«Vayan elegantes como las mujeres de verdad, que atraen sin necesidad de enseñar»

twitter_arab_002
Una de las imágenes relacionadas con la campaña.

Faldas demasiado cortas, camisetas de tirantes, en definitiva, cuerpos al aire. En Emiratos Árabes Unidos (EAU) Twitter está que arde con el debate sobre la «inapropiada» vestimenta de las mujeres fuera de sus casas. «Estamos en contra de la desnudez en público, de las ropas inadecuadas, es una falta de respeto a las reglas de nuestro país y de nuestra religión», dice la joven de 23 años Asma al Muhairi (@simplyasma en Twitter), una de las creadoras de la etiqueta #UAEDressCode, de las más comentadas en las últimas horas en el país.

Al Muhairi junto con Hanan al Rayes (@noonworld), la otra promotora, dijeron estar escandalizadas por la habitual descarada manera de vestir de muchas mujeres en los centros comerciales, el Marina Mall, en Abu Dhabi, y Dubai Mall. «Lanzamos esta campaña debido a que muchos no musulmanes visitantes y residentes no están al tanto de nuestra cultura», dice Al Rayes.

La mujer insiste en que quienes suelen saltarse las normas son extranjeros. «Los árabes en general tenemos ciertos límites en función de la cultura del país. Por ejemplo, aquí lo normal es ir con ‘abaya’ (un vestido amplio y largo, normalmente, negro) y cubrirse el cabello, es muy raro ver a una mujer adulta que no lo lleve», explica.

En EAU no es obligatorio vestir ‘abaya’ como en Arabia Saudí, ni ‘burka’ (que tapa incluso los ojos) como en Afganistán, pero se espera que hombres y mujeres, nacionales o no, vistan de manera conservadora como respeto a las tradiciones.

«Nunca forzamos a nadie a vestir como nosotras, sólo les estamos pidiendo que se pongan un poco más de ropa», puntualiza a Al Muhairi.

Hasta el propio embajador británico se refirió a este asunto de la vestimenta en el número de marzo de la revista del Ministerio del Interior: «Es muy importante para los expatriados y turistas entiendan las normas de la sociedad en la que se encuentran», según recoge ‘The National’ (Abu Dhabi) en su edición impresa.

‘Una mujer no es un objeto sexual’

Varias personas influyentes en el país han apoyado la iniciativa, como el activista Jalal bin Thaneya (@Binthaneya) -conocido entre otras cosas por su idea de ir andando desde EAU a La Meca para recaudar fondos para niños discapacitados-, o el comentarista Mishaal al Gergawi(@algergawi).

«Llevar medio vestido no significa estar guapa», dice una mujer siguiendo la conversación en Twitter. «En los centros comerciales y algunos lugares públicos las faldas son tan cortas que incluso se pueden ver las partes íntimas, y no estoy exagerando. Ser libre no significa ser esclavo de los deseos sexuales. Una mujer no es un objeto sexual, pero si un hombre ve eso sólo va a pensar una cosa, en sexo», explica Bin Thaneya.

Y no es sólo cosa de mujeres, también se le pide el mismo decoro a los hombres, como recoge en su tuit Abdulla Kazim al Kendi (@AbdullaAlKendi): «Hombres, tapen su torso y muslos y no enseñen sus calzoncillos».

La mayoría de los musulmanes considera partes íntimas mucho más del cuerpo que lo que en Occidente se está acostumbrado a tapar actualmente. «Cuando llevas tiempo sin ver casi nada de piel la verdad es que llama mucho la atención ver unas piernas o unos brazos al aire», reconoce una mujer española que ha vivido durante años en Marruecos.

El activista caminante asegura que el concepto de «ser libre» debe reexaminarse. «Sólo le estamos pidiendo a la gente que se vista decentemente, después de todo, somos un país musulmán. Creo que el principal problema es que los valores de los expatriados (el 80% de la población) no son como los nuestros. Ellos en muchas ocasiones se quejan de nuestra cultura, de cosas como por ejemplo la llamada a la oración cinco veces al día o el uso de la lengua árabe. Debemos tratar de acomodarnos los unos a los otros».

«Cuando las vi sentí que me faltaban el respeto, ¡me sentí ofendida! Lo que nos encontramos en el centro comercial no era aceptable en absoluto», se queja Al Rayes sobre el ‘espectáculo’ que le llevó a expresar su malestar.

twitter_arab_001
Una de las imágenes que circulan por Twitter.

Discrepancias

«No vamos a forzar a nadie a llevar ‘abaya’, sólo queremos que se vistan decentemente y que tapen la mayor parte de su cuerpo», dice Hessa Tayed (@HessaTayeb) desde Dubai. «Si quieres una sociedad multicultural, eso es parte de ello, cierra los ojos… a no ser que sea extremadamente ofensivo», le responde un joven también emiratí Karam Bhalla (@KaranBhalla) que se pregunta cómo esperar que las mujeres vistan de manera conservadora en un país multiétnico y a 40 grados centígrados.

Como él, muchos no están de acuerdo con la campaña, similar a la que ya hace un mes se lanzó con la etiqueta de #no2nudity. Hay quien les acusa de hipócritas por movilizarse por esto y no por otros asuntos más sangrantes. «Estoy sorprendido, la esclavitud no os ofende pero una minifalda sí«, dice Tarek Fatah (@TarekFatah), columnista del ‘Toronto Sun’ y quien se define como «musulmán contra el islamismo».

A su comentario, una avalancha de críticas: «¿Qué hay de malo en lo que pedimos?»; «Antes de criticarnos debería ver cómo vive esa gente a la que se refiere en sus países», por ejemplo. Él, que no ha vivido en EAU, pero sí 10 años en Arabia Saudí contesta que el problema de la esclavitud [en referencia a los trabajadores en su mayoría asiáticos] y la prostitución son mucho más graves que la indumentaria femenina.

Además, Fatah se cuestiona qué tipo de mente enferma piensa que por llevar minifalda las mujeres van a ser violadas. «Una sociedad que legaliza el matrimonio de niños no tiene moralidad», dice tajante.

Tradiciones

«Por desgracia, hay emiratíes que no apoyan #UAEDressCode. Si no tienen este tipo de identidad, ¿cómo vamos a esperar que los extranjeros respeten nuestra cultura?», se pregunta Abdulrahman al Madani (@arahmanalmadani).

Por su parte, Bin Thaneya como muchos otros, insiste: «Los franceses pueden prohibir el burka y los europeos pueden oprimir a los musulmanes. Nosotros no queremos a gente desnuda que venga aquí a ofendernos. Vayan guapas y elegantes como las mujeres de verdad, que atraen sin necesidad de enseñar sus partes más privadas«.

Hace unos meses, la venta de alcohol en las zonas turísticas del Golfo también levantó la polvareda en la Red. Muchos se quejaban de tener que soportar a los extranjeros bebidos… la proverbial dificultad de ponerse de acuerdo.

Por Amanda Figueras

©2012-paginasarabes® 

Licencia Creative Commons

«Vayan elegantes como las mujeres de verdad, que atraen sin necesidad de enseñar» por Amanda Figueras se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

Deja un comentario