Archivo de la etiqueta: Biblia

Mitos de la Biblia: Dios plantó el árbol de la vida y de la ciencia

El Mito

Plantó luego el Señor Dios un jardín en Edén, al oriente, y allí puso al hombre a quien formara. Hizo el Señor Dios brotar en él de la tierra toda clase de árboles hermosos a la vista y sabrosos al paladar, y en el medio del jardín el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal (Gn 2, 8-9).

La Realidad

Estos dos árboles especiales son representaciones simbólicas de las
divinidades egipcias Shu y Tefnut.

En el jardín del Edén Dios plantó dos árboles, el árbol de la ciencia del bien y del mal, y el árbol de la vida. Comiendo del primero se obtenía el conocimiento moral; al comer del segundo se obtenía la vida eterna. También colocó al hombre en ese jardín para que cuidara de las plantas, pero le dijo que no debía comer del árbol de la ciencia (y así convertirse en conocedor de la moral). En cuanto a comer del árbol de la vida, Dios no dijo nada:

«pero del árbol de la ciencia del bien y del mal no comas, porque el día que de él comieres, ciertamente morirás» (Gn 2, 17).

Más tarde, la supuestamente malvada serpiente le dijo a Eva que la amenaza de Dios era inútil. Pero la serpiente, la más astuta de cuantas bestias del campo hiciera el Señor Dios, dijo a la mujer:

«¿Conque os ha mandado Dios que no comáis de los árboles todos del paraíso

Y respondió la mujer a la serpiente:

Del fruto de los árboles del paraíso comemos, pero del fruto del que está en medio del paraíso nos ha dicho Dios:

«No comáis de él, ni lo toquéis siquiera, no vayáis a morir».

Y dijo la serpiente a la mujer:

«No, no moriréis; es que sabe Dios que el día que de él comáis se os abrirán los ojos y seréis como Dios, conocedores del bien y del mal». (Gn 3, 1-5)

Adán y Eva no murieron al comer del árbol. Ciertamente, Dios temía que a continuación comieran del árbol de la vida y obtendrían la inmortalidad.


Dijo el Señor Dios:

«He ahí al hombre hecho como uno de nosotros, conocedor del bien y del mal; que no vaya ahora a tender su mano al árbol de la vida, y comiendo de el, viva para siempre» (Gn 3, 22).

¿Por qué temía Dios que Adán y Eva supieran de la inmortalidad y se convirtieran en divinidades? ¿Y por qué temía que se volvieran inmortales? Como una divinidad todopoderosa, él podría dar marcha atrás a la causa-efecto y devolver las cosas a su estado anterior.

¿Y quién es este «nosotros» al que se dirige? Las respuestas se pueden encontrar en los textos y tradiciones egipcias.

El «Texto de los Sarcófagos 80» contiene una extensa presentación filosófica del mito heliopolitano de la Creación, y contiene algunos pasajes interesantes que no se han tenido en cuenta acerca de la vida y la moralidad. Las partes más significativas para nuestros propósitos tienen que ver con los hijos de Atum, el Creador.

Los dos hijos de Atum son Shu y Tefnut, y en este texto Shu es identificado como el principio de la vida y Tefnut como el principio del orden moral, un concepto al que los egipcios se refieren como maat. Éstos son los dos principios asociados con los dos árboles especiales en el jardín del Edén, el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal.

El texto egipcio no sólo identifica estos dos mismos principios como descendientes de la divinidad Creadora, sino que el texto continúa, diciendo que Atum (a quien los editores de la Biblia habían confundido con Adán), recibe instrucciones de comerse a su hija, la cual representa el principio del orden moral. De tu hija Orden comerás. («Texto de los Sarcófagos 80, línea 63»).

Aquí tenemos una extraña correlación. Tanto el mito egipcio como el Génesis nos dicen que la divinidad principal creó dos principios fundamentales, la vida y el orden moral. En el mito egipcio, Atum debe comer del orden moral, pero en el Génesis, a Adán se le prohíbe comer de este orden.

También cabe destacar que el tema de la «serpiente en el árbol» asociado con el relato de Adán y Eva proviene directamente del arte egipcio. Los egipcios creían que Ra, el dios del Sol que rodeaba la tierra cada día, mantenía una pelea nocturna con la serpiente Apofis y la derrotaba cada noche.

Varias pinturas egipcias muestran una escena en la que Ra, que aparece con la forma de «Mau, el Gran Felino de Heliopolis», se sienta ante un árbol mientras la serpiente Apofis se enrosca alrededor del árbol, en una imagen paralela a la rivalidad entre Adán y la serpiente del árbol en el jardín del Edén.

Cuando Israel residía en Egipto, las imágenes de Ra y Atum estaban muy asociadas, y de hecho, los egipcios reconocían a una divinidad compuesta llamada Atum-Ra. Al reemplazar a Ra con Atum en el tema de la «serpiente en el árbol», la imagen se acerca todavía más al relato bíblico, que confundía a Atum con Adán.

Por Gary G.


