Mentiras, las acusaciones sobre armas químicas de EU: Siria

Damasco.- Siria calificó hoy de mentiras la acusación de Estados Unidos sobre la supuesta utilización de armas químicas, al tiempo que rechazó la decisión de la Casa Blanca de armar a las bandas mercenarias que combaten en el país.

Agregó que, con tales acciones, la administración del presidente Barack Obama confirma su involucramiento directo en el derramamiento de sangre del pueblo sirio y pone en dudas su sinceridad para contribuir a una solución política a la crisis.

Una fuente oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores y Emigrantes consideró que Washington presentó el jueves un documento plagado de datos falsos con el fin de inculpar a Damasco y justificar sus políticas para derrocar al gobierno.

Al mismo tiempo, Estados Unidos desconoce varios informes que confirman la posesión en manos de los grupos opositores armados de sustancias químicas letales y la tecnología necesaria para su producción y ataques contra civiles, contrastó.

Agregó que tales métodos, que calificó de inmorales, pretenden justificar la decisión del presidente Barack Obama de armar a los irregulares, a la vez que demuestra un doble rasero en su combate al terrorismo.

Mientras Washington alega interés en la lucha antiterrorista y coloca al Frente al-Nusra, filial del Al Qaeda, en su lista de patrocinadores del terrorismo, otorga armas y dinero a las entidades extremistas y evita cualquier condena a sus masacres en el Consejo de Seguridad, ripostó la fuente diplomática.

En este sentido Yuri Ushakov, asesor del presidente ruso Vladímir Putin, tachó de poco convincentes las alegaciones de la comunidad de inteligencia estadounidense sobre el eventual uso de armas químicas por las Fuerzas Armadas sirias.

No quiero trazar paralelismos y creer que estos datos puedan compararse con la probeta que agitaba el entonces secretario de Estado Colin Powell en el Consejo de Seguridad de la ONU, analizó Ushakov en alusión a las presuntas pruebas de armas de destrucción masiva que abrieron las puertas a la invasión norteamericana de Irak en 2003.

Las acusaciones estadounidenses salen a la luz en momentos en que el Ejército Árabe Sirio desarrolla una fuerte ofensiva en el norte del país, con el objetivo de eliminar a los mercenarios armados y pagados por gobiernos occidentales y de Oriente Medio.

El evidente control del gobierno de la situación en el terreno y la desmoralización de los llamados rebeldes que sufren derrota tras derrota, pone en riesgo los planes alimentados desde hace dos años por actores internacionales para concretar un denominado cambio de régimen en Damasco, opinan expertos.

Con información de : Vanguardia

©2013-paginasarabes®

Deja un comentario