Holocausto Judío = Cámaras de Gas ¿El Fin de un Mito? – (+ Videos)

Horno - Mauthausen
Horno – Mauthausen

Treinta años antes que Fred A. Leuchter, el profesor Einar Aberg había publicado un sencillo pero lapidario cálculo estadístico, en el que los pretendidos 6.000.000 de judíos no aparecía (o mejor dicho no «desaparecían») por ninguna parte. Dicho documento fue publicado en 1959 en Norniken, Suecia, y decía lo siguiente:

En 1938 había en el mundo 15.688.259 judíos, según el ‘World Almanac’ de 1947. Esta cifra fue proporcionada a dicho Almanaque por la ‘American Jewish Commitee’ y por la ‘Jewish Statistical of the Synagogues of America’.

En 1948 existían en el mundo entre 15.600.000 y 18.700.000 judíos, según un articulo aparecido en el ‘New York Times’, del 22 de febrero de 1948, escrito por Mr. Hanson W. Baldwin, reconocido experto y de probaba imparcialidad cuestiones demograficas, personalidad que, ni aun haciendo alarde de la mayor fantasia, puede ser tildada de antisemita. Su jefe, Arthur Sultzberger, propietario del ‘New York Times’, y judío èl mismo, es reconocido como amigo incondicional de Gran Bretaña.

Tomando, pues, por cierta la evaluacion mas alta de Mr. Baldwin, o sea 18.700.000 de judíos, resultaría que entre los diez años que mediaron entre 1938 y 1948 -período que incluye los años de la guerra de 1939 a 1945- , durante los cuales se pretende que Hitler habría hecho matar a seis millones de judios, la poblacion judia del mundo habría aumentado en más de 3 millones. Si, a los efectos de la comprobación, supusièramos que Hitler efectivamente hizo matar a 6.000.000 de judíos, nos encontraríamos con que el incremento de la cifra demográfica es realmente de 9.000.000. Es decir, un aumento de 3.000.000, mas otros 6.000.000 de nacimientos, para suplir los 6.000.000 de judíos pretendidamente gasificados bajo el règimen hitleriano.

Teniendo en cuenta que actualmente existen en el mundo tan solo 18.000.000 de judíos, supone ello un aumento de 9.000.000 de judíos durante los diez años que van de 1938 a 1948, o sea, un incremento total (en solo diez años) del 50%, cosa imposible, incluso para una raza sexualmente tan desenfrenada como la judía. Aún cuando todo judío, fisicamente apto, se hubiese dedicado exclusivamente, día tras día, durante las 24 horas, en los años de 1939 a 1949 a la procreación, con cada una de las mujeres de su raza, en plena pubertad, el que pudiesen haber llegado a engendrar en diez años 9.000.000 de judíos, estaría absolutamente en pugna con las leyes de la eugenètica.»





Vale precisar que, promediando las cifras extremas de judíos existentes en el mundo en 1948, según Mr. Baldwin, obtenemos por resultado 17.150.000 judíos. Vemos que la estadística poblacional no solo aumentó normalmente con relación a los 15.688.259 de 1938 (en diez años) sino que registró un incremento en el ritmo de nacimientos judíos en años anteriores, de modo que los pretendidos 6.000.000 no aparecen por ninguna parte.

Y aún tomado la menor de las cifras de Baldwin, que coincide con la de 1938, es decir, cerca de exageradamente pocos 15.600.000 judíos en el mundo, pretender que de esa cantidad de judíos vivos pudieron producirse 6.000.000 de nacimientos en diez años (y exactamente en los tormentosos años de la guerra, en ghettos y en albergues de refugiados, y durante sus penosas migraciones al recièn fundado Estado de Israel), para suplir los otros 6.000.000 de muertos y dejar la cuenta saldada en cero, es realmente imposible y fuera de toda logica de ciencias poblacionales y etnográficas.(sic)

La Cruz Roja tuvo durante toda la guerra acceso total a todos los campos sin que jamás fueran denunciadas las famosas cámaras y hornos. Más aún, terminada la guerra, la Cruz Roja (que incluso controlaba la correcta alimentación de los internos) informó oficialmente que los judíos muertos entre 1939 y 1945 fueron unos 300.000. MUERTOS, NO ASESINADOS, por lo que nos extraña la increíble cantidad de «sobrevivientes» que incluso hoy en dia siguen rapiñando indemnizaciones, inicialmente solicitadas al gobierno de la República Federal. Lo que más sorprende es que no las pedían a la desaparecida República Alemana Oriental de los comunistas…

No hay judío anciano que no haya sido «sobreviviente» de un campo; no hay judío joven que no haya tenido un pariente en uno de estos campos y no hay judío que no haya llegado èl o sus ancestros a un país cualquiera «arrancado del holocausto», como si la repartición de la diáspora judía en el mundo hubiese sido un fenómeno reciente. A pesar de ésto, hay abiertos desafíos a quien pueda comprobar que efectivamente fueron ejecutados judios en cualquiera de los campos de concentración durante el règimen nazi alemán:

– La Federación de Ex-Combatientes de Alemania ofrece DM 10.000.

– El historiador inglès David Irving, 1.000 libras esterlinas.

– La Revisao Editora de Brasil 6.000.000 de cruceiros.

– El Instituto de Revisión Histórica de EE.UU ofrece US$ 50.000

Muchos las han pretendido, pero aún siguen disponibles. NADIE PUDO COMPROBARLO JAMÁS. Increíblemente, el Instituto de Revisión Histórica Estadounidense, fue demandado por un «sobreviviente» por US$ 17.000.000, alegando que la oferta antes señalada «le ha hecho perder el sueño» y que la misma sería un intento de manipulación de la verdad.

