Cristianos de Medio Oriente – Iglesia de la Visitación

Iglesia de la Visitación

Ain Karen es hoy un barrio elegante de Jerusalén ocupado por judíos, muy conservador. El nombre significa “Fuente de las uvas o de los viñedos”.

En este lugar la tradición ubica la casa de Isabel, madre de Juan el Bautista a quien visitó su prima María durante el embarazo conforme se lee en el Evangelio de San Lucas, Lc (1,39-56).

La localidad está en los Cerros de Judea, a unos 180 Km de Nazaret, así que el viaje de María pudo durar unos tres meses, en caminos desérticos y muy inhóspitos.


Iglesia de la Visitación

Esta iglesia está en los cerros cercanos. A cargo de la custodia franciscana. Según cuentan, Zacarías era sacerdote y tenía dos casas, siendo la de los cerros su casa de verano.

En la iglesia se destacan numerosas pinturas que nos muestran a Zacarías, a Jesús, y la Virgen María. También la matanza de los niños inocentes.

La iglesia está rodeada de hermosos jardines, con árboles de arándanos, olivos y una estatua de Zacarías con un incensario.

Magnificat

Tradicionalmente se considera que fue en este sitio donde María recitó su canto de alabanza, el Magnificat, uno de los himnos más antiguos de la cristiandad.​ La iglesia está bellamente adornada y en el jardín interior, en placas de cerámica, se transcribe el Magnificat en más de 50 idiomas.

Desde la iglesia de San Juan a la de la Visitación, nos encontramos con un manantial llamado “Fuente de la Virgen” por los peregrinos del siglo XIV. Según la tradición, aquí, María encontró a su prima Isabel y aquí entonó el himno de alabanza (Magnificat) de reconocimiento a Dios.

“Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones”

La visita de la Virgen María a Santa Isabel aparece indicada por primera vez en siglo XIV en un lugar diferente del nacimiento de San Juan Bautista.“La casa de Zacarías” se encuentra en las montañas de Judea. En aquel lugar hay dos iglesias y entre las mismas hay una fuente de abundantes aguas.

En el lugar de la primera iglesia se dice que Isabel fue saludada por la Virgen María. Se dice que también allí fue escondido San Juan Bautista durante la persecución de los Inocentes. En el lugar de la segunda iglesia nació San Juan Bautista”, (Fr. Giovanni Fedanzola da Perugia, 1330).

Además del episodio del nacimiento se recuerda también en la misma iglesia el lugar donde fue escondido san Juan Bautista, noticia tomada del evangelio apócrifo de Santiago (s. II) y recordado por el peregrino ruso Daniel a principios del siglo XII: –“Pasado un vallecito lleno de árboles, se encuentra la montaña hacia la que corrió Isabel para esconder a su hijo y exclamó: Recibe, o montaña a la madre y al hijo; y la montaña se abrió y les ofreció refugio. Los soldados de Herodes la seguían pero, llegados a este punto, no encontraron a nadie y se volvieron confusos”.


Se puede ver todavía hoy el sitio donde esto ocurrió señalado en la roca. Más arriba se encuentra otra pequeña iglesia, debajo de la cual hay una gruta y, a la entrada de esta misma, está adosada otra pequeña iglesia. En esta gruta hay una fuente que sació la sed de Isabel y Zacarías durante el tiempo en que vivieron en la montaña, donde permanecieron servidos por un ángel hasta la muerte de Herodes. Reliquias de la “tierra de la gruta de Isabel y Zacarías” se conservaban ya en Roma en el siglo VII en el tesoro de Letrán y en otros lugares. Una piedra conservada en la cripta recuerda hoy dicha tradición.

Durante el siglo XIV el lugar fue custodiado por monjes armenios. En el año 1697 los franciscanos compraron el lugar a los musulmanes.

Fuente de la Virgen

Las excavaciones llevadas a cabo por el P. Belarmino Bagatti, 1937, en vistas a la construcción de un nuevo Santuario por el arquitecto A. Barluzzi en los años 1939-40, evidenciaron los restos de las viejas construcciones conmemorativas de las que formaban parte la iglesia superior y la cripta con una galería antigua con bóveda de piedra que termina sobre un pozo alimentada de una pequeña corriente de agua. Un salón del período cruzado en la parte SO de la iglesia se puede contemplar hoy en buen estado de conservación.

Con información de CUSTODIA TERRAE SANCTAE

©2018-paginasarabes®

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *