Archivo de la etiqueta: Literatura

Profetas en el Islam – El Profeta Nuh – (Noé)

El Profeta Nuh (Noé)
(Que la paz sea con Él)

Sayyedina Nuh fue uno de los primeros profetas que fueron mandados a la humanidad, y sin embargo es uno de los profetas de cuya vida la gente todavía conoce hoy en día.

Sayyedina Nuh fue mandado en un tiempo cuando la mayoría de los descendientes de Adam y Hawwah se habían volteado de la guía de Allâh, negándose a adorarlo a Él y rechazando a Sus mensajeros: La gente de Nuh negó a los enviados, cuando su hermano Nuh les dijo: ¿No vais a tener temor? Yo soy para vosotros un mensajero fiel. Así pues temed a Allâh y obedecedme. No es pido ningún pago por ello; mi recompensa sólo incumbe al Señor de los mundos. Así pues, temed a Allâh y obedecedme.

Dijeron: ¿Vamos a creer en ti cuando los que te siguen son los mas bajos?

Dijo: No me corresponde lo que hacen. Su cuenta no incumbe sino a mi Señor, si fuerais conscientes. Y yo no voy a rechazar a los creyentes, Yo sólo soy un advertidor explícito. Dijeron: Si no dejas de hacerlo, Nuh, date por lapidado. (26.105-116)

Y también, Enviamos a Nuh a su gente: ¡Advierte a tu gente antes de que les llegue un doloroso castigo! Dijo:

¡Gente mía! He venido a vosotros para advertiros con claridad, que adoréis a Allâh, Le temáis y me obedezcáis. El os perdonará vuestras faltas y os dejará hasta un plazo fijado, pero cuando el plazo de Allâh llegue a su fin, no habrá más demora. ¡Si supierais! (71.1-4)

Y también: Recítales la historia de Nuh cuando dijo a su gente: ¡Gente mía! Si no podéis soportar mi posición y que os llame al recuerdo con los signos de Allâh… En Allâh me apoyo. Decidid lo que vayáis a hacer encomendándoos a los dioses que asociáis (con Allâh), hacedlo abiertamente y llevadlo a cabo en mí sin más demora. Y si os apartáis… Yo no os pedí ningún pago, mi recompensa incumbe únicamente a Allâh. Se me ha ordenado ser de los que están sometidos. (10-71-72).

Y también: Y así fue como enviamos a Nuh a su gente, y les dijo: ¡Gente mía! Adorad a Allâh, fuera de Él no tenéis a otro dios; temo para vosotros el castigo de un día terrible. Dijeron los ricos y principales de su gente: Te vemos en un claro extravío. Dijo: ¡Gente mía! No hay en mí extravío alguno, sino que soy un mensajero del Señor de los mundos.

Os hago llegar los mensajes de mí Señor y os aconsejo; y sé, procedente de Allâh, lo que no sabéis. ¿Os sorprende que os haya llegado un recuerdo de vuestro Señor a través de uno de vosotros para advertirlos y para que fuérais temerosos y se pudiera tener misericordia con vosotros? (7.58-62).

Sin embargo las palabras de sayyedina Nuh fueron para orejas sordas: Dijo: ¡Señor mío! He llamado a mí gente noche y día pero mi llamada no ha hecho sino aumentarles su rechazo. Cada vez que les he llamado a Tu perdón, se han puesto los dedos en los oídos y se han tapado con sus vestidos, aferrándose a lo suyo con gran soberbia.

Los he llamado de viva voz y les he hablado en público y a cada uno en privado. Y les he dicho: pedid perdón a vuestro Señor, Él es muy Perdonador. Enviará sobre vosotros el cielo con lluvias abundantes y os dará más riquezas e hijos, así como jardines y ríos.

¿Pero qué os pasa que no podéis concebir grandeza en Allâh cuando Él os creó siete cielos uno sobre otro y puso en ellos una luna a modo de luz y un sol a modo de lámpara, y os originó a partir de la tierra, cual plantas? Luego os hará regresar a ella y os hará salir de nuevo. Allâh os ha puesto la tierra extendida para que en ella recorriérais amplios caminos.

Dijo Nuh: ¡Señor mío! Me han desobedecido y han seguido a quien no les procura ni más riquezas ni más hijos, sólo perdición.