Por otro parte, se dice siempre que en los Campos de Concentración los crematorios funcionaban día y noche, lo que queda como una evidente mentira al observar todas las fotos que tomó la inteligencia aliada de los campos durante la guerra, y en las cuales NO SE VE NINGUNA CHIMENEA EMITIENDO HUMO desde su boca, imágenes que frecuentemente acompañan los mismos textos de historia que fomentan el mito de los crematorios.

PRIMERO QUEMADOS, LUEGO GASEADOS: el «sobreviviente» Elie Wiesel hace éstas afirmaciones extrañas. Hasta 1959 sostuvo como «testigo» que los judíos eran asesinados ARROJÁNDOLOS AL FUEGO, y de ahí se bautizó al supuesto genocidio como «holocausto», en referencia a la quema ritual. Pero sorpresivamente, apareció despuès afirmando que los judíos habían sido asesinados «en cámaras de gases», mito sostenido hasta hoy y que èl nunca antes había citado.

PRIMERO ELECTROCUTADOS Y LUEGO GASEADOS, VERSIÓN RUSA: Tal como en el caso de Eli Wiesel, los rusos tampoco mencionaron «gaseamientos» como la forma de exterminio usada por los alemanes. Los primeros informes de 1945 de las tropas rusas, antes de ponenerse de acuerdo todos los aliados en difundir la mentira de las ejecuciones por medio de cámaras de gas, reportaron tener pruebas de que en el campo de Padua a los internos se les ejecutaba «con descargas mortales de electricidad», a veces incluso dentro de una piscina con agua electrificada… Porque claro, ¿què iban a hacer piscinas instaladas en los Campos de Concentración si no eran para matar a los presos en vez de tenerlas para sus actividades recreativas?.

PRIMERO ELECTROCUTADOS Y LUEGO GASEADOS, VERSION EXPORTADA A AMÉRICA: Los norteamericanos tambièn cayeron en la fantasía del holocausto de que los judíos eran electrocutados en masa en Auschwitz, antes de sustituir el mito por el de las cámaras de gas. Periódicos americanos tomaron las citas de un «testigo soviètico liberado de Auschwitz», en febrero de 1945, según el cual se empleaba «una banda transportadora elèctrica en la que se podía electrocutar simultáneamente a cientas de personas y de ahí conducirlas a los hornos crematorios. Eran quemadas casi al instante, produciendo un fertilizante para los campos cercanos».

LA MÁQUINA DEL TIEMPO: Rudolf Hess, primer comandante del campo de trabajo de Auschwitz, fue torturado u obligado a declarar en Nuremberg una serie de incongruencias usadas en los juicios, como el de haber visitado el campo de Treblinka en junio de 1941 (Treblinka fue inaugurado en julio de 1942, o sea UN AÑO DESPUÉS), que en Auschwitz se calcinaban completamente (incluyendo los huesos) tres cadáveres por crematorio cada 20 minutos y que, apenas terminaban de ser ejecutados los prisioneros de las cámaras de gas, los funcionarios del campo solían «entrar fumando» a retirar los cadáveres (a pesar de que el HCN es tremendamente explosivo y de que se afirme que «entraban con máscaras antigas»).

UN VAPORIZADOR DE HOMBRES EN AUSCHWITZ!!!: Este relato debe estar entre los primeros lugares de idiotez y ridiculez… En el Tribunal de Nuremberg, el fiscal mayor de los Estados Unidos, señor Robert Jackson, seguramente desesperado por agregarle mas muertos imaginarios a las listas, aseguro que los guardias de Auschwitz contaban con un moderno «invento» con el que «vaporizaron» a 20.000 judíos prisioneros, según sus palabras, «en una forma tal que no quedaba ningún rastro de ellos».

Sólo en Estados Unidos las organizaciones judías habían gastado, hasta octubre de 1999, cerca de 250.000 dólares en avisos publicitarios a página completa, donde eran difamados los nombres de empresas como la Ford, Siemens, Bayer, Mercedes-Benz y varias compañías mas por el mito de que «trabajaron con esclavos judíos». Para evitar conflictos, 16 de estas compañías ofrecieron pagarles la suma 3.300 MILLONES DE DOLARES EN COMPENSACIONES, de los que mas de 2.000 iban a ser aportados por el Estado Alemán. Sin embargo, los abogados y los acongojados «familiares de la víctimas» rechazaron indignados la oferta por encontrarla «muy baja»… Querían 25.000 millones de dólares!.





Y por sobre las fábulas de muertos por millones y de cámaras de gases estarán documentos tan indesmentibles como los Informes de la Cruz Roja, al final de la guerra; ellos tuvieron acceso durante todo el conflicto a los campos sin que jamás reportaran las atrocidades descritas. Además, sus informes señalan de manera fehaciente, que los judíos muertos durante la guerra cayeron en los bombardeos, en los campos que quedaron incomunicados por la destrucción de las vías y por la epidemia de tifus que mató por igual a todos, alemanes, polacos o judíos.

Por Al Muru Andalucí

Fuentes:

*EL INFORME LEUCHTER (Primer Pericia Forense en los campos de concentración de Auschwitz / Birkenau y Majdanek) M.A.C. Ediciones
*Asociación de Antiguos Aficionados a los Relatos de Guerras y Holocaustos
*Libre opinión

«Nos colocamos bajo la protección del artículo 19 de la Declaración de Derechos Humanos, el cual estipula :<ARTICULO 19 <Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundidrlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.>Declaracion universal de los derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948 en París»

©2012-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

Holocausto Judío = Cámaras de Gas ¿El Fin de un Mito? por Al Muru Andalucí se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

3 comentarios sobre “Holocausto Judío = Cámaras de Gas ¿El Fin de un Mito? – (+ Videos)”

Deja un comentario