Scouts,masonería,Baden Powell y «El libro de la selva» de Kipling

MASONES PROMINENTES QUE AYUDARON AL MOVIMIENTO SCOUT

 

El Duque de Connaught, Presidente de los boy scouts Británicos, junto a Baden-Powell.
El Duque de Connaught, Presidente de los boy scouts Británicos, junto a Baden-Powell.

 

El duque de Connaught

Dentro de la familia real británica, el duque de Connaught fue quien más influyó en la personalidad del fundador del scoutismo. Este príncipe era el tercer hijo de la Reina Victoria (Príncipe Arthur) y conoció a Baden Powell en el año 1883 en la India, donde practicaron juntos la cacería de jabalí con lanza.

Pocos años más tarde, Baden Powell dedicaría su libro «Pigsticking or hoghunting» al duque, «el primer príncipe de sangre real que haya recibido una primera lanza». En 1906, el duque de Connaught era Inspector General del Ejército inglés y en este carácter nombró a Baden Powell como Inspector General de Caballería en África del Sur. La amistad de ambos fue en aumento y tras la creación del Movimiento scout, Baden Powell nombra en 1913 al duque como Presidente de la Asociación scout de Gran Bretaña. Es conocida la fotografía de estos dos viejos amigos dando inicio al tercer jamboree mundial, en Arrowe Park (1929).



La devoción de Baden Powell al duque fue tal que bautizó a su primer hijo Arthur Robert Peter (por el duque, por su padre y por el personaje «Peter Pan»).

Se supone que fue el duque de Connaught quien inició a Baden Powell en los misterios de la hermandad masónica, ya que él era el Gran Maestro de la Gran Logia Unida de Inglaterra. Había sido iniciado en 1874 en la Logia «Príncipe de Gales» Nº 259, y en 1886 se convirtió en el Gran Maestro provincial de Sussex.

Es muy significativo que la misma persona haya sido Presidente de los scouts de Inglaterra y al mismo tiempo Gran Maestro de los masones de ese país.

La idea de los scouts inicia en el sitio a Mafeking, en África del sur, durante la guerra de los Bóer (1899 – 1902), donde Baden-Powell servía como el oficial en jefe. Baden-Powell defendió el pueblo de los Boers (conocidos después como Afrikaners), quienes superaban a sus tropas en proporción de 8 a 1. Él formó el «Cuerpo de cadetes de Mafeking» para servir de soporte a sus tropas. El cuerpo consistía completamente en chicos voluntarios. Baden-Powell entrenó a los jóvenes y se emplearon bien, ayudando en la increíble defensa del pueblo durante varios meses. Cada cadete del cuerpo recibió una insignia que era la combinación de la punta de un compás y la punta de una lanza. Esta imagen es similar a la flor de lis que adoptaron después los scouts como símbolo internacional.

Los Reyes de Inglaterra

Uno de los principales impulsores del scoutismo fue el Rey de Inglaterra, Eduardo VII, que nombró a Baden Powell «Comendador de la Orden del Baño» en 1909. Por su apoyo incondicional a la causa scout, se dispuso que aquellos muchachos que se distinguieran por su eficiencia serían nombrados «Scouts del Rey».

Eduardo VII había sido iniciado en la masonería de Estocolmo por el Rey de Suecia, Carlos XV, en 1868. En Inglaterra, actuó como Venerable en la Logia «Príncipe de Gales» Nº 259, donde inició a su hermano, el duque de Connaught.

El Rey Jorge VI, por su parte, fu iniciado masónicamente en diciembre de 1919 en el seno de una logia de oficiales de la marina. A los cuatro años de haber sido iniciado ocupó el cargo de Venerable Maestro. El 25 de abril de 1925 el duque de Connaught lo designa «Gran Primer Vigilante» de la Logia Unida de Inglaterra.

Fruto de la estrecha relación de Baden Powell con este monarca, fue la condecoración de Baden Powell con la Orden del Mérito en 1937.

Rudyard Kipling

Baden Powell conoció a Rudyard Kipling en África del Sur, en el año 1906. Un par de años más tarde, cuando Baden Powell escribió su obra «scoutismo para muchachos» dedicó un buen espacio al personaje de Kipling conocido como «Kim». Kimbal O´Hara era un muchacho huérfano que vivía en la India y que era hijo de un masón inglés, según revela la propia obra de Kipling en su primer capítulo.

En 1914, cuando Baden Powell intentaba crear una unidad para los hermanos pequeños de los scouts de tropa, decidió utilizar el libro de Kipling «Jungle Books» para modelar una nueva mística inspirada en Mowgli. Pidió la autorización al autor y dice Baden Powell que éste «era un buen amigo del scoutismo desde sus días iniciales, autor de la canción oficial de los boy scouts y padre de un scout» (Relatado en “Baden-Powell, Los Vidas del Héroe, por William Hillcourt).

Es interesante el nombre elegido para estos niños: «lobato» o «cub scout», siendo conocido el nombre que los masones dan a los niños «adoptados» por la Hermandad: lobatón o lobezno.

Según Clavel (autor masónico), el nombre lobatón es muy antiguo y revela que en el antiguo Egipto los iniciados en los misterios de Isis se colocaban una máscara con la efigie de un lobo dorado. Los iniciados de Isis recibían el nombre de «chacales» o «lobos».

El sacerdote católico chileno José María Caro se quejaba del lobatismo, diciendo con ignorancia que «lo que se quiere es formar lobos de los boy scouts. Se les agrupa bajo la bandera del lobo; el lobo es su «tótem» (animal reconocido como antepasado de su tribu o venerado como un Dios). Baden Powell ha declarado que sus subordinados han de sujetarse al evangelio del Libro de la Selva y plegarse al método lobetón (…) Los gritos o exclamaciones que se les enseñan son como aullidos de lobos: «ya-hú, ya-hú, yap, yap, ya-hú». (…) Por cierto que no es muy consolador esa preparación del niño como si fuera lobo. No es de extrañar entonces que en los desfiles de boy scouts veamos la figura de animales en el pendón de las diversas compañías, ni tampoco que se lleva el amor de los animales y la misericordia para con ellos hasta preferirlos en la atención y en la limosna a los seres humanos, a quienes muchas veces se deja en olvido» (Caro, José María: «El misterio de la masonería», Imprenta Chile, Santiago, 1926.)

Si leemos detenidamente «El Libro de las Tierras Vírgenes», no nos será difícil encontrar el paralelismo entre la logia masónica y el consejo de roca, y la denominación «Pueblo Libre» que se da a la manada de lobos, teniendo en cuenta que la acepción «Free-mason» significa «constructor libre» y el primer requerimiento para todo masón es que sea «libre y de buenas costumbres».



Leer Más >>>

Deja un comentario