Y urdieron una gran estratagema. Dijeron: No abandonéis a nuestros dioses; no abandonéis a Wudd ni a Suwa’a ni a Yaghuz ni a Ya’uq ni a Nasr. (Dijo Nuh🙂 Ellos han extraviado a muchos: ¡No acrecientes a los injustos sino en extravío! (71.5-24).

Fue por la persistencia de la gente que hace la maldad en no hacerle caso a el mensaje que por fin sayyedina Nuh rezó por su destrucción, no por venganza, si no que quería que la tierra estuviera limpia de la gente corrupta y de los que hacen a otros corruptos: Y dijo Nuh: ¡Señor mío! No dejes en pie sobre la tierra ningún hogar de incrédulos. Pues si los dejas, extraviarán a Tus siervos y no engendrarán sino libertinos e incrédulos.

¡Señor mío! Perdóname a mí y a mis padres y a todo aquel que entre creyente en mi casa, así como a todos los creyentes y a todas las creyentes. Y no acrecientes a los injustos sino en destrucción. (71.26-28).

En otro lugar del Corán, en Surat al-Muminun, Allâh describe a la gente que rechazo a sayyedina Nuh en estos ayat:

Enviamos a Nuh a su gente y dijo: Gente mía, adorad a Allâh, no tenéis a otro dios mas que Él. ¿No váis a temerle? Y dijeron los magnates, que eran los que de su pueblo se habían negado a creer: No es más que un hombre como vosotros que busca la supremacía entre vosotros, si Allâh hubiera querido habría hecho bajar ángeles. No habíamos oído nada de esto de nuestros primeros padres. No es más que un hombre poseso, dadle un tiempo de espera. (23.23-25)

Y también, Enviamos a Nuh a su gente: “Es verdad que soy para vosotros un claro advertidor”. Adorad sólo a Allâh pues temo para vosotros el castigo de un día doloroso. Y dijeron los magnates, aquellos de su gente que no creían: No vemos en ti sino a un ser humano como nosotros y vemos que sólo te siguen los más bajos de nosotros, sin ninguna reflexión; y tampoco vemos que tengáis ningún mérito sobre nosotros, sino que por lo contrario os tenemos por mentirosos.

Dijo: ¡Gente mía! Decidme: Si estoy basado en una prueba clara de mi Señor y Él me ha concedido una misericordia de junto a Sí que a vosotros se os ha ocultado. ¿Es que vamos a obligaros a aceptarla si os produce aversión?

¡Gente mía! No os pido a cambio ninguna riqueza pues mi recompensa sólo incumbe a Allâh y no pienso despreciar a los que creen porque ellos encontrarán a su Señor; sin embargo os veo gente ignorante. ¡Gente mía! ¿Quién me defendería de Allâh si los desprecio? ¿Es que no váis a recapacitar? Y no os digo que poseo los tesoros de Allâh ni que conozco el No-Visto, ni digo que sea un ángel ni les voy a decir a aquéllos que vuestros ojos desprecian, que Allâh no les va a dar ningún bien, pues Allâh sabe mejor lo que hay en sus almas, y en ese caso yo sería de los injustos.

Dijeron: ¡Nuh! Nos has refutado y has aumentado la disputa entre nosotros; haz que venga a nosotros la amenaza que aseguras, si eres de los que dicen la verdad. Dijo: Allâh hará que os llegue si Él quiere y no podréis impedirlo. Si Allâh quiere desviaros, mi consejo, aunque quiera aconsejarlos, no os servirá de nada. Él es vuestro Señor y a Él habéis de regresar. O dicen: Lo ha inventado. Di: Si lo he inventado, sobre mí recaerá el mal que haya hecho, pero soy inocente del mal que vosotros hagáis. (11.25-35).

Entonces sayyedina Nuh, la paz sea con el, se volteó a Allâh y le pidió su ayuda, y su oración fue contestada: Dijo: ¡Señor mío, ayúdame ya que me tratan de mentiroso! Entonces le inspiramos: Construye una nave bajo Nuestra mirada e inspiración. Cuando Nuestra orden llegue y el horno se inunde, embarca en ella a dos ejemplares de cada especie y a tu gente, con la excepción de aquel contra el que se haya decretado una palabra previa.

Y no Me hables a favor de los injustos, pues en verdad han de perecer ahogados. Cuando tú y quienes están contigo hayáis subido en la nave, di: Las alabanzas a Allâh que nos ha salvado de la gente injusta. Y di: ¡Señor mío! Haz que arribe a un lugar bendito. Tú eres el mejor en hacer llegar a buen término. Es cierto que en éso hay signos: No hicimos sino ponerlos a prueba. (23.26-30).

