Las nuevas tecnologías hacen peligrar la caligrafía árabe

calamo_a
La caligrafía tradicional árabe y las escuelas que imparten este arte atraviesan una situación de crisis con la proliferación de las nuevas tecnologías, ya que cada vez son más los calígrafos que utilizan los nuevos soportes informáticos para el diseño gráfico de las caligrafías.

Ésta es una de las valoraciones que recoge el experto José Miguel Puerta en su obra «La aventura del Cálamo. Historia, formas y artistas de la caligrafía árabe», la primera historia general de este arte escrita en español, que ha sido presentada en Granada.

El libro ofrece información sobre 400 calígrafos, entre ellos unas 70 mujeres, procedentes principalmente de los países árabes y de Turquía, además de analizar 40 tratados manuales clásicos de este arte y describir más de 60 estilos caligráficos junto con sus variantes.

El cálamo es el instrumento habitual para la escritura artística y está compuesto por una caña en cuyo extremo se hace un corte transversal para determinar la alternancia entre trazos gruesos y finos.

En el Magreb y Al-Andalus se utilizaba sin embargo con más frecuencia un cálamo terminado en punta, como las tradicionales plumas europeas y, por esta razón, la llamada escritura andalusí no posee alternancia en el trazo.

Según ha explicado  el autor de esta obra pionera, la historia de la caligrafía árabe comienza con la expansión del Islám y las copias del Corán en todos los países que se incorporan a la nueva religión.

El desarrollo de la caligrafía como arte va muy ligado a la prohibición del Islám de representar a sus figuras religiosas, ya que, en lugar de representar al profeta, el arte islámico lo sustituye por la representación caligráfica de su nombre o por frases extraídas del Corán.

Otro capítulo histórico clave en la evolución de dicho arte tuvo lugar en Irak, donde se fundaron los primeros tratados de caligrafía árabe y se empezaron a constituir las primeras biografías de los calígrafos, quienes han sido considerados en la cultura árabe como «poetas o eruditos».

El imperio otomano influye en el arranque del cuadro caligráfico y es el promotor de las escuelas caligráficas en medio oriente, que marcaban las pautas tradicionales para manejar este arte, aunque con la llegada del siglo XX empiezan a incorporarse las vanguardias, lo que, según Puerta, «demuestra el carácter versátil de la escritura».

Puerta analiza los diferentes tipos de caligrafía que existen en el mundo, desde la de Al-Andalus hasta las grandes escuelas de Iraq o de Turquía. De los dos tipos de caligrafía árabe más comunes, la cúfica y la cursiva (la primera se caracteriza por utilizar consonantes más cuadradas y de trazado geométrico; la segunda es la que se ve más habitualmente) ha analizado todas sus variaciones y ha encontrado hasta sesenta tipos distintos. «Hay algunas caligrafías que son prácticamente ilegibles por lo laberínticas que resultan», afirma el investigador. «La Alhambra es uno de los mayores museos de caligrafía árabe: tiene inscripciones de todas clases».

«A los calígrafos árabes siempre se les ha tenido mucha veneración, siempre se les ha prestado mucha atención», explica Puerta.En su origen, el árabe era un idioma prácticamente oral, pero con la llegada del Islam y la necesidad de dejar el Corán fijado para su difusión surgió la escritura. En un comienzo, las consonantes no usaban puntos que las diferenciaran unas de otras y la comprensión de palabras dependía del contexto. El Corán, sin embargo, sirvió para que se introdujesen los puntos para diferenciar las distintas consonantes y los signos diacríticos que representan a las vocales.

La aventura del cálamo es la primera historia general de la caligrafía árabe que se escribe y edita en español. En esta obra se estudia la evolución y principales aportaciones de dicho arte desde los albores de la escritura árabe hasta la actualidad y se ofrece información sobre 400 calígrafos, principalmente de los países arabófonos, al-Andalus incluida, y Turquía, de bastante de los cuales se analizan su biografía, obra e ideas, a la vez que se mencionan, estudian y comentan unos 40 tratados y manuales clásicos y modernos de dicho arte, y se describen más de 60 estilos caligráficos y sus variantes. El libro va acompañado de una selección de 350 ilustraciones.

©2011-paginasarabes®

Deja un comentario