosa

En el año 1990, el cantante fue elegido para representar a Egipto en el 5to. Torneo deportivo en África, donde interpretó canciones en árabe, inglés y francés.

El Afareet

Ese mismo año, la estrella decidió incursionar en cine con la película El Afareet con Madiha Kamel.

Su exitosa carrera lo llevó a grabar Habibi (1991), Ayamna (1992) y Ya Omrena (1993).

En los años 1992 y 1993, Amr ejecutó dos roles más en las películas Ice cream ,Fe glym y Dehk we la`ab we hob, donde compartió la escena con el aclamado Omar Shariff , la cual fue elegida en el Festival egipcio de cine.

En el año 1994, lanzó we Youlomouny y luego Rage`in y Zekrayat en 1995, los cuales lo posicionaron como “la superestrella de los países árabes”.

Fue en 1996 que salió a la venta su disco más popular Nour el ain, el cual trascendió las fronteras del mundo árabe para hacerse conocer en el occidente, por lo cual recibió el premio triple platino por sus logros en las ventas y el Premio mundial de música el 6 de mayo de 1996 en Mónaco.

En 1999, Amr Diab estaba listo para saturar las ventas con su nuevo álbum Amarien, en el cual se incluyó un dúo con Cheb Khaled con la canción Alby y otro con la griega Angela Dimitrou en la canción Ana bahebak aktar.

Los años 2000, 2001 y 2003 no fueron diferentes a los anteriores, en los cuales lanzó los discos Tamally Maak, Aktar Wahed y Allem Alby, los cuales se escuchan alrededor del mundo.

En el año 2003, realizó un nuevo film titulado El Motamared.

En julio del 2004, Amr Diab lanzó su último éxito titulado Leily Nahary, el cual suena con entusiasmo en todo el Medio Oriente y también en el Occidente.

Amr Diab ha realizado recitales en muchos países, incluyendo Australia, Canadá, Estados Unidos y países europeos.


En su vida personal, Amr Diab tiene 4 hijos, uno de su primer matrimonio con Sherine Reda, y los otros tres de su segunda y actual esposa de origen saudí Zeina.

Fue el primer cantante árabe en realizar videoclips como Tamally Maak, A nour el ain, Amarien, entre otros.

Es famoso por su estilo árabe mediterráneo, su música es una fusión de sonidos árabes, flamencos y de pop moderno.

©2018-paginasarabes®

Yusra – La heroína que escapó de la guerra

El caso de Yusra Mardini, de 18 años, es muy especial. Esta nadadora siria es el rostro de una población sin nación: los más de 60 millones de refugiados que hay en el mundo.

Mardini huyó en 2015 junto con su hermana Sarah de la guerra en Siria y enfrentó numerosas situaciones de peligro, la mayor en el Mar Egeo, cuando el bote en el que cruzaban de Turquía a Grecia comenzó a hundirse. Mardini, Sarah y otras tres personas saltaron al agua y empujaron la embarcación durante tres horas hasta llegar a la costa de la isla griega de Lesbos, salvando a 16 compañeros de viaje.

Mardini estaba nadando, al igual que los demás competidores de su disciplina. Pero ella no lo hacía para entrenarse, sino para salvar su vida y la de 20 personas que de lo contrario hubieran muerto ahogados en el mar Egeo.

A medio camino el motor se detuvo y el agua comenzó a filtrar en la embarcación en la que había unas 20 personas. El miedo y la desesperación se apoderaron de muchos tripulantes que no sabían nadar y fue en ese momento en que las hermanas Mardini tomaron una dramática decisión: lanzarse al mar para salvar a la tripulación.

Aquel episodio ocurrió exactamente, en agosto del 2015. «Hubiera sido vergonzoso si la gente de nuestro bote se hubiera ahogado. Había gente que no sabía nadar y no iba a quedarme sentada quejándome de que me iba a ahogar. Si lo iba a hacer, al menos lo haría sintiéndome orgullosa y de mí y de mi hermana», relató.

Pero la admirable historia de Yusra Mardini se remonta al 2011 cuando su padre comenzó a entrenarla desde muy pequeña para que a los 13 años compita en el equipo nacional. Ese año la guerra estalló en Siria y destruyó todo: su casa y los lugares en los que practicaba su deporte favorito.

La joven era ya una talentosa nadadora en Damasco, donde competía a nivel profesional representando a su país. Sin embargo, las circunstancias la obligaron a escapar de allí. «A veces no podíamos entrenar por la guerra. A veces nadábamos en piscinas donde habían volado, (bombardeado), los techos», recuerda.

El padre de Yusra pagó casi 10,000 dólares a traficantes para que la llevaran a ella y a su hermana desde Siria, (cruzando por Líbano y Turquía), hasta Grecia, a donde de no ser por las habilidades acuáticas de ambas -y las de otros dos jóvenes que ayudaron a jalar la barca nadando cuando se descompuso- no hubieran llegado. Esas brazadas que habían hecho orgulloso a su país fueron las mismas que la ayudaron huir de él.

Mardini dice que todavía sueña con representar a su país, pero reconoce que tiene una misión más importante aún: «la de representar una bandera más grande que es de todos los países».



Al llegar a tierras europeas, la travesía de Yusra y su hermana las llevó hasta Berlín luego de cruzar a pie Macedonia, Serbia, Hungría y Austria. En Alemania tuvo mejor suerte que la que corren algunos refugiados, pues allí pudo conectarse con un club de natación donde potenciaron su talento. Esto la catapultó a cumplir un sueño: encabezar la delegación de deportistas del equipo de refugiados de las Naciones Unidas que competiría por primera vez en unos Juegos Olímpicos.

En Alemania obtuvieron refugio. Gracias a una beca del Comité Olímpico Internacional, Yusra pudo seguir entrenando y cumplir el sueño de participar por primera vez en unos Juegos Olímpicos en los 100 metros mariposa y los 100 metros libres. «Es verdaderamente un honor para mí estar aquí en Río 2016», dijo Yusra Mardini en Brasil. «Será por mi país, por Alemania y por el Comité Olímpico Internacional, ya que ellos me dieron todo el apoyo necesario para hacer esto posible».

Una vida llevada al cine

La vida de la nadadora siria Yusra Mardini, que se refugió en Alemania tras una heroica travesía por el Mar Egeo, será llevada al cine, según informaron los representantes de la deportista que causó sensación en los Juegos Olímpicos de Río.

«Negociamos desde principios de año con numerosos interesados en Europa y Estados Unidos. La decisión recayó en la productora Working Title, (conocida por las películas de Bridget Jones)«, reza un comunicado. «Nos alegra mucho haber conseguido con Working Title un socio empeñado en rodar historias verídicas con mucha calidad y que pueda asegurar a través de la distribución mundial que un amplio público conozca la historia sumamente conmovedora de Yusra, de su hermana Sarah y su entrenador Sven», agregaron los representantes.

Con información de Marca

©2018-paginasarabes®