En otro lugar del Corán, en Surah Hud, la respuesta de Allâh a la oración de sayyedina Nuh, es descrita en estos ayat:

Y le fue inspirado a Nuh que excepto los que habían creído, nadie más de su gente creería. ¡No te entristezcas por lo que hacen! Construye la nave bajo Nuestros ojos e inspiración y no me hables de los que han sido injustos pues realmente ellos van a ser ahogados!

Y mientras construía la nave, cada vez que pasaban por delante algunos de los principales de su gente, se burlaban de él. Dijo: Si os burláis de nosotros, ya nos burlaremos nosotros de vosotros como os burláis ahora.

Y ya sabréis quién va a llegarle un castigo que le humillará y sobre quién se desatará un castigo permanente.
(11.36-39).

Cuando llego la hora, agua empezó a salir a chorros de la tierra al igual que caer del cielo: Antes que ellos ya había negado la verdad la gente de Nuh. Negaron a Nuestro siervo y dijeron: Es un poseso. Y lo rechazaron con amenazas. Entonces rogó a su Señor: ¡Me han vencido, auxíliame! Y abrimos las puertas del cielo con una agua torrencial, e hicimos que la tierra se abriera en manantiales y se encontraron las aguas por un mandato que había sido decretado. (54.9-12).

Y también, Así hasta que llegó Nuestro mandato y el horno rebosó, dijimos: Sube en ella una pareja de cada especie y a tu familia, exceptuando aquél contra el que ya haya precedido la palabra, y a los que crean; pero sólo eran unos pocos los que con él creían.

Y dijo: ¡Embarcad en ella! Y que sean en el nombre de Allâh su rumbo y su llegada. Es cierto que mi Señor es Perdonador y Compasivo. (11.40-41).

Y también: Y lo llevamos en una embarcación hecha de tablas y clavos, que navegó bajo Nuestra mirada. Recompensa para el que había sido negado. La hemos dejado como un signo. ¿Hay quien recapacite? (54.13-15)

La gran cuenca de Mesopotamia, por la cual pasaban los poderosos ríos ÉufratesTigris, ahora estaba completamente bajo agua, y conforme iba subiendo el agua, cargando el barco con ellos, uno de los hijos de Nuh fue dejado atrás: Y navegaba con ellos entre olas como montañas. Entonces Nuh llamó a su hijo que estaba aparte. ¡Hijo mío! Sube con nosotros y no estéis con los incrédulos. Dijo: Me refugiaré en una montaña que me librara del agua. Dijo: Hoy no habrá nada que libre del mandato de Allâh excepto para aquel del que tenga misericordia. Y las olas se interpusieron entre ambos quedando entre los ahogados. (11.42-43).

Ya que Nuh era su padre, no podía dejar de preguntarse el destino de su hijo: Dijo: ¡Nuh! Él no es de tu familia y sus obras no son rectas; no me preguntes por aquello de lo que no tienes conocimiento. Te advierto para que no estéis entre los ignorantes. Dijo: ¡Señor mío!, verdaderamente me refugio en Tí de preguntarte aquello de lo que no tengo conocimiento, y si no perdonas y tienes misericordia de mí estaré entre los perdidos. (11.45-47)

Ahora que estamos relatando la vida de Nuh, hay que decir que su esposa también fue de los que lo rechazó y que ella también fue de los ahogados. Eventualmente — después de cuarenta días según unas fuentes — el nivel del agua empezó a bajar: Y se dijo: ¡Tierra, absorbe tu agua! ¡Cielo, detente! Y el agua decreció, el mandato se cumplió y (la nave), se posó sobre el Yudi. Y se dijo: ¡Fuera la gente injusta! (Yudi es un monte cercano de Mosul en Irak) (11.44)

Y así fue que todos los que rechazaron a sayyedina Nuh fueron destruidos, mientras que los pocos que lo aceptaron, a lado de las criaturas de la tierra, fueron salvados: Y así fueron ahogados a causa de sus transgresiones y fueron introducidos al fuego y no encontraron para ellos quien los defendiera aparte de Allâh. (71.26-27).

