Sagrado Qur’an: El Profeta Adam, (La paz sea con él)

El Profeta Adam, (La paz sea con él), en el paraíso.

Allâh dice en la Surat al-Baqarah (2.228), que Él creó todo lo que está en la tierra, Él creó los siete cielos. Luego Allâh le informó a los ángeles que Él tenia la intención de crear al hombre como Su representativo en la tierra:

Y cuando tu Señor dijo a los ángeles: Voy a poner en la tierra a un representante Mío. Dijeron: ¿Vas a poner en ella a quien extienda la corrupción y derrame sangre mientras que nosotros Te glorificamos con la alabanza que Te es debida y declaramos Tu absoluta pureza? Dijo: Yo sé lo que vosotros no sabéis. (2:229)

Luego Allâh creo a sayyedina Adam del barro y suspiró la vida en él con el suspiro de Su ruh. El ruh, o espíritu, es hecho de luz pura. Allâh dice del ruh:

Y te preguntan acerca del espíritu. Di: El espíritu procede de la orden de mi Señor y no se os ha dado sino un poco de conocimiento. (17.85)

Allâh le enseñó a sayyedina Adam todos los nombres, no solamente los nombres de lo que esta en la creación, sino que también los Nombres y Atributos de Allâh. Ésto era un conocimiento que los ángeles no tenían, entonces cuando Allâh les preguntó a los ángeles que identificaran a los nombres, no pudieron:

Dijeron: ¡Gloria a Ti! No tenemos más conocimiento que el que Tú nos has enseñado. Dijo: ¡Adam! Diles sus nombres. Y cuando lo hubo hecho, dijo: No les dije que conocía lo desconocido de los cielos y de la tierra, así como lo que mostráis y lo que ocultáis? (2.31-32)

Allâh luego le pidió a los ángeles que se postraran ante sayyedina Adam, y todos lo hicieron, excepto Iblis, quien era uno de los jinn. Es claro en el Corán (15.21) que los jinn fueron creados antes que Adam, del fuego puro. Iblis se negó a postrarse ante Adam por orgullo, diciendo que era mejor que Adam porque Adam fue creado de la tierra, mientras que el fue creado del fuego:

Y os creamos, os dimos una forma y luego dijimos a los ángeles: ¡Postraos ante Adam! Y se presentaron todos, menos Iblis, que no estuvo entre ellos. Dijo: ¿Qué te impide postrarte habiéndotelo ordenado? Contestó: Yo soy mejor que él; a mi me creaste de fuego, mientras que a él lo has creado de barro. (7.10-11).


Fue porque Iblis se negó a obedecer a Allâh que fue sacado del Jardín y se volvió despreciado, e Iblis juró que pasaría todos los días que le quedaban intentando desviar a la humanidad del camino de Allâh:

Dijo: ¡Desciende de aquí! En este lugar no cabe que seas soberbio. ¡Sal de él! Tú serás de los humillados. Dijo:

Concédeme un plazo hasta el día en que sean devueltos a la vida. Dijo: Considérate entre los que esperan. Dijo: Puesto que me has extraviado, yo les haré difícil Tu camino recto. Después los abordaré por delante y por detrás, por la derecha y por la izquierda y a la mayor parte de ellos no los encontrarás agradecidos.

Dijo: ¡Sal de aquí degradado y despreciado! Quien de ellos te siga… Llenaré a Yahannam (el Infierno) con todos vosotros.(7.!2-17)

Es por esta razón que Iblis es también conocido como el shaytan, que significa el que hace la gente distante de Allâh y de ser guiados por Él:

Dijo: ¡Mi Señor! Puesto que me has perdido… Los seduciré en la tierra y los extraviaré a todos. A excepción de aquellos siervos Tuyos que sean sinceros. (15.39-40)

Como ya vimos, Allâh creo a Hawwah de sayyedina Adam, y al principio estos dos seres humanos vivieron en paz en el Jardín. Eran libres para disfrutar sus frutas como quisieran, con una excepción: Dijimos:

¡Adam! Habita con tu pareja el Jardín y comed sin restricciones de lo que haya en él, pero no os acerquéis a este árbol porque entonces seríais se los injustos. (2:34).

