Leyendas y Folklore alrededor del Café Turco

¿Cuál es el origen del Café Turco?

El café es muy simbólico y popular en Turquía. La historia del café es muy larga; es un viaje que comenzó alrededor de los años 900 al 1000 d.C., y continúa hasta el día de hoy. Un camino que ha seguido las rutas marítimas desde lejanos países orientales hasta Europa, y por las que llegaron alimentos y productos hasta entonces desconocidos.

Volviendo a su historia, las primeras plantaciones de café fueron descubiertas en Etiopía. Sin embargo, la popularización de su producción tuvo lugar en Yemen, y en el siglo XV, los cereales y granos de café comenzaron a ser exportados a otros países árabes.

Alrededor de 1555, el café llegó a Constantinopla, la capital del Imperio romano de Oriente, que más tarde se convirtió en la capital del Imperio Otomano, hasta 1923. Hoy se llama Estambul.

El consumo de café se extendió por toda la sociedad de Constantinopla, mientras que 1615 fue el año en que apareció por primera vez en Europa, gracias al comercio entre Oriente Medio y las ciudades de Venecia y Nápoles.

Originalmente, en Turquía, esta bebida solo se conocía como café (kahve en turco), hasta la introducción del café instantáneo en la década de 1980. Para diferenciarlos, entonces se llamó “café turco” (türk kahvesi).

Cada país donde el café se prepara de esta manera reivindica este método de preparación. Por lo tanto, hay también, café armenio (Հայկական սուրճ), café bosnio (bosanska kahva) y café árabe (قهوة عربية).

En Grecia se llamaba café turco hasta la crisis chipriota en 1974, y desde entonces, el café griego (ελληνικός καφές) se ha utilizado en todas partes.

Dado su método único de elaboración y cocción, el café tradicional turco se añadió a la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO en 2013.

Hoy en día, el café se prepara “al estilo turco” en los siguientes países:

  • Oriente Medio: Chipre, Líbano, Palestina, Siria, Turquía
  • Antigua Yugoslavia: Bosnia y Herzegovina, Croacia, Kosovo, Macedonia del Norte, Montenegro, Serbia y Eslovenia
  • Otros países balcánicos: Albania, Bulgaria, Grecia, Rumanía
  • Antiguas regencias otomanas del Norte de África: Argelia, Egipto, Libia y Túnez
  • Cáucaso: Armenia y Georgia
  • Ucrania

Leyendas y Folklore alrededor del Café Turco

Elemento indispensable de la imaginación que está vinculado a las tierras de Oriente Medio, el café turco oculta innumerables significados que lo elevan de la posición de una simple bebida a un ritual repleto de leyendas, encantamiento y magia.

Un pretexto para iniciar una conversación, una ceremonia única para pedir la mano de una mujer, una herramienta para sellar contratos, o incluso para usar el poso del café para leer el futuro de una persona, el café, en Turquía, encarna todo esto y mucho más, y juega un papel muy importante en la tradición turca.

Propuesta de Matrimonio

Cuando un potencial novio va a ver al padre de la novia con su familia para pedir su mano, se le sirve café salado. El futuro marido debe tomar este café salado hasta terminárselo para demostrar su voluntad de casarse.

Se dice que, en Turquía, cuando los matrimonios arreglados eran habituales, a veces las chicas que no querían casarse con un chico ponían mucha sal en el café, como una forma de rechazar la oferta. Con los años, el número de matrimonios arreglados ha disminuido mucho, pero el café salado como una forma de demostrar la sinceridad del novio ahora se ha convertido en parte del ritual de la propuesta.

Un vaso de agua

Siempre se sirve un vaso de agua con el café turco porque a los turcos les encanta mimar a sus invitados y observan si los invitados lo toman primero. Es una forma educada de determinar si tienen hambre o no. Si un invitado bebe agua primero y luego café, significa que tiene hambre, y el anfitrión preparará rápidamente la comida.

Los posos de café en la taza

Este es el único tipo de café que se sirve con el poso en la taza. El poso que queda en las pequeñas tazas de café turco se utiliza principalmente para predecir el futuro. Al terminar la taza de café, se coloca el platillo encima, se pide un deseo y a continuación, la taza se invierte para que la capa de poso forme un patrón en el platillo. El poso se deja secar, y luego el adivino interpreta los patrones.

Esto se llama tasseomancy, el arte de predecir el futuro a través de los posos de café que quedan en la taza.

A partir del siglo XVIII, el tasseomancy comenzó a ganar popularidad en otros rincones del mundo, extendiéndose principalmente a Irán y el sur de Rusia. Más tarde llegó a Europa, siendo Francia el primer país en adoptar esta práctica, seguido por Italia.

Hoy en día, en Turquía hay aplicaciones en los teléfonos inteligentes donde se puede enviar una foto de los posos de café para que los interprete un adivino.

Delicia Turca

Otra forma de evaluar discretamente si un huésped está satisfecho es servir delicias turcas con el café. Cuando el huésped está satisfecho con su anfitrión, se come la delicia turca.

Inmenso valor

Cuenta la leyenda que uno de los primeros cafés turcos fue el preparado por Allâh y ofrecido por el Arcángel Gabriel al Profeta Muhammad, quien, agotado por el calor del desierto, logró recuperarse y derrotar a 40 caballeros.

Esta leyenda ha sido transmitida durante siglos, relatando así el inmenso valor que esta bebida tiene para la cultura de la que lleva su nombre. Un país que ha simbolizado de alguna manera las “puertas de Occidente” por esta misteriosa y fragante mezcla negra.

Proverbio del Café Turco

No hay ningún turco que no conozca este famoso proverbio:

“El café debe ser negro como el infierno, fuerte como la muerte y dulce como el amor”.

Por M. Benayoun
Con información de 196 flavors com

©2022-paginasarabes®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

12 + trece =

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.