Espadas Árabes – Las armas virtuosas de Medio Oriente

Alí ibn Abi Talib (P)

Las poderosas espadas árabes gozaron de gran fama por ser fuertes y eficaces, además por su formidable belleza y diseño. Fueron usadas por los pueblos Orientales como árabes, turcos otomanos y persas.

Las espadas árabes son espadas muy finas y ligeras, de un sólo filo, con un peculiar diseño tanto en sus hojas (rectas o curvas), como en sus empuñaduras de clara simbología árabe. La espada árabe más conocida es la cimitarra que tiene la particularidad de su hoja curva que, aunque en principio pueda parecer incómoda, era muy práctica usada a caballo ya que no se introducía en el cuerpo del enemigo, pero sí producía contundentes cortes a los contrincantes.

Cimitarra

La Espada Cimitarra es un arma refinada y decididamente cortante, con un solo filo y una empuñadura protectora. Su origen lo solemos hallar en Persia, si bien fue utilizada también en la India durante los siglos XIII y XIV. Sin duda, su larga y curvada hoja estaba diseñada para acuchillar profundamente. Al ser curva lo que se logra es que la hoja corte pero siga su trayectoria.

La voz cimitarra sirve en Occidente para referirse a cualquier sable curvo musulmán u oriental. Los árabes prefirieron la cimitarra a la espada recta, y el solo hecho de evocar su nombre nos transporta de inmediato al recuerdo de esas luchas entre templarios y sarracenos, pero también solemos asociarla a fascinantes personajes como Sandokán o Simbad el marino, los cuales, con su asombroso manejo de este arma, conseguían el respeto de sus adversarios.


Espada jineta de Boabdil

Espada Jineta o Nazarí

La espada Jineta, muy conocida como espada nazarí, introducida en Al-Ándalus, era un tipo de espada recta, de doble filo con canal hasta la mitad, de empuñadura huesiforme y con pomo redondo, de una sola mano, y cuyos arriaces de forma redondeada caían hacia la hoja dejando un mínimo espacio entre sí. Pero sin duda, su característica más importante era el grandioso trabajo y calidades de los materiales con los que se fabricaban las empuñaduras.

Alfanje

Sin duda, el Alfanje, importante arma árabe de un solo filo y a una mano, corta, curva en su último tercio, más ancha que la cimitarra, algunas veces acanalada, y que era usada para tajos. Se podía manejar mejor que la espada o sable en espacios más reducidos, al ser mas corta que ellos. Aunque en la punta no era extraño que tuviese dos filos. Su nombre es una variante castellana de una palabra árabe, que significaba puñal. Se utilizó mucho en la Edad Media y el Renacimiento.

Kabila de hoja curva

Kabila de hoja curva

Tiene el diseño de la empuñadura como la espada Jineta Nazarí y la hoja como la de una espada cimitarra. Es similar a una gumia pero más larga.

La espada de Alí ibn Abi Talib

La espada de Alí ibn Abi Talib

Muhammad (571-632) además de Profeta del Islam fue un guerrero que llegó a controlar las ciudades y rutas comerciales de Arabia. Su ejército se caracterizaba por una gran disciplina fruto de su carácter de hermandad y sobre todo del vínculo religioso derivado de la nueva religión.

Entre los distintos textos que no constituyen el Corán al no ser parte del mensaje del arcángel Gabriel, están los relatos sobre las armas mágicas de Muhammad. En estos textos apócrifos se llega a dar un origen divino a las armas que empleaba su Profeta al ser entregados en persona por el arcángel…

La más importante y conocida de estas armas es la Dhu´l-faqar o Zulfiqar (ذو الفقا). Es una extraña espada de punta bífida como si fuesen unas tijeras que se convirtió durante largo tiempo en un símbolo del califato y del poder islámico. El origen de sus distintos nombres nos hace difícil descubrir su verdadero significado por lo que daré alguno de los más habituales: el cinturón de Orión (por su origen celestial); muesca, surco. Aunque los actuales historiadores defienden que significa espada de doble filo.

La primera mención se produce durante la batalla de Uhud , el 23 de marzo del 625. El ejército de Muhammad se enfrentó contra una fuerza liderada por Abu Sufyan de la Meca en la que solo 700 infantes 50 arqueros y solo 4 jinetes según los relatos de la época y el Corán (8:36) a unos 3.000 infantes, 300 camelleros y 200 jinetes. Ante la difícil situación Muhammad debía levantar la moral de sus hombres y ofreció su espada al más valiente de los guerreros, como se refleja en este dialogo:

¿Quién quiere llevar mi espada?.- Yo quiero, Profeta de Al·lâh, le respondieron todos.- ¿Quién va a tener el valor de llevarla?, les volvió a preguntar- ¿Cómo puedo tener el valor de llevarla?, le preguntaron todos- ¡Quien golpee la cabeza de los infieles con ella!, respondió él.

Pese a la superioridad numérica de los paganos de la Meca, los seguidores del Islam combatieron duramente destacando entre ellos el primo y yerno de Muhammad. Alí ibn Abi Talib (600-661), combatió según todos los relatos con una espada bífida que sería la Zulfiqar.

¿Cómo llegó a sus manos la espada de Muhammad? . Según los textos en medio del combate Alí perdió su arma tras romper el escudo y el casco de uno de los más fuertes guerreros de la Meca. Y su primo le entregó su propia espada bífida a Alí para reemplazar su espada quebrada. Viendo como Alí combatía duramente pese a la derrota clara de las tropas islámicas una voz gritó “No hay héroe y hombre como Alí; no hay espada como dhu´l-faqar”. Según la mayoría de los textos fue el propio Muhammad quien alabó a su primo mientras que otros defienden que fue un guerrero anónimo; siendo los textos shiitas los que defienden que Muhammad con esta frase alaba a Alí como su mejor seguidor.


Desde esta batalla se convirtió en un símbolo del Islam y de sus ejércitos. Existen varias réplicas o copias, entre ellas las de los museos de Topkapi en Estambul ya que los Sultanes Otomanos quisieron apoderarse de su valor simbólico al igual que los Mogoles de la India. Su estampa aparece en numerosas banderas de guerra rodeadas de versos del Corán, como ejemplo, las unidades de caballería de los Jenízaros otomanos. También es empleado en talismanes con la frase que acabamos de leer, en numerosas pinturas y libros. Además tiene un significado místico ya que es un símbolo del fin del mundo (Yaum al-Qiyamah), y convierte a su portador en el Mahdí o el enviado de Dios.

Con información de Mundo Espadas

©2018-paginasarabes®

Un comentario sobre “Espadas Árabes – Las armas virtuosas de Medio Oriente”

Deja un comentario