Allâh también le dio la advertencia a Adam de tener cuidado con el Shaytan:

Y dijimos. ¡Adam! Realmente él es un enemigo para ti y para tu pareja, que no os saque del Jardín pues conocerías la penalidad. Verdaderamente en él no sentirás ni hambre ni desnudez. Ni tampoco sufrirás la sed y el calor. (20-114-116).

Sin embargo el shaytan se aproximó a ellos y los convenció que probaran la fruta que Allâh les había ordenado no comer: Pero el Shaytán le susurró diciéndole:

¡Adam! ¿Quieres que te diga cuál es el árbol de la inmortalidad y de un dominio que no se acaba? Y ambos comieron de él. Entonces se les mostraron sus partes pudendas y comenzaron a taparse con hojas del Jardín. Adam desobedeció a su Señor y malogró (lo que tenía). (20.117-118)

Y también:

El Shaytán les susurró, por lo que se les hizo manifiesto lo que estaba oculto de sus vergüenzas, diciéndoles: Vuestro Señor os ha prohibido esté árbol sólo para evitar que seáis ángeles o que no muráis nunca. Les aseguró jurándoles: Realmente soy un consejero para vosotros. Y los sedujo con engaños, Y una vez hubieron probado del árbol, se les hicieron manifiestas sus vergüenzas y comenzaron a cubrirlas con hojas del Jardín.

Entonces su Señor les llamó: ¿No os había prohibido ese árbol y os había dicho que Shaytán era para vosotros un enemigo declarado? Dijeron: ¡Señor nuestro! Hemos sido injustos con nosotros mismos y si no nos perdonas y no tienes misericordia de nosotros, estaremos entre los perdidos. Dijo: Descended todos (Adam, Hawa e Iblis). Seréis mutuos enemigos. Tendréis morada en la tierra y posesiones en disfrute por un tiempo.

Dijo: En ella viviréis, en ella moriréis y en ella os hará salir. (7:19-24)

Sin embargo, Allâh le tuvo misericordia a sayyedina Adam y a Hawwah y le dio de escoger, y toda la humanidad heredó esta opción de ellos:

Luego Adam, recibió palabras inspiradas por su Señor, que se volvió a él; es verdad que Él es el que se vuelve a favor de Sus siervos, el Compasivo. Dijimos: Descended todos de aquí; y si os llega de Mí una guía, los que la sigan no tendrán nada que temer ni se entristecerán. Pero los que se nieguen a creer y tachen de mentira Nuestros signos… Esos serán los compañeros del Fuego donde vivirán para siempre. (2.36-38)

Y también:

Pero quien se aparte de Mi recuerdo… Es cierto que tendrá una vida mísera y el Día del Levantamiento le haremos comparecer ciego. Dirá: Señor mío: ¿Por qué me has hecho comparecer ciego, si antes podía ver. Dirá: Del mismo modo que cuando te llegaron Nuestros signos los olvidaste, así hoy eres tú olvidado. De esta forma pagaremos a quien se haya excedido y no haya creído en los signos de tu Señor. Y el castigo de la Última Vida es realmente más severo y más duradero. (20.122-125).


Esto es lo que tenemos todos de escoger, por que todos somos hijos de Adam y Hawwah — todos descendemos de ellos, y por lo tanto todos pertenecemos a la ‘Tribu de Adam’, así como nos describe Allâh en el Corán a veces. Por éso Allâh dice en la Surat al-‘Araf:

¡Hijos de Adam! Hice descender para vosotros vestidos que cubrieran vuestras vergüenzas y os sirvieran de adorno, así como el vestido del temor, (de Allâh). Y ése es el mejor. Esto forma parte de los signos de Allâh para que podáis recapacitar. ¡Hijos de Adam! Que no os soliviante el Shaytán del mismo modo que logró que vuestros padres salieran del Jardín despojándolos de su vestido para que fueran conscientes de sus vergüenzas.Él y los suyos os ven desde donde no veis. Hemos hecho a los demonios aliados de los que no creen. (7.25-26)

Y también:

¡Hijos de Adam! Si os llegan mensajeros, surgidos de vosotros, que os hablan de Mis signos… Quien se guarde y rectifique, no tendrá nada que temer ni se entristecerá. Pero los que tachen de mentira Nuestros signos y sean soberbios ante ellos… Esos son los compañeros del Fuego donde serán inmortales. (7-33-34)

Por lo tanto desde que sayyedina Adam y Hawwah fueron los primeros engañados, Shaytán y sus seguidores han sido uno de los medios por los cuales Allâh prueba a la gente — y esto continuará hasta el Último Día, como hacen claros los siguientes ayat los cuales también describen la caída de shaytán:

Dijo: ¡Sal de él! Realmente estás maldito. Mi maldición caerá sobre ti hasta el Día de la Rendición de cuentas. Dijo: ¡Señor mío! Concédeme un tiempo de espera hasta el día en que se devuelva la vida.

