Advierten a hombres árabes contra flirtear con mujeres judías en Jerusalém

Un grupo de judíos de extrema derecha que lucha contra lo que describe como «asimilación» y mezcla de judíos y árabes ha empezado a circular este miércoles una serie de panfletos en los que advierte a los hombres árabes que no han de flirtear o hablar con mujeres judías. «No queremos que sufráis daño, respetad el honor de nuestras chicas porque las queremos con todo nuestro corazón», reza el panfleto.

Los panfletos, que han sido entregados en Jerusalén, también apuntan: «Nuestras chicas nos son queridas. Igual que no te gustaría que un judío saliera con tu hermana, nosotros no aceptaremos que un árabe salga con nuestras mujeres. ¡Igual que harías todo para impedir que un judío salga con tu hija, haremos lo mismo!».

Lehava –acrónimo de las palabras árabes que significan ‘Evitar la asimilación en Tierra Sagrada’–, se ha ubicado en el centro de la polémica esta semana tras apoyar la agresión de decenas de adolescentes israelíes contra cuatro jóvenes palestinos, uno de los cuales quedó en estado crítico por la paliza.

Asimismo, los panfletos advierten a los hombres árabes –en referencia a los ciudadanos palestinos– contra acudir a los mercados de Jerusalén Oeste o a zonas públicas para conocer a chicas y les piden que «caminen por sus ciudades y encuentren allí una chica», según ha informado el diario israelí ‘The Jerusalem Post’.

El presidente de Lehava, Bentzi Gupstein, quien tiene un escaño en el consejo local del asentamiento de Kiryat Arba, a las afueras de la localidad cisjordana de Hebrón, ha alabado a los jóvenes que atacaron Jumal Julani, residente en Ras el Amud. «Esos jóvenes recogieron del suelo el honor del pueblo judío e hicieron lo que la Policía debía haber hecho», ha valorado.

La organización Ir Amin ha presentado este mismo miércoles una demanda ante la Policía contra Lehava por incitación al terrorismo con motivo de la entrega de los panfletos y las declaraciones de Gupstein. El abogado de la organización Oshrat Maimon ha manifestado que «es momento de que la Policía y las autoridades intervengan contra estos actos de incitación que grupos como Lehava y personas de extrema derecha están llevando a cabo sin freno en las calles de Jerusalén».

El ataque, una supuesta agresión sexual

Las autoridades israelíes han detenido a un total de ocho adolescentes israelíes por su participación en la agresión. El subcomandante de la comisaría de Policía de Lev Habira, Ronen Avniely, señaló el lunes que el incidente se inició después de que, supuestamente, una de las adolescentes solicitara al grupo a que atacara a un árabe tras relatar un reciente episodio en el que un palestino presuntamente abusó sexualmente de ella. La joven presentó una demanda y las autoridades están investigando si la relación fue consensuada.

Sin embargo, la joven «incitó al resto del grupo» en la noche del jueves, tal y como dijo Avniely. Según el abogado de la joven, su defendida empezó a cantar canciones racistas y eslóganes antiárabes cuando el grupo se cruzó con cuatro adolescentes palestinos, aunque especificó que no participó en la agresión.

Asimismo, Avniely indicó que los sospechosos han dado diferentes versiones de los hechos, y que algunos han asegurado que los jóvenes palestinos les estuvieron acosando. Pese a ello, subrayó que «intentaban hacer daño a un palestino», y ha añadido que «los jóvenes intentaron golpear hasta la muerte» a Jumal Julani, residente en Ras el Amud.

Una testigo apuntó el viernes en la red social Facebook que varias decenas de jóvenes judíos empezaron a insultar a los palestinos, tras lo que se inició una pelea. «Cuando uno de los jóvenes árabes cayó al suelo, continuaron agrediéndole en la cabeza, por lo que perdió el conocimiento, se le pusieron los ojos en blanco y se le torció el cuello. Los responsables huyeron y el resto se reunieron a su alrededor y siguieron insultándole, con el odio en sus ojos», escribió.

Asimismo, añadió que los adolescentes judíos atacaron al grupo de palestinos sin que mediara provocación y aseguró que antes habían dicho que «querían dar una paliza a un árabe».

Además, una de las víctimas, Mohamed Mujahad, cifró en alrededor de 50 los adolescentes judíos que les lincharon. Iban gritando ‘Árabes, árabes, muerte a los árabes’, según sostuvo Mujahad, quien negó que hubiera provocaciones previas por su parte, y varios testigos.

©2012-paginasarabes®

Fuente : Europa Press

Deja un comentario