©2018-paginasarabes®

Irán conserva una de la Biblias más antiguas del mundo

Una de las ediciones de las Biblias más antiguas del mundo. ©Iránfrontpage
Una de las ediciones de las Biblias más antiguas del mundo. ©Iránfrontpage

Los responsables de su custodia conservan el ejemplar como oro en paño. Y aunque aseguran que su valor espiritual supera cualquier cifra, nunca se sabe si algún día las autoridades persas aceptarán el cheque en blanco que cada tanto en tanto ofrece el Vaticano para adquirir el sagrado libro.

La Biblioteca Central de Tabriz, ciudad situada al noroeste de Irán, alberga una de las ediciones de la Biblia más antigua del mundo. Se trata de un manuscrito del quinto libro del Nuevo Testamento, los ‘Hechos de los Apóstoles’, que narra la historia del período apostólico del Santo Libro. La edición está escrita en siríaco, lengua procedente del arameo que en el siglo VIII fue remplazada por el árabe.

Según dió a conocer el rotativo persa Farhikhtegan, los expertos no han sido capaces de determinar la fecha exacta de la redacción del manuscrito, si bien aseguran que su última restauración se llevó a cabo hace 800 años en un pueblo del Azerbaiyán iraní.

El libro fue escrito sobre piel de pescado – no se especifica de qué variedad-, y pese al paso del tiempo, sus páginas conservan la tinta con la que fue estampado el texto en perfecto estado.

Al principio, los expertos que analizaron el volumen creyeron que se trataba de una Escritura con sendas ediciones de Zabur y Torah, libros sagrados anteriores al Corán, según el Islam. Pero estudiosos europeos de la lengua siria concluyeron que se trata de una edición original de parte del Nuevo Testamento. Una de las más antiguas del mundo.

Al parecer, el último propietario del ejemplar trató de venderlo al extranjero a principios del siglo pasado, pero la recién estrenada dinastía Pahlavi impidió su venta. Desde entonces, se encuentra custodiado en la Biblioteca de Tabriz. Su valor es tal que en tiempos muy antiguos el libro en cuestión sirvió como patrón para la moneda de Irán.

Según ha asegurado el director de la Organización de Bibliotecas Públicas de Azerbaiyán Oriental, Manuchehr Jafari, la Santa Sede ha intentado adquirir el ejemplar en varias ocasiones, ofreciendo un cheque en blanco a la República Islámica, que se niega a desprenderse de la antigua Biblia.

Una de las preocupaciones que existen en torno a esta edición es si su traducción será fiel al texto original, dado que solo unos pocos expertos en todo el mundo tienen un conocimiento exhaustivo de la lengua siríaca.

Por Zahida Membrado
Con información de El Mundo

©2016-paginasarabes®

Mitos: ¿realmente Caín mató a Abel?

Caín matando a Abel- Peter Paul Rubens (1608)
Caín matando a Abel- Peter Paul Rubens (1608)

El Mito

Conoció el hombre a su mujer, que concibió y parió a Caín, y dijo: «El Señor me ha dado un varón».  Volvió a parir, y tuvo a Abel, su hermano. Fue Abel pastor, y Caín labrador; y al cabo del tiempo hizo Caín una ofrenda al Señor de los frutos de la tierra, y se la hizo también Abel de los primogénitos de su ganado, de lo mejor de ellos; y agradóse el Señor de Abel y su ofrenda, pero no de Caín y la suya. Se enfureció Caín y andaba cabizbajo, y el Señor le dijo:

«¿Por qué estás enfurecido y por qué andas cabizbajo? ¿No es verdad que, si obraras bien, andarías erguido, mientras que, si no obraras bien estará el pecado a la puerta como fiera acurrucada, acechándote ansiosamente, a la que tú debes dominar? Cesa, que él siente apego a tí, y tú debes dominarle a él».  Dijo CaínAbel, su hermano: «Vamos al campo». Y cuando estuvieron en el campo, se alzó Caín contra Abel, su hermano, y le mató.

Preguntó el Señor a Caín: «¿Dónde está Abel, tu hermano?» Contestóle: «No lo sé. ¿Soy acaso el guardián de mi hermano?» Y le dijo Dios: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano está clamando a mí desde la tierra (Gn 4, 1-9).

La Realidad

El relato de Caín y Abel tiene sus orígenes en el conflicto entre Set y Osiris, pero posteriormente la narración recibió la influencia de los mitos sumerios sobre un pastor llamado Dumuzi.

Adán y Eva tuvieron tres hijos varones llamados Caín, Abel y Set. Caín mató a Abel y Set fundó la línea de descendencia hebrea desde Adán hasta Abraham. Hay paralelismos entre estos tres hijos de Adán y Eva
y los tres hijos de Geb y Nut, los dioses Osiris, Horus, y Set, en el ciclo heliopolitano de la Creación. La narración del Génesis no sólo conserva uno de los nombres egipcios (Set), sino que, igual que en la narración egipcia, un hermano mata al otro y el tercero funda la línea de sucesión legítima. A pesar de los paralelismos, el autor del Génesis parece haber estado confundido acerca de quién es quién en la narración original.

Por G.Greenberg

©2016-paginasarabes®

Mitos: ¿fueron Adán y Eva los primeros humanos?