Dijo: Estás entre los que serán esperados hasta el día cuyo momento es conocido.

Dijo: ¡Por Tu poder que los extraviaré a todos! Con la excepción de aquéllos que sean Tus siervos sinceros.

Dijo: ¡Y por la verdad! Y es verdad lo que digo, que llenaré a Yahannam (el infierno), contigo y con los que de ellos te sigan, todos juntos. (38.76-83).

Y también:

Dijo: Vete de aquí, y quien de ellos te siga… Yahannam será vuestro pago; cumplida recompensa. Seduce con tu voz a quien puedas, reúne contra ellos tu caballería e infantería, asóciate a ellos en los bienes e hijos y hazles tener falsas esperanzas. Sin embargo lo que el Shaytán les promete no es sino un engaño. Es cierto que sobre Mis siervos (sinceros), no tienes ningún poder. Y tu Señor basta como Guardián. (17.63-65).

En otro párrafo del Corán, en la Surat an_Nahl, Allâh pone en claro que el shaytán no tiene poder sobre toda la gente:

Y cuando te dispongas a recitar el Corán pide refugio en Allâh del Shaytán, el lapidado. Realmente él no tiene poder sobre los que creen y confían en su Señor. Su poder sólo existe sobre los que lo toman como protector y son, por él, asociadores. (16:98-100).

También dice en la Surah Ibrahim que Allâh reveló lo que va a decir el shaytán en el ultimo día a los que condujo al extravío en este mundo:

Y dirá el Shaytán cuando el asunto esté ya decidido:

Allâh os hizo la promesa verdadera mientras que yo os prometí y no cumplí con vosotros. No tenía sobre vosotros ninguna autoridad excepto que os llamé y me respondisteis; así pues no me culpéis a mí sino a vosotros mismos. Yo no os puedo salvar ni vosotros me podéis salvar a mí. He renegado de que antes me asociarais, (con Allâh). Ciertamente los injustos tendrán un castigo doloroso. Y los que creen y practican las acciones de rectitud, serán introducidos en Jardines por cuyo suelo corren los ríos, donde serán inmortales con permiso de su Señor. El saludo que allí tendrán será: paz. (14.24-25)

Es claro que si no hubiera sido por el orgullo y engaño de shaytán, y la debilidad y curiosidad de sayyedina Adam y Hawwah, el inicio de la historia de la humanidad sobre la tierra no hubiera iniciado. Si no fuera por la expulsión de shaytán, sayyedina Adam y Hawah del Jardín, la creación no se hubiera manifestado en la manera que lo ha hecho. Pero era inevitable que sucediera así, por que como Allâh dijo en la lengua del Profeta Muhammad,, que Allâh lo bendiga y que le de paz, en un hadith qudsi: “Yo (Allâh) era un tesoro escondido, y quería ser conocido, entonces cree a el universo para que se Me conociera.”

Si no fuera por la creación, el Creador no hubiera sido conocido. El propósito en la vida de la humanidad es el buscar conocimiento de Allâh, y por medio de este conocimiento adorarlo a Él con entendimiento:

Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que Me adoren. (51.56)

Ésto sólo puede ser logrado siguiendo Su guía la cual, en su forma final, es la guía que le fue revelada a el último de los Profetas, el sello de los Mensajeros, Muhammad, que Allâh lo bendiga y que le de paz.

