Un recital poético recuerda la quema de libros hace 514 años en Granada

Quema de manuscritos
Quema de manuscritos

La Plataforma Granada Abierta y la Fundación Euroárabe han celebrado hoy un recital poético y musical para recordar el 514 aniversario de la quema de unos 5.000 libros en árabe que protagonizó Cisneros en una plaza granadina.

El encuentro ‘Arde la Memoria’ ha llenado este mediodía la plaza granadina de Bib-rambla de lecturas poéticas e interpretaciones musicales para recordar la quema de libros que se produjo en el mismo emplazamiento hace 514 años.

La Plataforma Granada Abierta ha recordado que, por orden de los Reyes Católicos, Cisneros prendió fuego a aproximadamente 5.000 libros de la biblioteca de La Madraza escritos en árabe.

La quema de libros desencadenó entonces la rebelión de los moriscos del Albaicín, lo que provocó la expulsión de alrededor de 300.000 personas.

El portavoz de la Plataforma, Francisco Vigueras, ha detallado a Efe que el acto reivindica la convivencia de culturas, lo que han representado con lecturas en árabe y andalusí.

«La quema de libros de Cisneros fue un atentado cultural que se ha seguido repitiendo en los enfrentamientos bélicos a lo largo de la historia, como hemos visto con las bibliotecas de Bagdad o Sarajevo», ha subrayado Vigueras.

La quema, controvertida desde el mismo acto de perpetrarla según las fuentes indican, está bien documentada. La descripción más antigua, inédita hasta 1913, es la del notario e íntimo de Cisneros, Juan de Vallejo:

Para desarraigarles del todo de la sobredicha su perversa y mala secta, les mandó a los dichos alfaquís tomar todos sus alcoranes y todos los otros libros particulares, cuantos se pudieron haber, los cuales fueron más de 4 ó 5 mil volúmenes, entre grandes y pequeños, y hacer muy grandes fuegos y quemarlos todos; en que había entre ellos infinitos que las encuadernaciones que tenían de plata y otras cosas moriscas, puestas en ellos, valían 8 y 10 ducados, y otros de allí abajo. Y aunque algunos hacían mancilla para los tomar y aprovecharse de los pergaminos y papel y encuadernaciones, su señoría reverendísima mandó expresamente que no se tomase ni ninguno lo hiciese. Y así se quemaron todos, sin quedar memoria, como dicho es, excepto los libros de medicina, que había muchos y se hallaron, que éstos mandó que se quedasen; de los cuales su señoría mandó traer bien 30 ó 40 volúmenes de libros, y están hoy en día puestos en la librería de su insigne colegio y universidad de Alcalá, y otros muchos añafiles y trompeticas que están en la su iglesia de San Ildefonso, puestos, en memoria, donde su señoría reverendísima está sepultado. Ver Nota

Fuentes:

Ideal

Cisneros y la quema de manuscritos granadinos

©2013-paginasarabes®

Deja un comentario