Butros Raï, el “papa” de los maronitas

La visita del cardenal Bechara Butros Raï, patriarca de Antioquia y Oriente, conmovió a los feligreses y a la comunidad libanesa mendocina.

El patriarca de Antioquía y de Oriente, en la sede maronita provincial, ubicada en Godoy Cruz, recordó el centenario de la Misión Libanesa en Mendoza
El patriarca de Antioquía y de Oriente, en la sede maronita provincial, ubicada en Godoy Cruz, recordó el centenario de la Misión Libanesa en Mendoza.
© Los Andes

Cerrando su visita a la Argentina, el patriarca de Antioquía y de Oriente, cardenal Bechara Butros Raï, estuvo en Mendoza, donde oficio una misa y participó de un almuerzo con la comunidad maronita local.

El acontecimiento fue fervorosamente celebrado por los descendientes libaneses, que llenaron la parroquia San Juan Marón, de Godoy Cruz, cuyo párroco, Pedro Chwwan, fue el anfitrión y organizador de la jornada.

La visita de quien es considerado el “papa” de los maronitas católicos, fue un suceso que no se olvidará. Además, cerró la presencia del cardenal Boutros Raï en nuestro país, luego de haber presidido en San Miguel de Tucumán una reunión de los obispos de la diáspora (es decir países que no son el Líbano, como Estados Unidos, México, Brasil, Canadá, Australia y Argentina, entre otros) y superiores generales de las órdenes maronitas libanesas.

Una de las preocupaciones debatidas en el “Jardín de la República” fue que los maronitas que viven fuera del Líbano mantengan sus tradiciones e identidad. También se habló de las vocaciones misioneras y religiosas y de la situación de violencia e inseguridad en Medio Oriente.

En cuanto al acto en la iglesia San Juan Marón, también tuvo el sentido de rendir homenaje al centenario de la Misión Libanesa en Mendoza, cuyos pioneros fueron los padres Juan y Elías Aoum, y al cincuentenario del templo de la calle Tomba al 365, de Godoy Cruz.

La parroquia fue engalanada de fiesta con banderas del Vaticano, Argentina, Líbano, de la Orden de los Misioneros Maronitas y los estandartes de grupos apostólicos, además de ramas de palmera, flores y otros ornamentos. El Gobierno de Mendoza, que declaró al visitante Huésped Oficial de la provincia, fue representado por el vicegobernador, Carlos Ciurca, mientras que el país de los cedros contó en la reunión godoicruceña con la presencia de su flamante embajador en Buenos Aires, Antonio Andary Saab.

Butros Raï vino acompañado por varios dignatarios de diferentes países, participantes del encuentro en Tucumán, y por el obispo emérito de Buenos Aires, Charbel Merhi, muy amigo de la comunidad mendocina, recientemente sucedido por el padre Habib Chamieh.

El extenso oficio religioso fue concelebrado por varios religiosos, entre ellos el obispo auxiliar de Mendoza, Sergio Buenanueva y los obispos de San Rafael, Eduardo Taussig y de San Luis, Pedro Martínez. También asistió el anterior párroco de San Juan Marón, Charbel Majluf.

La ceremonia, donde tuvo lucimiento el coro parroquial, se llevó a cabo según el rito de la Iglesia Antioqueña Maronita, con muchos pasajes en español, otros en árabe y la consagración de la Hostia, en el legendario idioma que hablaban Cristo y los apóstoles, el arameo.

Entre los asistentes a la misa, la mayoría familias libanesas de nuestro suelo, había representantes del Consejo Interreligioso de Mendoza, como el lama tibetano venerable Tashi Dhondup y el imán musulmán Mustafá El Kayat.

En un tramo de la homilía de la celebración, el patriarca, traductor mediante, tuvo expresivas palabras para el Papa Francisco.

Hay que recordar que monseñor Butros Raï, en su carácter de cardenal del Líbano, integró el cónclave de cardenales que eligió como pontífice al porteño Jorge Bergoglio.

“Tenemos en Francisco un Papa muy grande”, sostuvo el alto eclesiástico en medio de aplausos de los concurrentes. Y a renglón seguido agregó: “El Papa transmite la cultura y tradición de la Argentina, y los sueños y los anhelos del pueblo argentino. ¡Hay que apoyarlo! (y de nuevo los fieles batieron palmas). La providencia lo eligió y la Iglesia tiene la necesidad de un Papa como él, simple y humilde. Él quiere al hombre y al pobre. Tiene sentimientos humanos que el mundo necesita, un mundo que no conoce más que la guerra… en fin un Papa que quiere a Dios en un mundo que a veces pierde a Dios”. Y cerró esta parte de su mensaje con una solicitud: “El Papa tiene que ser apoyado por el pueblo argentino”, arrancando nuevos aplausos.

Antes de su referencia al jefe de la Iglesia Católica, Butros Raï reconoció públicamente que el gesto del Gobierno mendocino, al declarar a la jornada de la víspera como Día Libanés en Mendoza. Señaló luego que la provincia “es la ciudad del sol, de la luz, del vino y de la redención de sus hombres y mujeres”.

Entre la concurrencia al emocionante encuentro de San Juan Marón, estaba el decano de los libaneses de Mendoza, Jorge Juri, de 93 años, vecino de Godoy Cruz. Él fue testigo de la anterior visita de un patriarca y sobre la de ayer, sostuvo junto a nietos e hijos: “Recibir a su excelencia es algo muy fuerte para nosotros, un honor muy grande, algo que no creo que volveré a disfrutar”.

Con información de : Los Andes

©2013-paginasarabes®

Deja un comentario