Y también: Lo tacharon de mentiroso y lo salvamos en la nave junto a los que con él estaban, dejándolos como sucesores y ahogando a los que habían negado la verdad de Nuestros signos. Y mira cual fue el fin de los que habían sido advertidos. (10.73).

Y también: Lo tacharon de mentiroso y lo salvamos en la nave a él y a los que con él estaban, ahogando a los que habían negado a la verdad de Nuestros signos. Verdaderamente fueron una gente ciega. (7.63)

Una vez que había bajado el agua completamente, sayyedinah Nuh y sus seguidores- incluyendo a sus tres hijos, llamados Ham, Sham y Yafeth– estaban libres de continuar sus vidas sobre la tierra: Se dijo: ¡Nuh! desembarca a salvo con una seguridad procedente de Nosotros y con bendiciones sobre ti y sobre las comunidades de los que están contigo y las comunidades a las que dejaremos disfrutar; y luego les alcanzará de Nuestra parte un castigo doloroso. (11.48).

Y también: Y así fue como Nuh nos llamó. ¡Que excelentes Respondedores! Lo salvamos a él y a su familia de la gran catástrofe. E hicimos que fueran sus descendientes los que se quedaran. Y dejamos su memoria para la posteridad. Paz para Nuh en todos los mundos.

Así es como recompensamos a los que hacen el bien. Él fue uno de Nuestros siervos creyentes. Luego a los demás, los ahogamos. (37.75-82).

Es interesante notar en este relato que es claro en los siguientes ayah que sayyedina Nuh llegó a una edad muy avanzada: Y he aquí que enviamos a Nuh a su gente y estuvo con ellos mil años menos cincuenta. La inundación los sorprendió mientras eran injustos. Pero a él y a los que iban en la nave los pusimos a salvo, e hicimos de ella un
signo para todo el mundo. (29.13-14).

Por lo tanto la historia de sayyedinah Nuh, la paz sea con él, continuó quedando como un recuerdo para la humanidad mucho después de que sus seguidores inmediatos habían muerto, y siempre se quedó como recordatorio para la gente que entiende. Es verdad que es difícil viajar en un barco sin recordar lo que le paso a los que aceptaron a sayyedinah Nuh, y lo que le pasó a los que lo rechazaron. Como Allâh dice en Surah Ya Sin– la cual se conoce como el corazón del Corán:

Y hay un signo para ellos en cómo embarcamos a sus progenitores en la nave henchida. Y hemos creado para ellos, otras (naves) semejantes en las que embarcan. Y si queremos podemos hacer que se ahoguen sin que tengan quien les socorra ni sean salvados. A no ser por una misericordia de Nuestra parte y para concederles un disfrute por un tiempo.

Y cuando se les dice: Temed lo que hay tras vosotros y lo que ha de venir, para que así se os pueda tener misericordia. No hay ningún signo de los signos de tu Señor que les llegue, del que no se aparten. (36.40-45).

Es interesante tomar nota que en las historias de ambos sayyedina Adam y sayyedina Nuh nos damos cuenta que no puede ser posible que seamos descendientes de los monos o cualquier otro proceso de evolución. Sayyedina Adam y Hawwah fueron creados como seres humanos; la gente que descendió de ellos fueron todos seres humanos; la gente de Nuh eran todos descendientes de ellos; y todas las gentes después de la gran inundación fueron descendientes de sayyedina Nuh y los creyentes que sobrevivieron con él.

Después de las muertes de sayyedina Nuh y sus sucesores inmediatos, que Allâh esté complacido con ellos, el mismo patrón de comportamiento que había existido antes de la gran inundación empezó a emerger en las naciones que habían surgido de los descendientes de sayyedina Nuh y de los creyentes que fueron salvados con él:

Después, tras él (Nuh), enviamos mensajeros a su gente y fueron a ellos con las pruebas claras pero no creyeron lo que ya antes habían tachado de mentira. Así es como marcamos los corazones de los transgresores. (10.74).

Por Iftekhar Bano Hussain
Traducción: Abdullah Weston
Con información de Islam

©2018-paginasarabes®

La Virgen María en el Sagrado Corán

Maryam (P) e Isa (P)

El Islam es una religión que venera a la Virgen con sumo respeto y que reconoce desde antes del Catolicismo, la Inmaculada Concepción de María, reconocida en el Corán desde el siglo VII. El Catolicismo lo reconoció hasta el siglo XIX. La media luna a sus pies, simboliza (según la leyenda), el sostén del Islam a la figura de la Virgen María.

