Calabaza,calabaza cada uno para su casa

calabazas_1

La calabaza es uno de los alimentos más conocidos en todo el mundo. Gracias a sus propiedades alimentarias y medicinales ha sido herramienta útil en la evolución del ser humano. Aunque existen varios tipos de calabazas, las especies más comunes son la Curcubita maxima (calabaza amarrilla) y la Curcubita pepo, mejor conocida como Calabacín o Calabaza de Castilla.

Los historiadores dicen que es originaria de Asia meridional, no obstante hay relatos que en Babilonia se cultivaron algunas especies de calabazas comestibles, incluso hay indicios de  que los egipcios cultivaron las suyas a la vera del Nilo. El nombre español de la calabaza fue un legado árabe, qar’a Yabisa (kerábat, plural de kerbah que significa odre), la calabaza era utilizada para transportar agua, así como la actual cantimplora. También es una derivación del término persa kharabuz que se designa para melón (khar que significa grande y buza que se utiliza para designar fruto de aroma fragante) .  En inglés la palabra pumpkin tuvo su origen de la palabra griega pepon que significaba melón grande. Los franceses modificaron la palabra pepon por la palabra nasal pompon. Los ingleses cambiaron la palabra pompon por pumpion. Y los colonos americanos transformaron la palabra pumpion por la de pumpkin.

Los pueblos celtas ahuecaban nabos y ponían carbón dentro de ellos. Colacaban estos nabos en las tumbas, para iluminar a sus difuntos el camino de regreso al mundo de los vivos .

Cuando los irlandeses llegaron a América, conocieron las calabazas, confirmando que éstas eran más grandes y fáciles de ahuecar que los nabos, y se cambió la tradición de meter una luz dentro de un nabo.

En la actualidad hay quienes ponen una vela dentro de una calabaza por cada difunto en la familia, se depositan  en los portales o ventanas de la casa para que los espíritus no perturben.

Al pertenecer a una gran familia, y a que los vegetales también van evolucionando,es que sea difícil precisar su genealogía ancestral. Y debido a que la botánica clasifica a los vegetales por las características sexuales de sus flores, no es descabellado pensar que mientras las sandías evolucionaban en medio oriente, junto con los melones y los pepinos, otros parientes lo hacían de forma diiferente en Meso y Sur América, donde existen relatos de su uso desde al menos 5000 años.

La calabaza por siglos ha sido muy útil. Por ejemplo, los nativos americanos cortaban y secaban las tiras de la calabaza para hacer pequeñas alfombras. Como si fuera poco la planta es muy versátil. Para que tengan una idea, las semillas de la calabaza se tuestan y se comen como merienda; las flores se comen; es fuente sólida de vitamina A, C y de potasio; es 90 por ciento agua; las tiras de calabaza se asan al fuego y son comestibles. Y también la planta es fuente de alimento para las aves y animales.

Las propiedades medicinales de la Curcubita son bien conocidas. Por ejemplo, las semillas secas ayudan a la eliminación de parásitos intestinales. Se ha usado la planta en homeopatía como remineralizante y contra los mareos y los vómitos. La pulpa se usa en cataplasmas emolientes. Las semillas en horchata son útiles contra la nefritis y las inflamaciones de la vejiga y de la uretra. La decocción de la pulpa se utiliza contra la irritación intestinal y la papilla como remedio auxiliar contra las quemaduras. Las flores son diuréticas.

Para muchos el pie de calabaza es lo que la hizo famosa. Sin embargo, los colonos no hacían el pie como lo conocemos ahora. Ellos cortaban la parte superior de la calabaza, removían las semillas, y la llenaban de leche, miel y especias. Entonces la horneaban en las cenizas del fuego.

Calabaza rellena de setas y alcachofas

calabaza_rellena

Ingredientes para cuatro personas

4 trozos de calabaza de unos 350 gr cada uno (elegiremos los que puedan ser utilizados como cuenco una vez vaciados.)
250 gr de setas variadas.
6 alcachofas
Dos cucharadas de cilantro picado
Una cucharadita de bayas de enebro
Aceite de oliva
Sal
Pimienta

Procedimiento:

Limpiar las alcachofas y utilizar sólo el corazón que cortaremos en mitades o cuartos, según su tamaño, y que pondremos a hervir al vapor durante sólo diez o doce minutos. Reservamos.

Triturar en el mortero las bayas de enebro y el cilantro, añadir un chorro de aceite de oliva y mezclar bien. .

Lavar y limpiar las calabazas y extraer parte de la pulpa cuidando de no romper la cáscara.

Salpimentar el interior de los cuencos y barnizar con parte de la picada de cilantro y enebro.

Mezclar el resto de la picada con la pulpa reservadada

Hervir al las calabazas y su pulpa  al  vapor hasta que estén tiernas pero no muy blandas. Reservamos hasta que estén frías.

Limpiar y trocear las setas y mezclar con la pulpa de las calabazas y los corazones de las alcachofas también troceados. (Reserve algunos trozos para adornar la presentación).

Cuando las calabazas estén frías , agregamos un poco más de la pulpa y la mezclaremos con el relleno. Corregimos de sal y las rellenamos con esta mezcla.

Hervir al vapor unos ocho o diez minutos para que se hagan las setas y acaben de cocerse alcachofas y calabaza. (No olvide incluir los trozos de alcachofa reservados si ve que no están muy blandos.)

Servir estos cuencos de calabaza adornados con los trozos de alcachofa reservados, aliñarlos con un hilo de aceite de oliva y una pizca de sal.

Un Cuento

En Jerusalem, vivían un campesino muy pobre y un rico comerciante. Un año, el campesino sembró calabazas en su pequeña huerta. En poco tiempo, las semillas empezaron a engordar bajo la tierra y echaron raíces, tallos, hojas y frutos. Pero he aquí que una de las plantas siguió creciendo y creciendo hasta alcanzar un tamaño gigantesco. Todo el mundo se acercaba a la huerta para admirar tal prodigio de la naturaleza.

Llegó el tiempo de la cosecha y el campesino decidió regalar la calabaza gigante  al rey. -Sin duda tienes que ser un hombre afortunado por poseer esta fantástica calabaza -dijo el rey. -Mi señor, yo soy un pobre campesino sin fortuna. Mi mujer y yo hemos trabajado mucho esta tierra, pero nunca hemos podido ahorrar ni un céntimo. -Desde ahora serás rico -dijo el rey. Y le regaló cuarenta ovejas, oro y maravillosas telas. Y a partir de ese día, el campesino no volvió a pasar apuros.

Cuando el rico comerciante se enteró de la suerte del campesino, decidió llevar al rey espléndidos regalos. Estaba seguro de que le recompensaría más que al campesino porque sus regalos eran más valiosos. El rey admiró los obsequios del rico comerciante y, pensativo, dijo: -Te agradezco mucho tus maravillosos regalos. Yo también quiero darte lo más precioso que poseo.

El comerciante no cabía en sí de alegría. ¿Qué le regalaría el rey ? Cuando aparecieron los ayudantes del rey, el comerciante palideció. ¡En sus manos llevaban la calabaza gigante del campesino!…

Y el cuento acabó
y el viento se lo llevó;
cuando lo vuelva a encontrar
te lo volveré a contar

Referencias:
Receta de Gastrocinemia
Nutrición

©2015-paginasarabes®

Licencia Creative Commons
Calabaza,calabaza cada uno para su casa se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en http://paginasarabes.com/2015/12/14/calabazacalabaza-cada-uno-para-su-casa/.

Deja un comentario