Archivo de la etiqueta: Masbaha

El Másbaha – Una historia de Fé en cada cuenta

Másbaha de coral negro

Tenía 11 años y fue amor a primera vista, lo cual es aún más sorprendente dado el hecho de que no tenía idea de lo que estaba viendo. Sin embargo, pronto aprendí que estos objetos fascinantes eran cuentas de oración”, dice Najib Takieddine, un graduado de la Universidad de Cornell, profesor y ávido coleccionista de másbahas.

Takieddine ha dedicado mucho tiempo al estudio de la evolución del másbaha. 

“El másbaha islámico original comprende una configuración de cuerda de 99 cuentas con un único casco alargado (imán), en el extremo y separadores (shawahed), que separa las cuentas en conjuntos de 33.

El número 99 es significativo ya que las cuentas ayudan a los musulmanes a contar y recitar los 99 atributos de Dios «, explica.

Con el tiempo, sin embargo, la duración del másbaha resultó poco práctica y el número de cuentas disminuyó. “Había dos versiones adicionales, a saber, 66 y 33; así que la persona que usó cualquiera de los dos para orar pudo usar la cuerda según fue necesario para llegar al número 99, que es una solución bastante elegante y adecuada».

Como el másbaha es un artículo personal, a menudo refleja el gusto y el carácter del individuo. “En general, las opciones más populares están hechas de coral negro ( yusr ), ámbar ( kawraba ) y koka (semilla de árbol Koka). Yusr existe en abundancia en el Mar Rojo. Es un material duro, negro, pero suave al tacto. Una forma de verificar su autenticidad es exponiéndola a una luz brillante y verificando si tiene un brillo parduzco”, dice Takieddine.



Curiosamente, elementos como la plata a menudo se usan para agregar un toque extra a las cuentas, lo que los convierte en un accesorio de moda. «Es una de las razones por las que muchas personas en todo el mundo comenzaron a recolectar másbahas, elevando su estado a un objeto de arte».

Másbaha de ámbar

La segunda opción más popular es el ámbar, cuyo precio depende de su edad, oxidación y peso. De hecho, un solo gramo puede costar hasta 150 USD. “Esta sustancia se encuentra principalmente alrededor del mar Báltico. La resina, que luego se transforma en ámbar, proviene de los diferentes pinos que solían crecer allí”.



La edad del ámbar en un másbaha de este tipo es generalmente de 15-20 millones de años. El otro elemento importante que se tiene en cuenta al estimar el valor materialista de una pieza es cuánto se han oxidado las cuentas, lo que ocurre cuando los aceites corporales naturales de la mano interactúan con el ámbar.

Además, este proceso altera las cuentas de ámbar de translúcidas a opacas. En base a éso, el másbaha, que tiene en sus cuentas ámbar que data de hace 15 millones de años, podría tener 15 años según el momento en que se diseñó. Por un lado, cuanto mayor es la oxidación, más valor adquiere y más frágil se vuelve.

Es por eso que cuando se trata de coleccionistas, se establece una especie de fecha de vencimiento en el másbaha, después de lo cual se guarda de forma segura o se exhibe. Esto es necesario porque, en caso de que caiga, algunas de las cuentas, que pueden ser insustituibles, se fracturarán, haciendo que el másbaha sea inútil.

“En general, cuanto más transparente es el ámbar, menos costoso es. La mejor manera de averiguar si un pedazo de ámbar es genuino es sumergirlo en agua salada, lo que haría que flotara”, explica Takieddine.

Másbaha de coral rojo

El tercer tipo de másbaha popular en Líbano está hecho de coral rojo ( merjan ), y su precio principal depende de cuán claro u oscuro sea su color, siendo este último más caro. Viene en numerosas variedades, la principal llamada sangre de buey. Takieddine comenta: “Debido a que el material es bastante pesado, frágil y bastante caro, se ha convertido en un accesorio más adecuado para las mujeres. El tipo de coral utilizado, que se encuentra predominantemente en el sur de Italia y Túnez, es cada vez más escaso; Es por eso que en algunos países ahora está prohibido venderlo o importarlo».



Takieddine advierte que la tecnología actual puede emular con bastante precisión casi cualquier tipo de material y que los compradores no tienen acceso a ningún laboratorio que pueda verificar que el másbaha sea auténtico. “Esa es una de las lecciones que aprendí por las malas, pero tuve la suerte de haber conocido a dos de los comerciantes más respetables de Líbano en quienes confío y los recomiendo. Walid Nader opera en Hamra y Toufic Abdul Wahad tiene una tienda en Achrafieh. Si no encuentra lo que está buscando, estoy bastante seguro de que pueden adquirirlo por usted”, dice Takieddine.

Con información de Lebanon Traveler

©2019-paginasarabes®

El Masbaha de mi abuelo

De pequeño solía verlo sentado frente al gran granado del patio en la vieja casona de Damasco. Con la mirada perdida como queriendo adentrarse a un inmenso mundo interior.

Entre sus manos que delataban casi un siglo de trabajo duro, un masbaha con cuentas de madera y marfil parecía explicar cada día de su vida en esta tierra.

Recitando oraciones secretas en cada esfera, un eterno suspiro en cada cuenta, una plegaria y una respuesta a la pregunta que solo él podía conocer.



El masbaha de mi abuelo era el camino a la sabiduría, el perdón, la paciencia, la contemplación y la paz.

El atardecer no se hacía esperar y después de darle muchas vueltas levantaba su mirada en torno a mí, esbozaba una leve sonrisa y con sus ojos de muchos amaneceres y desiertos eternos, alineados a los míos decía con voz suave cual canción de cuna: Bismilahi Rahmani Rahim.

©2019-paginasarabes®