No hay ninguna otra religión que reconozca la Inmaculada Concepción de María, con excepción del Catolicismo y del Islam.  

Con la conversión forzada de moriscos  (árabes musulmanes de la España Medieval), y con la costumbre de la España de los siglos XVI y XVII, de devoción a la Virgen María, (que se ha perdido en la Europa del siglo XXI, incluyendo España, con más del 50% de agnósticos y ateos); esa devoción histórica a la Virgen, pudo  ser mejor asimilada por los musulmanes conversos al catolicismo, que la creencia en un hijo de Dios (Jesús) ó la Trinidad (de 3 personas distintas y un solo Dios), rechazado con firmeza en el Corán, cuyo concepto básico es la unicidad de Dios. Debe comprenderse además, que los moriscos eran magníficos artesanos. La construcción de iglesias; vitrales e imágenes, estaba a cargo básicamente de moriscos conversos.

En ApocalipsisCapítulo 12, versículos 1 al 6, leemos.

1 “Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.

2 Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento.

3 También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas  y diez cuernos  y en sus cabezas siete diademas;

4 Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas de los cielos, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tanto como naciese.

5 Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones;  y su hijo fue arrebatado para  Dios y para su trono.

6 Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten por mil doscientos sesenta días.”

Y luego, en versículos 13 y 14, continúa.

13 “Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz el hijo varón.

14 Y se le dieron a la mujer las dos alas del gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo.”

La mujer vestida del sol es la Santísima Virgen María.

Se cree que la luna bajo sus pies representa al Islam y el desierto (su lugar), representa el Mundo Árabe, donde será protegida de Satanás y sus secuaces, que la tratarán de denigrar en los días postreros. Su hijo varón es Jesucristo, que si será ponderado y elevado por la Cristiandad. Es la Virgen la que será abandonada. Pero el Islam tomará su papel de protector.

La mención de la Virgen María en el Corán,  es incluso más sublime  y bella que en el Nuevo Testamento.

María,  en el Islam, es el paradigma de la perfección en la mujer y su historia adquiere tanta relevancia, que la revelación coránica le ha dedicado todo un Capítulo, Sura 19, que lleva su nombre; además de ser mencionada en otros capítulos, entre ellos, en  Sura 3. “La familia de Imrán” (Joaquín) o sea, la familia de la Virgen María.

María (Mariam), es la mujer más venerada de los musulmanes. Los pasajes del Libro sagrado, que datan tanto del comienzo de la Revelación, así como de sus fases más tardías; subrayan la eminencia y la perfección de María, lo mismo que informan de las circunstancias que han rodeado el nacimiento milagroso de su hijo.

El Profeta (la paz y bendiciones sean con él), afirmó, en un dicho famoso; que María, la madre de Jesús; nació inmaculada y que tuvo un hijo también inmaculado, Jesús, sin contacto carnal y que María es la mujer más pura, que ha habido y habrá.

En Sura 3, María era asistida por los Ángeles en el templo y aparecían milagrosamente ante ella, frutos y comida que no correspondían incluso a la estación. Esto provocaba asombro de Zacarías, sacerdote y profeta, por la elevada posición de María ante su Señor. Dice el Sagrado Corán a este respecto: “y cuando los Ángeles dijeron: ‘¡María! Dios te ha escogido y purificado. Te ha elegido por sobre todas las mujeres del Universo’.” (3:42).

Dios estaba siempre pendiente de ella; como dice la oración, que en árabe es Salam Aleki, Mariam –  La paz sea contigo María – ya que Ave María y Dios te salve, son saludos romanos;“llena eres de gracia, el Señor (Allâh) es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres  y bendito, el fruto de tu vientre, Jesús.”

Santa María, Madre de Jesús y sierva sumisa de Dios. Amín.

19. SURA DE MARYAM

En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo.

(1) Kaf, Ha, Ya, Ayn, Sad. 

(2) Éste es el recuerdo de la misericordia de tu Señor con Su siervo Zakariyya. 

(3) Cuando llamó a su Señor en súplica escondida. 

(4) Dijo: ¡Señor mío! Mis huesos se han debilitado y mi cabello ha encanecido y nunca, Señor, en lo que Te he pedido, he sido decepcionado. 

(5) Temo por mis parientes cuando yo no esté; y mi mujer es estéril, concédeme de Tu parte un hijo.

