EEUU mantiene a Cuba, Irán, Siria y Sudán como países patrocinadores del terrorismo

obama_0023
EEUU mantiene a Cuba, Irán, Siria y Sudán como países patrocinadores del terrorismo

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha mantenido a Cuba, Irán, Siria y Sudán en su lista de países patrocinadores del terrorismo, una designación que, más allá de consideraciones simbólicas, implica sanciones y limita las relaciones con sus gobiernos.

El Departamento de Estado norteamericano ha hecho público este jueves su informe anual sobre terrorismo –correspondiente a 2012–, en el que hace un repaso por regiones y países de la situación a nivel mundial. El Gobierno de Barack Obama informa, entre otras cuestiones, de bastiones para el terrorismo y de organizaciones violentas.

Dentro de este análisis, Washington incluye a Cuba, Irán, Siria y Sudán como «países patrocinadores del terrorismo» y mantiene para ellos una serie de prohibiciones, incluidos vetos a la venta de armas y a la ayuda económica y controles sobre las exportaciones.

Cuba entró a formar parte de esta lista en 1982 y, aunque «no hay indicios de que el Gobierno proporcione armas o entrenamiento militar a grupos terroristas», Estados Unidos sí considera que da amparo a miembros de organizaciones como ETA o las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Según Washington, más de una veintena de miembros de ETA residen actualmente en Cuba, pese a que las autoridades de la isla «están intentando distanciarse» de este grupo negando ciertos servicios a los etarras, por ejemplo la entrega de documentos para viajes.

En el caso de Irán, Estados Unidos considera que «ha incrementado su actividad vinculada con el terrorismo», hasta el punto de participar en ataques o intentos de atentados en India, Tailandia, Georgia y Kenia. «Irán proporcionó apoyo financiero, material y logístico a grupos terroristas y milicias en Oriente Próximo y Asia Central», advierte Washington.

Otro motivo de «preocupación» para el Departamento de Estado es la industria nuclear iraní, toda vez que considera que la República Islámica «continúa violando sus obligaciones internacionales» y sigue sin suspender sus «actividades de proliferación nuclear» pese a los múltiples llamamientos.

SIRIA

Estados Unidos incluyó a Siria como patrocinador del terrorismo en el año 1979 y, para su informe sobre 2012, ha tenido en cuenta la guerra civil que atraviesa el país, ya que este conflicto ha hecho «todavía más fuertes» las relaciones entre Damasco y determinados grupos.

El Departamento de Estado norteamericano reprocha a Damasco su respaldo al grupo libanés Hezbolá, al que ha dado apoyo tanto político como armamentístico. Asimismo, el presidente sirio, Bashar al Assad, «sigue expresando públicamente su apoyo a grupos terroristas palestinos como elementos de resistencia contra Israel», según Washington.

El informe destaca también la importancia de Siria como elemento clave para la financiación del terrorismo, entre otros motivos por la imposibilidad de seguir el curso del dinero en un país con un «vasto mercado negro». En este sentido, el Gobierno estadounidense informa de que el 60 por ciento de las transacciones se hacen en metálico y de que casi el 80 por ciento de los sirios no utilizan servicios bancarios para sus actividades.

Estados Unidos vigiló «de cerca» en 2012 la localización y la situación de materiales e instalaciones militares considerados susceptibles, «incluido el significativo arsenal de armas químicas». Este arsenal «permanece bajo control del régimen de Al Assad», lo que no evita que, «dada la inestabilidad en Siria», pueda terminar en mano de organizaciones terroristas, explica el Ministerio que dirige John Kerry.

Por otra parte, el Departamento de Estado incluye el caso de Sudán, país catalogado como patrocinador del terrorismo desde 1993. Aunque el país africano es «colaborador» en «ciertos asuntos», Washington lamenta el «resentimiento» y la «desconfianza» que muestran ciertos dirigentes cuando se trata de colaborar con Estados Unidos.

El informe asegura que varios grupos terroristas tienen actividad en Sudán, incluidos algunos vinculados con Al Qaeda, pero salvo la «excepción» del grupo palestino Hamás, el Gobierno de Omar Hassan al Bashir «no parece apoyar la presencia de elementos extremistas violentos».

Con información de : Europa Press

©2013-paginasarabes®

Deja un comentario