Adalid: "Hoy sería impensable ser español sin la influencia de la cultura musulmana"

«Hay que liberarse de simplificaciones históricas; cualquier cultura necesita de la mezcla de muchas influencias pero hemos creado falsos imaginarios colectivos», dice el escritor.

Sánchez Adalid (dcha.) fue presentado por el profesor de Lengua y Literatura Estro Montaña.

«Hoy sería impensable ser español sin la influencia de la cultura musulmana. Hay que liberarse de tópicos como que tras la invasión musulmana se crearon mundos separados entre ellos, los cristianos, los judíos…» decía ayer en el Club FARO Jesús Sánchez Adalid, tras ser presentado por Estro Montaña, catedrático de Lengua y Literatura Española.

«No podemos pensar -añadió- que 800 años de su dominación han desaparecido. Una parte importante de nuestra forma española de entender la vida se forjó en el período de la dominación musulmana». El escritor afirma que hay una forma de entender la historia, de configurar el imaginario colectivo, que resulta de una simplificación de la realidad que genera estereotipos como el de los moros y cristianos; o que hace creer que, según las invasiones, hay en un territorio determinado una sucesión de culturas. Según ese tópico, primero llegaron a España los visigodos, luego los musulmanes, después estaría la reconquista cristiana…

Adalid, que acaba de publicar «Alcazaba», con la que ganó el Premio de Novela Histórica Alfonso X El Sabio, recrea en la misma esa etapa de la invasión musulmana en la que Mérida ocupó papel principal. En la novela se hace el retrato de cómo, en aquella época de revueltas tan desconocidas, vivían y luchaban por sobrevivir la comunidad católica, los dimmíes cristianos… «Era una cultura muy rica -dice-. Había monasterios, cenobios, escuelas católicas y scriptoriums donde se copiaban, enseñaban y comentaban las grandes obras de la patrística. Toda una herencia que no se podía perder…»

Maravillosismo andalusí

Según Adalid hay que liberarse del tópico de que eran mundos totalmente separados, segmentados, sucesivos. «La gente -afirma- se movía, se entremezclaba… De igual modo, no se pueden hacer simplificaciones como que el mundo visigodo era un mundo bárbaro que fue sustituido por la superior civilización árabe. Fueron estas simplificaciones los que crearon un imaginario colectivo como el del «maravillosismo andalusí» que habla de una cultura musulmana totalmente tolerante con las otras bajo su dominio. «Al Ándalus ni siquiera tiene entidad en esa época como tal. Es un concepto que hemos hecho nosotros después».

Recordando algunos datos históricos que contradicen la leyenda rosa sobre Al Andalus que forma ya parte de la corrección política en España, Sánchez Adalid aporta un punto de vista mucho más equilibrado sobre la influencia musulmana en la cultura nacional. «Cualquier cultura necesita de la mezcla de muchas influencias», afirma.

¿Por qué esa imagen «idílica» del islam? Según Adalid «es una imagen que surge en el romanticismo por una serie de acumulaciones de tópicos, a la que contribuyó mucho la visión particular de algunos intelectuales como Blas Infante, Américo Castro… Después ha surgido mucha literatura con cierta fantasía, que magnifica aquel Al-Andalus».

La convivencia entre judíos, musulmanes y cristianos que describe en su novela es más compleja y al límite de lo que muchas veces se quiere vender. ¿Fue un mito aquello de las tres culturas en paz? «En las ciudades de entonces -afirma-, las llamadas tres culturas más bien coexistían. La interrelación entre ellas era escasa. El mito surge por confundir lo deseable con lo real. Pero sería ideal alcanzar la utopía de que los pueblos, religiones y razas lograran convivir en paz. Hay que luchar por ello».

¿Y por qué no consiguió el poder islámico fundar un pueblo? «Porque había un sustrato tribal importantísimo -afirma-. Había cabilas bereberes que estaban en los alfoces de todas la ciudades y eran el sustrato más importante; había una oligarquía, una minoría árabe que había venido de Damasco; había venido una población importante del Norte de África; existían los muladíes, musulmanes descendientes de la población hispano-visigótica, y esta masa nunca llegó a unir, fue siempre la génesis de todas las divisiones que se produjeron a lo largo de los siglos, las diversas rebeliones y los reinos de taifas que fueron surgiendo en la posteriormente llamada Al Ándalus. Y además estaban los dimmies, los cristianos, judíos…».

«España necesita su propia novela histórica» 

El sacerdote y escritor extremeño, Jesús Sánchez Adalid defiende ese género de la novela histórica que tanto ha practicado. «La imaginación del ser humano -afirma- puede proporcionar un viaje mágico al pasado para ayudar a comprenderlo a través de la novelística».

Eso sí, este autor de más de una decena de obras explicó que para que la novela histórica sea «seria y de calidad», necesita una documentación previa «bastante exhaustiva» y puntualizó después que, en su caso particular, él reúne documentos, mapas y testimonios, prepara la estructura y se va «inspirando». En todas mis novelas -dice- hay mucho de documento. Las preparo cuidadosamente investigando en archivos y bibliotecas. Hasta ahí­, en nada difiere el método del que se utiliza para hacer un una crónica o un trabajo de investigación histórica. Pero nosotros no somos historiadores, nos nutrimos de ellos».

Asignatura aprobada

Adalid sostiene que España «necesitaba su propia novela histórica» porque «hasta ahora, todo lo que se leía en el género era traducido» y valoró este género como la «tendencia más consolidada» en el panorama literario actual. «Gracias a Dios, hay hoy una buena novela histórica en España. Esta era una asignatura pendiente de nuestra literatura; pues, anteriormente, todo lo que se publicaba en el género era traducido (Noah Gordon, Mary Renault, Mika Waltari, Vintila Horia, Robert Graves, Frank Baer …) Necesitábamos nuestros propios autores, porque la historia de España es muy rica como fuente de inspiración. Los nuevos autores españoles son numerosos y variados».

Por F.Franco

©2012-paginasarabes® 

Licencia Creative Commons

Adalid: «Hoy sería impensable ser español sin la influencia de la cultura musulmana» por F.Franco se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

Deja un comentario