Por qué el público sigue leyendo «El Profeta» de Khalil Gibrán

gibran_khalil_gibran_102938423_a

El Profeta de Khalil Gibrán

Con más de cien millones de copias vendidas, Jalil Gibrán es uno de los poetas más populares del mundo. Pero para la gran mayoría de los críticos, su obra más conocida, «El Profeta», no posee mayor valor literario. Shoku Amirani y Stephanie Hegarty, del Servicio Mundial de la BBC, indagan qué tiene este libro del artista líbanoestadounidense que despertó y aún sigue despertando tanto interés en el público

Desde que apareció en 1923, el libro nunca ha dejado de publicarse. Traducido a más de 50 idiomas, todos los años figura en la lista internacional de libros más vendidos y aunque la intelectualidad de Occidente nunca reparó en él, versos del «El Profeta» se han colado en innumerables canciones, discursos políticos y también en bodas y funerales.

«Es muy apropiado para una variedad de situaciones y fundamentalmente para esos momentos importantes de la vida. Por eso es un libro que suele regalarse a un enamorado o con motivo de un nacimiento o una muerte. Esto le ha garantizado su amplia difusión, que también se ha hecho de boca en boca», explica Mohamed Salah Omri, catedrático de Literatura Árabe Moderna de la Universidad de Oxford.

Los Beatles, John F. Kennedy e Indira Gandhi son algunos de los que han sido influidos por las palabras del poeta.

En opinión de la religiosa Laurie Sue, quien ha oficiado cientos de bodas en las que leyó fragmentos de «El Profeta», el libro «tiene una manera particular de hablarle a la gente en distintas etapas de su vida. Tiene esa cualidad mágica que hace que cuanto más lo leas, más lo entiendas».

«Pero a la vez no promociona ninguna clase de dogma y por eso es accesible para cualquiera, ya sea judío, cristiano o musulmán».

El libro está conformado por 26 poemas en prosa pronunciados en forma de sermón por un sabio llamado Almustafá. Este hombre se encuentra a punto de partir hacia su tierra después de 12 años en exilio en una isla, cuando sus habitantes le piden que comparta su sabiduría sobre los grandes temas como el amor, la familia, el trabajo y la muerte.

Su popularidad alcanzó su apogeo en los años 30 y luego en los 60, cuando se convirtió en la biblia de la contracultura.

«Mucha gente se alejó de la iglesia y se volcó a (la ideología) de Gibrán», explica Juan Cole, historiador de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, quien tradujo del árabe varias de las obras del autor.

«Él ofrecía un espiritualismo universal sin dogma, en oposición a la ortodoxia religiosa, y su visión de la espiritualidad no era moralista. De hecho, alentaba a la gente a no ser crítica»

gibran_khalil_gibran_a

Juan Cole, Universidad de Michigan

A pesar de la inmensa popularidad de sus escritos, o quizá debido a ello, «El Profeta» fue catalogado en Occidente como simplista, inocente y carente de sustancia.

«Aunque la mayoría de sus obras estaban escritas en inglés, no pasaron a formar parte de la literatura relevante en ese idioma», explica Cole.

«Los académicos occidentales lo consideraban un bobo porque resultaba atractivo para las masas. Creo que Occidente no lo comprendía. Ciertamente él no lo era y de hecho sus obras en árabe están escritas en un estilo muy sofisticado».

Incluso su editor, Alfred A. Knopf, sentía hacia su obra una especie de desprecio. Cuando en 1965 le preguntaron quién leía «el Profeta», respondió que no tenía la menor idea. «Debe ser un culto», dijo. Sin duda un comentario bastante desagradecido de su parte ya que gracias a «El Profeta» recaudó sumas de dinero no poco considerables.

Gibrán, el revolucionario

En Líbano, su país natal, Gibrán sigue siendo un héroe literario.

Su estilo, alejado de la escuela clásica, marcó el inicio de un nuevo movimiento en la prosa poética de la literatura árabe.

Para los árabes, Gibrán es un rebelde, tanto en el sentido literario como en lo político. Él emigró a Estados Unidos cuando tenía 12 años, pero regresó a Líbano tres años más tarde a estudiar. Allí fue testigo de las injusticias que sufrían los campesinos bajo los gobernantes otomanos.

«Era cristiano y veía las cosas que se estaban haciendo en nombre del cristianismo y no podía aceptarlas», explica Suheil Bushrui, Profesor de la Universidad de Maryland, en EE.UU.

En sus escritos, Gibrán denuncia la opresión de las mujeres y la tiranía de la iglesia y hace un llamado para liberarse del dominio otomano.

«Lo que hacía era revolucionario», dice Cole. «Por eso dentro de la literatura árabe es visto como un innovador, similar a la figura de W.B.Yeats para Occidente», añade.

Los líderes políticos consideraban que sus ideas eran dañinas para los jóvenes y uno de sus libros, «Espíritu rebelde», fue quemado en el mercado de Beirut apenas salió publicado.

Con información de :  BBC

©2012-paginasarabes® 

Licencia Creative Commons

Por qué el público sigue leyendo «El Profeta» de Khalil Gibrán por BBC se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

Deja un comentario