La música, catalizador y bandera de Palestina: Fermin Muguruza – (Video)

checkpoint
Odisea cotidiana en los retenes sionistas.

Checkpoint Rock nació de la urgencia por hacer algo. Cuando las autoridades israelíes bombardearon Líbano, en 2006, «Desde el punto de vista de músico, ¿qué podemos hacer?»: cruzar los retenes y capturar los sonidos.

«Un pueblo que canta no muere», dice el músico palestino Shadi Al-Assi desde un campo de refugiados de Belén. Por primera vez, el documental Checkpoint Rock, canciones desde Palestina crea un mapa sonoro palestino, que abarca desde lo tradicional hasta el rock y el hip hop. Y refleja, ante todo, a pesar de la adversidad, esperanza. «Volveremos al amor, volveremos para la paz», canta Shadi.

“La música es un elemento cohesionador. Es el único elemento que logra visualizar que hay un país que se llama Palestina, que no existe solamente una comunidad árabe que es 20 por ciento de la población en Israel, que no existe sólo la comunidad ocupada de Cisjordania o en la mayor cárcel del mundo –Gaza–, sino que todos, a través de sus propuestas, cuando cantan se convierten en un solo país. Incluso los que están en el exilio. La música es el gran catalizador, es la gran bandera de ese país llamado Palestina. Porque, estén donde estén, ellos son el país: se suben al escenario y en ese momento ese escenario es su país”, contó el músico vasco Fermin Muguruza, director de Checkpoint Rock.

«Ésta es una película en defensa de la vida y contra la muerte», escribió el realizador y coguionista peruano-español Javier Corcuera (La espalda del mundo), quien conoció a Muguruza en 1998 en Chiapas, durante un viaje de la Comisión Civil Internacional de Observación de los Derechos Humanos.

Influencia de poetas

El equipo realizador cruzó retenes y viajó a Palestina para estar con artistas palestinos, con el poeta Mahmud Darwish como conductor. «Casi todos los grupos (de todo tipo) tienen canciones de Mahmud», dijo Muguruza. Efectivamente, jóvenes raperos como el grupo DAM dicen que sus primeras influencias fueron los poetas palestinos, en primer lugar Darwish. Muguruza enfatizó la importancia de los poetas en el mundo árabe.

El equipo realizador había quedado de ver a Darwish luego de una operación a la que se iba a someter, pero murió durante la intervención.

Darwish «es el poeta nacional, pero además el héroe nacional (como se ve en la escena de su entierro)». Estuvo exiliado en Líbano y «en Beirut llegó a dar un recital para 25 mil personas», contó Muguruza.

Con su muerte «se detenía el corazón de Palestina», escribió Corcuera.

«Mahmud sirve de guía poética en la película», contó Muguruza.

Les impidieron entrar a Gaza, por lo que pidieron a Ayman, un rapero de Gaza, que fuera a Ramala para que lo filmaran. «Durante el montaje de la película llegó la noticia del comienzo de los bombardeos a Gaza y supimos que uno de los misiles había caído en casa de Ayman. El ejército de Israel mató a su padre y destrozó su casa», dijo Corcuera, quien dedica el documental al músico y su familia.

A pesar de que mataron a su padre, Ayman no clama venganza. Muguruza opinó: «Creo que los músicos son los únicos que hacen ese discurso tan alentador, tan colorido».

¿Qué les da esperanza?

«Los mantiene fuertes la convicción de que no les queda otra», contó Muguruza. Y recordó una escena en Paradise Now, en la que dos atacantes suicidas platican y uno le comenta al otro que en Suecia tienen una alta tasa de suicidios. Les parece rarísimo. «Para ellos la vida y la muerte tienen un sentido; no entienden el suicidio por estar cansado de la vida. Lo más impactante es que les destruyen las casas, la universidad, las instalaciones de radio, los periódicos y, una vez todo destruido, al día siguiente empiezan a construirlo de nuevo», dijo Muguruza.

©2011-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

La música, catalizador y bandera de Palestina: Fermin Muguruza por Páginas Árabes se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

Deja un comentario