Fairuz: La musa de Líbano

fairouz2_a
Fairuz: La musa de Líbano

Fairuz, un nombre que inspira, sobrecoge y crea añoranza por la época dorada de Líbano. Crecí escuchando sus baladas cantadas con esa delicadeza tonal y fina resonancia. Es uno de aquellos genios que han provocado la admiración de los libaneses, árabes y a nivel global por su integridad y decencia humana.

Durante los años de la guerra civil (1975-1989) Fairuz era el bálsamo relajante para el dolor libanés sufrido en Líbano y en el exilio. Es la base en cada hogar desde Beirut a Los Ángeles. Cantaba canciones folclóricas, de baile, y las clásicas árabes incluidas piezas de famosos poetas árabes tales como Gibran Khalil Gibran o el bardo sirio Nizar Qabbani.

Fairuz, cuyo nombre real es Nuhad Haddad, nació un 21 de noviembre a principios de los años 30 en el seno de una familia cristiana maronita en un pueblo de Líbano. Cuando era una joven estudiante en Beirut actuó en festivales y celebraciones escolares. A pesar de la desaprobación de su familia, Fairuz ingresó en el Conservatorio Nacional Libanés de Música para mejorar su entrenamiento vocal y aprender técnicas de canciones clásicas árabes tales como la muwashshahat.

A principios de los años cincuenta, Fairuz fue admitida para cantar en el coro de la recién inaugurada emisora de radio libanesa (Mahattat al-Idha’a al-Lubnaniyya). Halim al-Rumi, el director de la emisora por aquel entonces, sugirió el nombre artístico de Fairuz (Turquesa).

Su mayor éxito vino cuando conoció a los dos hermanos Rahbani, Asi y Mansur, quienes adoptaron a Fairuz como su principal artista, componiendo diversas canciones para ella que la hicieron famosa. Después, Fairuz se casó con Asi Rahbani y tuvieron cuatro hijos. Uno de ellos, Ziyad, se convirtió en un famoso compositor y músico quien, en su madurez, sigue trabajando tanto solo como con su madre.

El nombre de Fairuz está asociado con el anual Festival Internacional de Ba’albek, un lugar histórico en el Valle de La Bekaa en Líbano y emplazamiento de uno de los templos romanos más antiguos. Los hermanos Rahbani escribieron diversos conciertos y musicales para Fairuz. Algunas de las obras que ella interpretó en Ba’albek y que la hicieron famosa incluyen: Ayyam Fakhr al-Din (Los días de Fakhr al-Din, un emir libanés), Bint al-Haras (La hija del sereno), Naturat al-Mafatih (El guardian de las llaves), y Al-Mahatta (La Estación).

A pesar de su avanzada edad, Fairuz todavía actúa en Líbano y por todo el mundo.

Mientras vivía en Los Ángeles durante los años de la guerra civil solía llamar al difunto Raymond Edde, un político libanés definido como la “conciencia de Líbano.” Siempre me preguntaba con su habitual tono severo qué estaba haciendo la comunidad líbano-americana para salvar a su país de origen. Una vez, desde su exilio en París me dijo: “¡Vosotros los libaneses estáis atareados comiendo tabboule , casándose con mujeres americanas y educando hijos de ojos azules y escuchando a Fairuz! Habéis olvidado a Líbano.”

Gracias a Fairuz por ser el modelo de femineidad, integridad y belleza artística de Líbano y del mundo árabe.

Por George Emile Irani

©2013-paginasarabes®

Deja un comentario