210Po – El asesino de Yasser Arafat – Por Moro

210Po - El asesino de Yasser Arafat
210Po – El asesino de Yasser Arafat

Yasser Arafat, falleció el 11 de noviembre de 2004, en Francia, después de varias semanas de agonía en Ramala, Cisjordania, donde llevaba tres años cercado por Israel.Tras su muerte, las autoridades francesas se negaron a revelar la causa exacta de la muerte del líder de la ANP, amparadas en las leyes de privacidad.

Desde que se hizo la autopsia pertinente, apenas acaecida la muerte del líder y padre de la Patria Palestina, se habló de envenenamiento ante la evidente presencia de polonio 210, tanto en el cuerpo como en la tierra de la fosa. Esto hablaba a las claras de la traición cometida por alguien de su entorno que paulatinamente fue haciendo ingresar en el organismo del guerrero, pequeñas dosis cuya acumulación resultó letal.

Francia en su momento, ya sea por la cercanía planteada por la amistad de Yasser Arafat con el presidente Chirac, o por honrar con la verdad la memoria del líder, dio a conocer el resultado de la autopsia en la que se mostraba evidencia de la presencia de polonio 210 en el organismo, lo que hacía presuponer con un alto grado de probabilidad, el envenenamiento de Yasser Arafat.

Los tiempos cambian y los antiguos socios exigen compromiso, ya que al igual que la famosa tarjeta de crédito, “el pertenecer, tiene sus privilegios”. Por lo mismo, ha cambiado su postura y ha declarado que Yasser Arafat no fue envenenado.

Según este nuevo informe, los niveles de polonio 210 y de “otras sustancias radiactivas” como el plomo encajan con un “origen ambiental natural“. El polonio 210 es una sustancia altamente radiactiva. Es hallada es dosis bajas en alimentos y es creada naturalmente en el cuerpo, pero puede ser fatal si se ingiere en dosis altas. Lo que me pregunto es, ¿como se origina “naturalmente” una acumulación casi 20 veces superior a la normal?

El director del instituto de radiofísica de la Hospital Universitario de Lausana, François Bochud, ha explicado que los niveles de toxicidad detectados –una veintena de veces superiores a los normales– coinciden en ambos estudios. Entonces, ¿cómo se puede hablar tan impunemente de un “origen ambiental natural”?.

Desde hace rato se sospecha de Israel, la única potencia nuclear de la región y la principal beneficiaria de la desaparición de un personaje que había encarnado el nacionalismo palestino y la lucha contra la opresión israelí.

Es tan ridícula esta postura en la cual se baraja la posibilidad de que las causas naturales sean el consumo de tabaco de Arafat, su contacto con armas y equipos con pintura reflectante que contuviese radio o la presencia de gas radón en su tumba.

Los especialistas del Instituto de Radiofísica de Lausana analizaron las ropas, (incluída la legendaria kufiyya), y hasta el cepillo de dientes de Arafat y encontraron elevados niveles de polonio. Es ilógico pensar en la validez del veredicto del equipo francés que dice que la presencia de un gas radioactivo natural, el radón, en el ambiente, explicaría estas fuertes dosis. Los suizos, con mucho mayor tacto, descartaron esta débil hipótesis.

El polonio-210 es un material altamente radiactivo que apareció en cantidades anormales y, de confirmarse que el cadáver también las absorbió, podría ser un indicio casi concluyente de que el líder palestino fue envenenado. Justamente, lo que expresó el equipo forense suizo es que, Yasser Arafat murió envenenado con el isótopo radiactivo polonio 210, confirman asimismo hallazgos anteriores de partículas de polonio en los objetos personales que Arafat había usado poco antes de su muerte. Todo parece indicar que la muerte del líder palestino fue un asesinato político.

Hay que recordar que luego del bombardeo israelí de sus oficinas en Ramallah en el 2002, a Arafat se lo mantuvo prácticamente prisionero hasta su extraña y repentina enfermedad, con el visto bueno de Washington.

Arafat tenía 75 años de edad; padecía de Parkinson; fuera de eso estaba en buen estado de salud cuando de pronto se enfermó durante una reunión, con náuseas y dolor de estómago. Más tarde fue trasladado a un hospital militar francés, donde sus síntomas empeoraron a pesar del tratamiento médico; murió en unas semanas.

El científico forense británico David Barclay dijo: “Hay evidencia contundente, concluyente en mi opinión, de que el cuerpo exhumado de Arafat contiene por lo menos 18 veces más polonio que la norma.” “Es lo que lo mató. Ahora tenemos que averiguar quiénes son los culpables”.

En Noviembre del 2006, cuando fue utilizado polonio para matar en Londres a Alexander Litvinenko, ex agente del KGB ruso que se había convertido crítico del Kremlin, nació la sospecha de que Arafat, con síntomas similares, también podría haber sido envenenado con la misma sustancia.

La sospecha la sembró el periodista de investigación Clayton Swisher, ex guardaespaldas del Servicio Secreto de EE.UU., que se había hecho amigo de Arafat, Al-Jazeera llevó a cabo una investigación de nueve meses que culminó en el documental ¿Qué mató a Arafat?, Que salió al aire durante el verano del 2012.

El Polonio 210 en un momento fue utilizado para iniciar la explosión de bombas nucleares; más tarde fue una fuente de energía para satélites y aviones. Dado que es un elemento muy poco común, con una producción anual de tan solo 100 gramos, predominantemente en Rusia, habría sido imposible de obtenerlo sin la ayuda de potencias nucleares.

Desde hace rato se sospecha de Israel, la única potencia nuclear de la región y la principal beneficiaria de la desaparición de un personaje que había encarnado el nacionalismo palestino y la lucha contra la opresión israelí.

Leer Más >>>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *