En el mundo árabe hay muy buen cine

“En el mundo árabe hay muy buen cine”, afirman los organizadores, Edgardo Bechara El Khoury y Christian Mouroux, que reunieron films de 22 países, distribuidos en distintas secciones que resaltan una riqueza y diversidad no siempre reconocidas.

“Apuntamos exclusivamente a la calidad artística”, señalan El Khoury y Christian Mouroux ©Leandro Teysseire
“Apuntamos exclusivamente a la calidad artística”, señalan El Khoury y Christian Mouroux ©Leandro Teysseire

La problemática de la emigración árabe, con miles de refugiados sirios, quienes durante los últimos meses fueron motivo de discusión en los medios de todo el mundo y de indiferencia de buena parte de los gobiernos europeos, es sólo uno de los temas que se debatirán en el 5º Festival Internacional de Cine Latino Arabe. Más conocida como LatinArab, la muestra está organizada por la Asociación Civil Creciente Cine Fértil para la Promoción de la Diversidad Cultural, que tiene como objetivo la difusión desde la Argentina hacia América latina del cine y la cultura árabe, así como la promoción de la diversidad latinoamericana y del cine argentino en los países árabes. Esta quinta edición, que comienza el jueves en el Espacio Incaa Gaumont (al que se suman otras sedes cinco sedes), está estructurada en la programación de películas, actividades de la industria y actividades de formación. “En su quinta edición LatinArab se incorporó dentro de los festivales con mayor cantidad de público en la Argentina y entre los cinco festivales que mayor cantidad de premios que entregan. Este año vamos a entregar más de 20 mil dólares en premios, en su gran mayoría en servicios de posproducción audiovisual”, se entusiasma Edgardo Bechara El Khoury, director ejecutivo del certamen.

La selección oficial tiene tres secciones competitivas: la competencia de largometrajes árabes, la de cortos árabes y el Panorama LatinArab. “No somos un festival que seleccione para la competencia en función de que haya determinados países representados o determinados temas, que es algo que sucede bastante, sino que apuntamos exclusivamente a la calidad artística, a la originalidad, al atrevimiento de los directores, a aquellos que se corran de ciertos moldes, de ciertos modelos que desde hace unos años están hegemonizando la producción de sentido”, comenta el director artístico de LatinArab, Christian Mouroux. “Y para nosotros es importante resaltar que en el mundo árabe hay muy buen cine y eso es con lo que esperamos que se encuentre el espectador en Buenos Aires”, agrega Mouroux.

La película de apertura será El profeta, de Roger Allers, con producción de la actriz mexicana Salma Hayek. La historia libanesa de Khalil Gibran se ha convertido en un clásico mundial. Este trabajo cinematográfico consistió en convertir su colección de poemas en un largometraje. El resultado es una historia que es fiel a uno de los libros más vendidos del siglo XX. Twenty-Eight Nights and a Poem, dirigida por Akram Zaatari, es un documental libanés con estructura de ensayo visual centrado en la obra de Hachem el Madani, un fotógrafo que tuvo un estudio comercial durante varias décadas en el sur de Líbano, quien relata jugosas anécdotas de su vida profesional.

Otro de los largos en competencia es Dégradé, un film de los palestinos Areb y Tarzan Nasser, que relata la historia de una chica rusa que vive en Gaza, donde se ocupa de tener lo mejor posible un salón de belleza, que está cercano al lugar en el que opera una pandilla. Rasha Salti señala en la reseña de película que éste es “un incisivo retrato de aquellos que viven en estado de sitio, que deben seguir con sus vidas mientras la violencia se desarrolla del otro lado de sus puertas”. The Narrow Frame of Midnight, en tanto, es una coproducción entre Marruecos, Reino Unido, Francia y Qatar. El film aborda la historia de tres personas: Zacaría, un escritor marroquí-iraquí que tiene la misión aventurera de rescatar a su hermano de las garras del jihadismo; Aïcha, una huérfana que fue vendida a un criminal y que logra escaparse; y finalmente la tercera historia es la de Judith, la amante de Zacaría que fue abandonada por el escritor y que ahora desea tener un hijo. “Tenemos en cuenta la ideología de un film pero nos interesa que haya una diversidad de miradas. Evidentemente no programaríamos cosas que demonicen el mundo árabe. Pero es interesante mostrar múltiples miradas porque son 22 países, e incluso en cada país también hay una diversidad étnica, religiosa, confesional. Eso mismo ya se ve reflejado y creo que marca una postura”, explica Mouroux.

Al recuperar los temas de los países árabes, con históricos frentes de tormenta, como el conflicto palestino-israelí, o el más actual –al menos desde lo mediático– que es el drama de los refugiados sirios, Bechara El Khoury tiene su postura: “La verdad es que siempre el festival aborda diferentes momentos y diferentes sucesos, desde Charlie Hebdo, que parece haber quedado en el pasado, pero que también es un tema que el festival va a querer abordar específicamente desde lo audiovisual y desde lo filosófico”. La mayor parte de la programación referida al drama de los refugiados sirios podrá verse en la sección Fronteras Privadas-Migrantes Universales. Se trata de un ciclo de tres documentales sobre refugiados producidos por Al Jazzera Documentary Channel. En esa línea una serie de conferencias que abordarán los temas más candentes: Siria y Palestina. “Logramos programar las primeras Jornadas de Pensamiento y Reflexión Latinoárabe, una perspectiva Sur-Sur, en relación a poder abordar desde el festival y siempre con una mirada audiovisual, pero ampliada a una mirada integral tanto desde la sociología y la historia”, anticipa Bechara El Khoury.

Las dos conferencias son: “Palestina existe: el rol del cine en la reformulación de la identidad palestina” y “La crisis humanitaria del pueblo sirio”. “En la mesa sobre la tragedia que está sufriendo el pueblo sirio también vamos a realizar algunos anuncios, incluso de políticas oficiales de programas”, cuenta Bechara El Khoury, quien señala la mirada que tendrán esa charlas: “Será una mirada general sobre las causas y las consecuencias de este conflicto que ha llegado a escalas alarmantes, porque es una catástrofe humanitaria para el pueblo sirio”. El director sostiene: “Nos hace recordar mucho también a lo que sucedió en Irak: previo a la invasión y posterior a la invasión, las poblaciones civiles son las que sufren todo tipo de intento de desestabilización, incluso con críticas a los regímenes en algunos países árabes, porque lo que vino siempre después de las intervenciones fue peor. Y hoy Europa está también sufriendo las consecuencias de determinadas políticas con un flujo migratorio tanto del norte de Africa como de los países árabes, con Siria especialmente, que vuelven ingobernable la situación y que requieren también decisiones políticas más que decisiones militares”, agrega el director ejecutivo de LatinArab. La conferencia sobre el rol del cine y la identidad palestina tiene su motivo, según señala El Khoury, en que “la identidad palestina está negada en prácticamente todos los relatos audiovisuales –y muchas veces académicos– por la historia que se nos contó sobre la creación del Estado de Israel. Palestina fue un relato directamente negado tanto en el cine como en la historia. En ese sentido, hacer un cine palestino sin un Estado, sin un instituto audiovisual y prácticamente desde sus inicios en el 1900, todo ese cine palestino está orientado a decir: `Existimos, aquí estuvimos, aquí estamos y aquí vamos a seguir estando’”, plantea Bechara El Khoury.

En el marco del Festival LatinArab se desarrollará la Semana de Cine Tunecino, luego de que fueron exitosas las semanas de cine libanés y marroquí en otras ediciones. “Con Marruecos, por ejemplo, avanzamos para activar el convenio de coproducción entre Marruecos y Argentina. Se van a anunciar tres coproducciones muy fuertes durante el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. En ese marco, Túnez nos pareció el país por definición que tenía que seguir, un poco para seguir este `modelo marroquí’ que nosotros le llamamos y que tiene que ver con poder establecer rápidamente contacto entre los principales festivales argentinos y tunecinos, poder entrar en contacto con productores y directores de Túnez”, cuenta Bechara El Khoury. Desde lo político también hubo un motivo para elegir a Túnez: “Hace más de dos años, Túnez salió de la agenda mediática internacional, salvo por estos últimos atentados. Y ahora con el Premio Nobel de la Paz se le hace un reconocimiento al grupo de los cuatro tunecinos por lo que que han planteado después de las turbulentas primaveras árabes; pero lo que se reclamó era básicamente justicia social”, concluye el director de LatinArab.

* Programación completa, sedes y horarios: cinefertil.org.

Por Oscar Ranzani
Con información de Página 12

©2015-paginasarabes®

Deja un comentario