Paraíso - Peter Paul Rubens,(1610-1615)
Paraíso – Peter Paul Rubens,(1610-1615)

El Mito

Este es el libro de la descendencia de Adán. Cuando Dios creó al hombre, lo hizo a imagen suya. Los hizo varón y mujer, y los bendijo, y les dio, al crearlos, el nombre de Adán. Tenía Adán ciento treinta años cuando engendró un hijo a su imagen y semejanza, y lo llamó Set; vivió Adán después de engendrar a Set ochocientos años, y engendró hijos e hijas. Fueron todos los días de la vida de Adán novecientos treinta años, y murió (Gn 5, 1-5).

La Realidad

Adán y Eva son las divinidades egipcias Geb (la tierra) y Nut (el cielo). Sus hijos son los hijos de la tierra y el cielo.

Al principio del segundo relato de la Creación en el Génesis, nos cuentan que las historias que siguen son sobre la familia del cielo y la tierra. Los personajes principales en esos relatos son Adán y Eva y sus hijos, CaínAbel, lo cual sugiere que la familia de Adán es la familia del cielo y la tierra.

Al principio, la Biblia se refiere a Adán y Eva como «el Adán» y a Eva como «la mujer».  Durante el transcurso de la narración, tiene lugar una sutil transformación en la terminología y estos son conocidos como AdánEva. Aunque se sugiere en estos primeros relatos que Adán y Eva fueron los primeros humanos, hasta Génesis 5, 1 no se produce una conexión directa. En ese momento, la Biblia presenta la primera de varias genealogías que colocan a Adán como el antecesor de la raza humana, trazando una línea de descenso que pasa por Noé hasta los patriarcas bíblicos.

Adán y Eva no eran los mismos humanos creados el sexto día. Ellos fueron creados «al tiempo de hacer el Señor Dios la tierra y los cielos», lo cual tuvo lugar el segundo día. ¿Fueron ellos unos humanos distintos a los creados el sexto día, o fueron originariamente algún tipo de divinidades cósmicas?

En el mito babilonio de la Creación, los cielos y la tierra eran las mitades seccionadas de un monstruo muerto conocido como Tiamat. Puesto que estos dos trozos de cuerpo sin vida no engendraron a ningún hijo, el mito babilonio no puede servir como prototipo para la narración bíblica.

Sin embargo, si analizamos el mito heliopolitano de la Creación, encontraremos parte del material de origen para el segundo relato de la Creación.

Según los heliopolitanos, Geb (la tierra) y Nut (el cielo) tuvieron tres hijos, Osiris, Set y Horus, y dos hijas.

Las relaciones entre los miembros de esta familia protagonizaban un papel importante en la mitología egipcia. Un relato cuenta cómo Geb (la tierra) y Nut (el cielo) desobedecieron a la divinidad principal y de cómo ésta castigó a Nut con dificultades para dar a luz. Otro cuenta cómo Shu (el firmamento, hijo de Atum y padre de Geb) extrajo a Nut del cuerpo de Geb y separó el cielo de la tierra. Y una tercera explica cómo uno de los hermanos mató al otro hermano, y de cómo el tercer hermano fundó la línea de los herederos legítimos al trono egipcio.

A muchos de los que conocen el relato de Adán y Eva probablemente estarán familiarizados con estas tramas. Dios separó a Eva del cuerpo de Adán; los dos desobedecieron la orden de Dios; Dios castigó a Eva con dificultades para dar a luz; Adán y Eva tuvieron tres hijos, Caín, Abel y Set, de los cuales uno, Caín, asesinó a otro hermano, Abel y el tercero fundó la línea de descendientes desde Adán hasta Abraham.

Los dos esquemas genealógicos coinciden tanto que uno no puede llegar a otra conclusión: el Génesis recibió la influencia del modelo egipcio. Esto significa que Adán y Eva tuvieron una encarnación original como las divinidades egipcias Geb, Nut y sus tres hijos, Caín, Abel y Set, en correspondencia con los tres hijos de Geb y Nut, Osiris, Horus y Set.

Los editores posteriores de la Biblia, sin embargo, tuvieron problemas a la hora de presentar estos relatos sobre las antiguas divinidades egipcias. Por una parte, los hebreos eran monoteístas y no creían en estos dioses; por otra parte, estos relatos tenían una gran difusión y eran muy conocidos. Los editores de la Biblia decidieron desmitificar las divinidades y reescribir los relatos como si trataran sobre humanos en vez de dioses.

Por consiguiente, cuando intentaron integrar los dos relatos bíblicos de la Creación en un único relato continuo, tuvieron que cambiar los relatos para dar a entender que Adán y Eva eran los primeros humanos, idénticos a los humanos nacidos el sexto día. Esta interpretación ha ejercido una gran influencia a lo largo de la historia sobre los teólogos judíos y los teólogos cristianos.

Sin embargo, a pesar de los hábiles y exitosos esfuerzos de los editores, continuamos viendo una gran cantidad del simbolismo mitológico original.

Por G.Greenberg

©2016-paginasarabes®