Israel es un estado sin conciencia: Carta a Bibi Netanyahu

servicio_militar_israeli

Estimado primer ministro, Benjamin Netanyahu:

Nuestra hija, Tair Kaminer, se encuentra en prisión desde hace casi 90 días y usted todavía no ha llamado por teléfono. De hecho, no está acusada de asesinato u homicidio. No está en régimen abierto (como el soldado en Hebrón que mató a un palestino mal herido cuyos padres recibieron una llamada de Bibi), sino en la cárcel. ¿Por qué?

Porque comprende lo que usted todavía no ha entendido después de 50 años de ocupación. Por supuesto, sólo tiene 19 años, pero sabe que no quiere ser parte de un ejército de ocupación militar contra otro pueblo y que nos estamos deslizando por una pendiente inmoral.

Debe haber leído las palabras del Prof. Leibowitz y conocer lo que dijo sobre la ocupación. Quienquiera que se acomode a la ocupación, a sabiendas o no, es cómplice de asesinato.

Hay voces que advierten que la ocupación nos está destruyendo, que la dominación sobre otro pueblo corroe necesariamente nuestra democracia. En efecto, hay palestinos que resisten la ocupación exterior y que no son «agradables» y emplean la violencia y el terror – pero es imposible no ver la conexión entre esto y la dominación que sufren. Es pura ceguera y una vulgar mentira.

Nuestros corazones están con el soldado acusado, no porque sea inocente, sino porque creemos que es usted quien debe ser juzgado. Usted y su gobierno que creen que todo va bien y que el conflicto puede ser «gestionado» y que se puede enviar a chicos de 19 años a dominar sobre otro pueblo.

Es importante entender que son sus políticas las que crean las circunstancias por las que los soldados ven a los palestinos como sub humanos. Y ¿por qué deben ser considerados iguales? Ellos no tienen derechos como los nuestros, no tienen un estado como nosotros, no tienen un futuro como nosotros, y muchos de ellos han perdido toda esperanza. (¿Como nosotros?). Las declaraciones, procedentes de la extrema derecha e incluso del centro, de que el «terrorista nunca sobrevivirá a un ataque», dan testimonio de la degeneración moral resultante de la ocupación y de la opresión de otro pueblo.

Volviendo a Tair. Ella entendió que no quiere «matar y tener remordimientos», y que no quiere ser soldado en un ejército de ocupación y en Hebrón bajo el ataque de palestinos que consideran su deber resistir la ocupación.

Antes del ejército, Tair hizo un año de trabajo voluntario con los Scouts. Ahora quiere que se la exima del servicio militar obligatorio y se le permita hacer el servicio civil nacional (sustitutorio), como expresión de su sentido de solidaridad social y responsabilidad.

Por supuesto que usted apoya la exención para las mujeres religiosas, ya que actúan de acuerdo con su fe y su conciencia; pero nosotros, la izquierda, también tenemos una conciencia y por lo tanto se nos encierra en la cárcel.

Israel, que se niega a reconocer la conciencia de sus ciudadanos es un estado sin conciencia. El rechazo al servicio militar tiene consecuencias imprevistas. ¿Qué pasaría si 1.000 soldados se negasen a servir en la ocupación? Muchos nos preguntan sobre ello y nuestra respuesta es que significaría presión ciudadana sobre los que toman las decisiones.

Y ¿ qué sucedería si los nuevos reclutas se niegan a servir en batallones de choque debido a que no se les permite matar palestinos sin restricciones? Y ¿que sucederá cuando el parlamentario Lieberman exija disparar contra los traidores de la izquierda?

Y así, tenemos una mujer joven con valores arrojada a una cárcel y a la que no se le  permite servir a su país.

Micah Kaminer y Sybil Goldfeiner
Padres de la refusenik (insumisa al servicio militar) Tair Kaminer, activistas de la izquierda israelí.
Con información de: Sin Permiso

©2016-paginasarabes®

Deja un comentario