Aquellos que buscan un profundo entendimiento de lo que le pasó a sayyedina Adam y Hawwah a veces se vuelven confundidos y perplejos. Es en este contexto que es especialmente de ayuda acordarse de las siguientes palabras del Profeta Muhammad, que Allâh lo bendiga y le de paz:

Yahya me relató a mí de Malik, de Abu´z-Zinad, de al-A´raj de Abu Hurayra, que el Mensajero de Allâh, que Allâh lo bendiga y le dé paz, dijo, “Adam y Musa discutieron y Adam le ganó el argumento a Musa. Musa reprendió a Adam, ‘Tú eres Adam quien extravió a la gente y los sacó del Jardín.’ Adam le dijo, ‘Tú eres Musa a quien Allâh le dio el conocimiento de todo y a quien Él escogió sobre la demás gente con Su mensaje.’ Él dijo, ‘Sí.’, ‘¿Entonces me censuras por un asunto que fue decretado antes de que yo fuera creado?’”

Yahya me relató a mí de Malik, de Zayd ibn Abi Unaysa que ‘Abd al-Hamid ibn ‘Abd ar-Rahman ibn Zayd ibn al Khattab, que Muslim ibn Yasar al-Juhani le informó que a ‘Umar ibn al-Khattab se le preguntó sobre este ayah:

Y cuando tu Señor sacó de las espaldas de los hijos de Adam a su propia descendencia y les hizo que dieran testimonio: ¿Acaso no soy Yo vuestro Señor? Contestaron: Sí, lo atestiguamos. Para que el Día del Levantamiento no pudierais decir: Nadie nos había advertido de ésto. (7.172).

‘Umar ibn al-Khattab dijo; “Yo escuche a el Mensajero de Allâh, que Allâh lo bendiga y le de paz, cuando se le preguntó sobre este verso o ayah. El Mensajero de Allâh, que Allâh lo bendiga y le de paz, dijo, ‘Allâh, El Bendito, El Exaltado, creó a Adam. Luego Él le acarició la espalda a Adam con Su mano derecha, y de la espalda de Adam salió su descendencia. Él dijo, “He creado este Jardín para éstos y se comportaran con el comportamiento de la gente del Jardín.”

Luego Él le acarició la espalda a Adam otra vez y salió mas descendencia de Adam. Él dijo, “He creado a éstos para el Fuego y se comportarán con el comportamiento de la gente del Fuego.”’ Un hombre ‘¡Mensajero de Allâh! ¿Entonces que valor tienen las buenas obras?’ El Mensajero de Allâh, que Allâh lo bendiga y le de paz, contestó, “Cuando Allâh crea a un siervo para el Jardín, lo hace usar el comportamiento de la gente del Jardín, ésto para que cuando muera se muera haciendo una acción de la gente del Jardín, y con esta acción Él lo trae dentro del Jardín. Cuando crea a un siervo para el Fuego, lo hace comportarse como la gente del Fuego, esto para que muera cometiendo un acto de los que hacen la gente del Fuego, y con este ultimo acto lo trae a él dentro del Fuego.’”


Yahya me relató de Malik, que escuchó al Mensajero de Allâh, que Allâh lo bendiga y le de paz, decir, “He dejado dos asuntos con ustedes. Mientras se apeguen a ellos, no irán por mal camino. Son el libro de Allâh y la Sunnah de Su Profeta.”

Yahya me relató de Malik, de Ziyad ibn Sa’d, de ‘Amr ibn Muslim que Tawus al-Yamani dijo, “Encontré a los compañeros del Mensajero de Allâh, que Allâh lo bendiga y que le de paz, diciendo, ‘Todo es por decreto.’”

Tawus agregó, “Escuché a ‘Abdullah ibn ‘Umar decir que el Mensajero de Allâh, que Allâh lo bendiga y le de paz, decir, ‘Todo es por decreto- aún la incapacidad y la habilidad’ o ‘habilidad o incapacidad.’ (Al-Muwatta de Imam Malik).

Yahya me relató a mí, de Malik que el escuchó al Mensajero de Allâh, que Allâh lo bendiga y le de paz, “Trata de ir recto aunque no puedas hacerlo. Hagan acciones, y la mejor de tus acciones es la oración. Y solamente un mumin, (un creyente), es constante en su wudu:” (al-Muwatta de Imam Malik). Allâh dice en Surat as-Saffat:

“Cuando Allâh os ha creado a vosotros y a lo que hacéis.” (37.97)

Por Iftekhar Bano Hussain
Traducción de  Abdullah Weston
Con información de Islam y Ciencia

©2018-paginasarabes®

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *