Crónicas: Soy jerosolimitano y me causa escozor el premio sionista Jerusalén


Que difícil cuando un presidente democrático y esencialmente del campo popular y de la revolución es embretado con un premio no tan representativo a las luchas populares por la dignidad y la libertad.

El compañero José (Pepe) Mujica, fue nominado por la Organización Sionista del Uruguay y le entregaron el Premio Jerusalén 2010.  El recibirlo como primer presidente uruguayo laureado, fue su decisión axiomática.  Lejos de esa nominación, quiero destacar de su sabia militancia, sus palabras al recibir esa entrega, “Pertenezco a quienes soñaron un camino nuevo y un día se pusieron una pistola al cinto”. Recordó la “angustia que significa toda guerra” y agregó con la simpleza de los grandes, su “búsqueda humilde de paz y concordia”.

Sus vocablos me trajeron a la memoria cuando mi maestro, el comandante líder mártir Yasser Arafat, como ingeniero constructor, se puso la pistola al cinto para recuperar nuestra patria palestina y nuestra capital Jerusalén, usurpada por los sionistas en la década del ’40 del siglo pasado. Con el paso del tiempo y el desgarró del dolor, al igual que el presidente Mujica, Arafat, angustiado por la guerra, tuvo la heroica actitud al discursar en la Asamblea General de la ONU en 1974, enfatizar y decirle al pueblo israelí frente al caluroso aplauso de los representantes de los países, excepto el de Israel que se retiró,  “Hoy he traído una rama de olivo por la paz en mi mano derecha y en la otra un fusil de combatiente por la libertad, espero no permitan que caiga de mi mano la rama de olivo”.

La fortaleza del presidente Arafat para alejar la guerra y recuperar el decoro nacional palestino, fue más allá, y tendió su firme mano al premier israelí Yitzhak Rabin para imponer la ‘Paz de los Valientes’. Rabin, fue muerto por el israelí Yigal Amir, miembro de la juventud sionista religiosa. Arafat, lo envenenó el sionista primer ministro israelí Ariel Sharon (hoy en estado vegetativo), quebrando la rama de olivo y profundizando el agobio palestino bajo la ocupación.

Vale acotar que en mi nota personal por la asunción a la presidencia del compañero Mujica, el 1° de marzo de 2010, le expresé: “Las balas que hirieron su cuerpo y las barras de hierro carcelarias fortalecieron la revolución de la década del ’60 y coronaron con la fuerza de la voluntad y la democracia aquellos principios filosóficos y libertarios con dignidad para el amigo pueblo uruguayo”. Sentimiento que inscribo por mi líder muerto y por mi pueblo palestino  que desde Jerusalén a Gaza, vive diariamente desde hace más de seis décadas una difícil situación por los tormentos de la ocupación sionista, los actuales muros de apartheid, los asentamientos ilegales y la política de limpieza étnica del gobierno israelí.

Soy de Jerusalén. Nací en la Vieja Sagrada Ciudad y en la cuna de una antigua familia palestina jerosolimitana. Las retinas y el corazón de mis antepasados vivieron el dolor provocado por muchos de los ocupantes de turno que nos sometieron. Conozco mi propio y silencioso dolor del desarraigo y la mutilación cuando en 1948 los sionistas me  arrancaron de Jerusalén y me convirtieron en refugiado con mis padres. Sin derecho al retorno. Sin derecho a mis muertos. Sin derecho a mi casa. Sin derecho a vivir en la tierra que nací.

No voy a relatar la ilegitimidad de Israel de mantener crucificada a Jerusalén. Ni voy a citar las decenas de resoluciones de la ONU y las leyes jurídicas internacionales que exigen a la potencia ocupante retirarse de Jerusalén. Tampoco voy a desarrollar la historia pre bíblica que nos adjudica la legítima titularidad  de la ciudad por ser fundada por la tribu cananea palestina de los Jebuseos 3500 aC. Solo voy hacer valer mi derecho palestino de haber nacido en Jerusalén. Reminiscencia para no consentir ni reconocer concesiones, ni títulos, ni premios que no sean legítimos de mi pueblo y mi ciudad.

Respeto al compañero Mujica,  a su revolución y a los mártires que hoy permitieron el orgullo del pueblo uruguayo a vivir en libertad.  Pertenezco también a un pueblo revolucionario por su libertad y angustiado por la guerra impuesta. Soy de Jerusalén  y tengo mi corazón partido entre mi ciudad de nacimiento y el país de mi exilio.

Soy jerosolimitano y no puedo, ni debo disimular el gran escozor que me causa que la organización que me quitó mi patria, mi ciudad y mi hogar, también se arrogue con desparpajo otorgar un premio llamado Jerusalén.


Por: Embajador Suhail Hani Daher Akel (*)

(*) – Fue el Primer Embajador del Estado de Palestina en la Argentina

– Fue el Primer Representante de la OLP en la Argentina

– Analista Internacional sobre la situación de Palestina

©2012-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

Crónicas: Soy jerosolimitano y me causa escozor el premio sionista Jerusalén por Suhail Hani Daher Akel se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

Deja un comentario