Boabdil y Córdoba en la visión de Nizar Kabbani

.
.

Este texto, penetra directa y decididamente en el pasado histórico y se refiere a un personaje concreto: Boabdil, el desventurado último emir nazarí de Granada. Es un poema largo y transparente, por lo que hay que escribirlo en su integridad. Refleja con excelente y emocionante nitidez la relación que se establece —sus posibilidades y sus límites, sus luces y sus sombras—entre esos dos motivos básicos que acicatan al poeta en su aproximación a al-Andalus/España.

Nunca he querido ser ojal de un traje,
hilo de un traje,
excepto en el Museo del Ejército de Madrid:
el traje es el de Boabdil
y la espada, la suya.
Los turistas circulan sin pararse
ante el traje y la espada,
pero, yo.
Mil razones me ligan a este traje y su dueño.
Y lo mismo que un huérfano se queda contemplando
el juvenil retrato de su padre,
asi me quedé yo ante la vitrina cerrada.
Suplicante ante aquellos bordados,
devorando, hilo a hilo. aquel tejido
Y, con todo,
no me dejó Abu-Abdallah solo en la ciudad.
Porque todas las noches,
vistiéndose su manto,
dejaba su vitrina del Museo del Ejército
y se venía conmigo a pasear por la Castellana.
Y me iba enseñando, una por una,
a todas sus herederas andaluzas …
«¿Sabes quién es ésa?»
«No … »
«Pues se llama Nawwar Bent Ammar,
y su padre, Aminar Ben Ahnaf,
era un hombre virtuoso y hacendado.»
—Y Nawwar palpitaba igual que una paloma,
y se erguía ante nosotros igual que una palmera—
«¿Y por qué no la llamas, Abu-Abdallah …»
«No te canses, porque no sabe ya cómo se llama»
«¿Qué dices?»
«¿Que no se acuerda ya ni de su nombre?»
«Pero eso es imposible»
«No … A veces pasa eso …
Y ahora se llama Nora Benalamar
en vez de Nawwar Bent Animar»
«¡Oh, Nora … Nora …»
«¿Qué quiere …?»
«Nada importante.
Que este hombre era amigo de tu padre, allá en Damasco,
y quería conocerte»
«¿Amigo de mi padre, y en Damasco … ?»
«Sí, … Mas tú no puedes acordarte,
porque eras muy niña por entonces»
«Tal vez …»
«Hasta la vista …»
«Buenas noches …»

Nizar Kabbani
Córdoba, 12 de agosto de 1955

©2013-paginasarabes®

Deja un comentario