Arte islámico: ”Noventa y nueve nombres del Altísimo”

patio_leones_alhambra_granada_1_a

Ya antes de su estreno, el 20 de febrero, esta exposición quedó entre los eventos más notables de la temporada.

El Museo de Bellas Artes de Moscú presenta una exposición de arte clásico islámico “Noventa y nueve nombres del Altísimo”. En ella se exhiben obras maestras de la colección del Fondo Mardjani para el apoyo y desarrollo programas culturales y científicos.

Un pebetero tallado en bronce hecho en forma de un gato procedente de Irán. Tazas cerámicas vidriadas del siglo X de Iraq. Una bata bordada en oro ornada con piel del siglo XIV de China. Pendientes de oro adornadas con filigrana del territorio de Rusia de hoy. También se expone un Corán de lujo con una historia interesante. Los calígrafos y pintores iraníes muchas veces lo perfeccionaron. A principios del siglo XVIII fue reescrito en árabe, pasado medio siglo lo completaron con una traducción persa y al cabo de varias décadas cubrieron las márgenes del libro sagrado con ornamentos de oro y lo encuadernaron en una carátula-estuche muy preciosa. Estas muestras admiran incluso a una conocedora tan experta como la directora del Museo de Bellas Artes Irina Antónova:

–Debo decir que estoy sumamente impresionada porque las muestras expuestas abren un mundo de altos sentimientos y valor estéticos. Los ornamentos, la forma de los vasos, las miniaturas, los manuscritos, los propios caracteres están hechos por una mano maestra. Son monumentos de alto arte.

El orientalista Antón Pritula considera la colección de arte islámico del Fondo Mardjani como la mejor privada de esa índole en Rusia.

–El arte islámico no surgió de la nada, en cada región se juntaron las tradiciones seculares de las culturas y civilizaciones que fueron reconsiderdas y complementadas con las tradiciones de la nueva civilización espiritual. Es importante el que la exposición esté sistematizada en orden cronológico, no temático, como se hace frecuentemente en occidente. Esto brinda la posibilidad de seguir cómo, con el correr de los siglos, bajo la influencia de diferentes circunstancias históricas, cambió el carácter del arte, qué factores influyeron en su desarrollo.

El centro de la exposición es la alfombra de oración persa del siglo XVI. En ella están bordados en oro los noventa y nueve nombres del Altísimo, que se usan en las oraciones musulmanas. Esta alfombra dio su nombre a la exposición, dice Rustam Suleimanov, presidente del Fondo Mardjani:

–Al inicio la idea fu esta: presentar cien muestras como cien obras maestras. En el proceso de los preparativos nos “faltó” una muestra y en este momento comprendimos que tal era la voluntad del Altísimo, si quieren ustedes. Al punto surgió la alusión a los noventa y nueve bellos nombres de Dios. Así resolvimos el problema del nombre de la exposición.

Para el estreno de la exposición se editó un espléndido catálogo. Además, durante tres meses que va a funcionar la exposición, los especialistas ofrecerán conferencias sobre el arte islámico.

Por  Tatiana Zaviálova

Ver Nota : La ornamentación en el arte islámico

Fuente : La Voz de Rusia

©2013-paginasarabes®

 

Deja un comentario