Programa Nº 1 de Música Árabe en Berkana Radio

Primer programa de Páginas Árabes en Berkana Radio. Una hora completa de música árabe. Esperamos lo disfruten.


El influjo principal de estos cantores es el de haber introducido en el canto árabe la música persa. Nos cuenta el autor de al-Agani que Ibn Misyah e Ibn Muhriz recorrieron Persia y Siria y a su vuelta dieron carta de ciudadanía entre los árabes a la música persa. Todos estos cantores extranjeros introdujeron entre los árabes también nuevos instrumentos musicales para acompañar el canto. Entre estos instrumentos se encontraban el laúd, el tambor persa, la flauta, el qanun (una especie de arpa griega), según se nos refiere en uno de los libros de al-Mas’udi (m. 956).


Esta musicalización del cantar influyó extraordinariamente en el ritmo de la poesía árabe. Este ritmo contribuyó a que los versos fuesen mucho más cortos utilizando metros más breves. Quizá fuera ‘Umar b. Abi Rabi’a (644-711) el que más influencia tuviera en toda esta innovación.

Es curioso el fenómeno que se observa del influjo mutuo que ejercieron entre si los cantores y los poetas, ya que a su vez los cantores tenían que modificar la inflexión de su voz, adaptándose a la exigencias de la poesía. Con frecuencia les unía una gran amistad. Así por ejemplo, ‘Asa Hamdán (m. 702) era amigo del cantor al-Nasbí. El primero componía sus poesías para el segundo.

Otras veces los mismos cantores pedían a los poetas que compusieran unas estrofas para un ritmo determinado indicado por ellos. Como por ejemplo, el cantor Ibn ‘Aisa que pidió al poeta ‘Urwa b. Udayna que le hiciese una estrofa según el ritmo del Rayaz, cosa que éste hizo.


De ahí que algunos poetas empezaran a aprender el canto. Así lo hizo el poeta Ibn Udayna, quien aprendió la música con el fin de cantar él mismo sus propias poesías. A su vez los cantores se pusieron a aprender la métrica, para componer ellos mismos la letra de sus cantos. Entre ellos hay que mencionar a Abu Sa’id, mawlá (liberto), de Fá’id y a la cantora Sallamtu al-Qass, que era poetisa al mismo tiempo. Y cuando murió su mawlá (aquí significa patrón, jefe, protector), el califa Yazíd b. ‘Abd al-Malik (n. 690, 720-724), ella misma compuso una elegía que entonó en las honras fúnebres.

Por M. Sobh



©2018-paginasarabes®

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *