Buenos Aires celebra Líbano 2016

buenos_aires_celebra_libano_2016_1

El domingo pasado la ciudad de Buenos Aires celebró a la República de Líbano. Fue mucha la concurrencia Al Hamdu Lillâh, favorecida por el buen clima. Desde un primer momento pensé en documentar cada una de las presentaciones, (que fueron muchas y variadas), pero me encontré con paisanos que hacía mucho no veía, y con otros que, a pesar del trato virtual, aún no habíamos tenido el gusto de estrecharnos en un abrazo, así que el “reportero” fue dejado de lado y me entregué al disfrute de Líbano, su cultura, sus costumbres y su gente.

buenos_aires_celebra_libano_2016_2

Y en esa recorrida, fue muy grato reencontrarme luego de tantos años, (y muchas más promesas de juntarnos a compartir un kahwâ), con los queridos Abelardo Yunes (del Club Libanés de Buenos Aires), Daniel y Nabil Attar (de la entrañable Asociación De Beneficencia Drusa de Buenos Aires, que por lo que me han dicho han realizado unas reformas espectaculares, por tanto habrá que ir a verlas y de paso degustar su exquisita cocina árabe. Un viernes estaremos por allí compartiendo kahwâ, taule y baile junto al querido Mufid Slica), Walter Salih y esposa junto a la preciosa Ruqaia (una verdadera princesa), el eximio bailarín Gabriel Ahmed, Yibril Assad de Al Nur Catering / Media Luna Halal, (prometí pasar por su stand en la Feria Tradicionalista de Mataderos y degustar sus exquisiteces), y Deborah y Enzo Pastrana.

Llegué justo para la primera presentación del Ballet Ikram, (de Córdoba Capital), y los sigo disfrutando tanto o más que cuando los conocí en el Buenos Aires celebra Siria de 2014. Son profesionales en cada detalle y en todo el sentido de la palabra, disfrutan y hacen disfrutar el baile. Ha sido enormemente grato el reencuentro con María Cecilia Abuh, Susana Wassan Taha, Yamil Mustafa, Chibli Andres Bitar, Samir El Sukaria… Todo Ikram es impecable, y donde ellos están, el clima se hace de fiesta. El momento emotivo ocurrió en el cierre de su última coreografía, cuando recordaron a Pablo Jarma, miembro del Ballet que se adelantó este año en la gira por las pistas del Padre Creador.

El cierre con el Ballet Firqat al Arz fue un deleite para los sentidos, una exquisita puesta en escena de una boda libanesa. Se nota la preparación, el disfrute, el entusiasmo. Firqat al Arz siempre brilla entre los mejores.

Capítulo aparte sería describir lo que fue conocer personalmente al cuarteto formado por Gabriel Bufe, Javier Al Zayar, Andrés Pastrana y Nawel Jalil… ¡Casi una experiencia religiosa! Como diría el filósofo autodidacta Hinrīk Kanayis, (más conocido en Occidente como Enrique Iglesias). Todos hiperkinéticos, con el dabke bullendo en las venas y sin poder dar rienda suelta a la pasión, porque, si hubo algo que faltó, fue una orquesta en vivo que se hubiese dedicado a hacer bailar a la gente, (o aunque sea una buena selección “envasada” de lo mejor del dabke), el espíritu estaba, la gente quería bailar, se juntaban dos o tres, despuntaban el vicio con unos pasos, pero ello implicaba perderse lo que ocurría en el escenario. Ni que hablar del cuarteto de marras!. Creo es un punto importante a tener en cuenta para los próximos “celebra”, darle una mayor participación a la gente que no tiene la posibilidad de compartir sus raíces y cultura muy seguido.

En el final de la jornada, se corrieron las sillas, se desplegó una hermosa e inmensa bandera de Líbano y posteriormente se armó el baile… pero no alcanzó, el espacio era pequeño, los cordones divisores de carriles obstaculizaban el desplazamiento de las filas, y creo en verdad que el escenario en Avenida de Mayo entre Perú y Chacabuco permitía un mejor desplazamiento e invitaba al baile.

La opinión compartida es que nos hubiera gustado ver y disfrutar de la inigualable seducción de un raksa, (sólo comparable a una zamba argentina bien bailada), y la contagiosa adrenalina de un inmenso dabke colectivo. ¿Quién les dice? … quizás sea en la próxima.

Por Moro
Para Páginas Árabes

©2016-paginasarabes©

Deja un comentario