(6) Que sea mi heredero y herede de la familia de Yaqub y hazlo, Señor,complaciente. 

(7) ¡Zakariyya! Te anunciamos un hijo cuyo nombre será Yahya, nadie antes de él ha recibido ese nombre. 

(8) Dijo: ¡Señor! ¿Y cómo tendré un hijo siendo mi mujer estéril y habiendo llegado yo, a causa de mi edad, a la decrepitud? 

(9) Dijo: Así lo ha dicho tu Señor, eso es simple para Mi; igual que una vez te creé y no eras nada. 

(10) Dijo: ¡Señor mío! Dáme un signo. Dijo: Tu signo será que durante tres noches y sin que tengas ningún impedimento para ello, no podrás hablar a la gente. 

(11) Así apareció ante su gente desde el lugar de oración y les dijo por señas que glorificaran mañana y tarde.

(12) ¡Yahya! ¡Toma el libro con fuerza! Y siendo un niño le dimos el juicio, 

(13) Así como ternura procedente de Nosotros y pureza, y era temeroso (de su Señor). 

(14) Y bueno con sus padres, ni arrogante ni rebelde. 

(15) Paz sobre él el día en que nació, el día de su muerte y el día en que sea devuelto a la vida. 

(16) Y recuerda en el Libro a Maryam cuando se apartó de su familia retirándose en algún lugar hacia oriente.

(17) Entonces se ocultó de ellos con un velo y le enviamos a Nuestro espíritu* que tomó la apariencia de un ser humano completo. 
*[Yibril.] 

(18) Dijo: Me refugio de ti en el Misericordioso, si tienes temor (de Él). 

(19) Dijo: Yo sólo soy el mensajero de tu Señor para concederte un niño puro. 

(20) Dijo: ¿Cómo habría de tener un niño si ningún mortal me ha tocado y no soy una fornicadora? 

(21) Dijo: Así lo ha dicho tu Señor: Eso es simple para Mí, para hacerlo un signo para los hombres y una misericordia de Nuestra parte. Es un asunto decretado. 

(22) Así pues lo concibió y se retiró a un lugar apartado. 

(23) Y le sobrevino el parto junto al tronco de la palmera. Dijo: ¡Ojalá y hubiera muerto antes de esto desapareciendo en el olvido! 

(24) Y la llamó desde abajo: No te entristezcas, tu Señor ha puesto un arroyo a tus pies. 

(25) Sacude hacia ti el tronco de la palmera y caerán dátiles maduros y frescos.

(26) Come y bebe, y refresca tus ojos. Y si ves a algún humano dile: He hecho promesa de ayuno al Misericordioso y hoy no puedo hablar con nadie. 

(27) Y llegó a su gente llevándolo en sus brazos, dijeron: ¡Maryam! Has traído algo muy grave. 

(28) ¡Hermana de Harún! Tu padre no ha sido un hombre de mal ni tu madre una fornicadora. 

(29) Entonces hizo un gesto señalándolo, dijeron: ¿Cómo vamos a hablar con un niño de pecho? 

(30) Dijo: Yo soy el siervo de Allâh. Él me ha dado el Libro y me ha hecho profeta. 

(31) Y me ha hecho bendito donde quiera que esté y me ha encomendado la Oración y la purificación* mientras viva. 
*[El salat y el zakat.] 

(32) Y ser bondadoso con mi madre; no me ha hecho ni insolente ni rebelde. 

(33) La paz sea sobre mí el día en que nací, el día de mi muerte y el día en que sea devuelto a la vida. 

(34) Ese es Isa, el hijo de Maryam, la palabra de la Verdad, sobre el que dudan. 

(35) No es propio de Allâh tomar ningún hijo. ¡Gloria a Él! Cuando decide algo, sólo dice: Sea, y es. 

(36) Y verdaderamente Allâh es mi Señor y el vuestro, adoradlo pues. Este es un camino recto. 

(37) Pero los partidos que había entre ellos discreparon. ¡Perdición para los que no creyeron porque habrán de comparecer en un día trascendente! 

(38) ¡Cómo verán y cómo oirán el día que vengan a Nos! Pero hoy los injustos están en un claro extravío.

(39) Y adviérteles del Día de la Lamentación cuando el asunto quede decidido. Y sin embargo ellos están descuidados y no creen. 

(40) Es cierto que Nosotros heredaremos la tierra y a quien haya en ella y a Nosotros regresarán. 

(41) Y recuerda en el Libro a Ibrahim, él fue realmente sincero y profeta. 

(42) Cuando dijo a su padre: ¡Padre mío! ¿Por qué adoras lo que ni oye ni ve ni te sirve de nada? 

(43) ¡Padre! Me ha llegado un conocimiento que no te ha llegado a ti, sígueme y te guiaré por un camino llano. 

(44) ¡Padre! No adores al Shaytán, pues ciertamente el Shaytán es rebelde con el Misericordioso. 

(45) ¡Padre! Temo de verdad que te llegue un castigo del Misericordioso y seas de los que acompañen al Shaytán. 

(46) Dijo: ¿Acaso desprecias a mis dioses, Ibrahim? Si no dejas de hacerlo te lapidaré; aléjate de mí durante mucho tiempo. 

(47) Dijo: Paz contigo, pediré perdón por ti a mi Señor, es cierto que Él es Complaciente conmigo. 

(48) Me alejaré de vosotros y de lo que adoráis fuera de Allâh e invocaré a mi Señor, tal vez no quede decepcionado en mi súplica de Él. 

(49) Y cuando los dejó junto a todo lo que adoraban fuera de Allâh, le concedimos a Ishaq y a Yaqub y a ambos los hicimos profetas. 

(50) Les concedimos parte de Nuestra misericordia y les dimos una lengua de veracidad, sublime. 

(51) Y recuerda en el Libro a Musa, él estaba entregado y fue mensajero y profeta.

(52) Lo llamamos desde la ladera derecha del monte y hablándole en confidencia lo acercamos a Nos. 

(53) Y le concedimos por Nuestra Misericordia a su hermano Harún como profeta. 

(54) Y recuerda en el Libro a Ismail, él fue cumplidor de la promesa y fue mensajero y profeta. 

(55) Mandaba a su gente la oración y la purificación de la riqueza* y era satisfactorio para su Señor. 
*[El salat y el zakat.] 

(56) Y recuerda en el Libro a Idris, él fue veraz y profeta. 

(57) Lo elevamos a un alto lugar. 

(58) Ésos son los que Allâh ha favorecido entre los profetas de la descendencia de Adam, los que llevamos con Nuh, la descendencia de Ibrahim e Israil* y los que guiamos y escogimos. Cuando se les recitaban los signos del Misericordioso caían postrados llorando. 
*[Es decir Yaqub, puesto que Israil es otro nombre del profeta Yaqub.] 

(59) Después les sucedió una generación que abandonó la Oración* y siguió las pasiones; pero ya encontrarán perdición. 
*[El salat] 

(60) Con la excepción de los que se volvieron atrás, creyeron y obraron con rectitud, pues ellos entrarán en el Jardín y no se les hará injusticia en nada. 

(61) Los jardines de Adn que el Misericordioso ha prometido a Sus siervos antes de que los hayan visto, verdaderamente Su promesa llegará. 

(62) Allí no oirán ninguna frivolidad, sino: Paz. Y en ellos tendrán su sustento mañana y tarde. 

(63) Ese es el Jardín que haremos heredar a quien de Nuestros siervos se guarde. 

(64) Y no bajamos sino por orden de tu Señor*, Suyo es lo que tenemos por delante,lo que tenemos detrás y lo que hay en medio. Y tu Señor no es olvidadizo. 
*[Estas son palabras en boca de Yibril.]

(65) El Señor de los cielos y de la tierra y de lo que hay entre ambos. ¡Adoradle pues y sed constantes en vuestra adoración! ¿Conoces a alguien que tenga Su nombre? 

(66) Y dice el hombre: ¿Acaso cuando esté muerto seré resucitado? 

(67) ¿Es que ya no recuerda el hombre que fue creado antes, cuando no era nada? 

(68) Por tu Señor que los reuniremos, así como a los demonios, y luego los haremos comparecer en torno a Yahannam, arrodillados. 

(69) Después, de cada grupo arrancaremos a los más obstinadamente rebeldes contra el Misericordioso. 

(70) Y ciertamente Nosotros sabemos mejor quienes son los que merecen más entrar en él. 

(71) Y no hay ninguno de vosotros que no vaya a llegar a él, esto es para tu Señor una decisión irrevocable.

(72) Luego salvaremos a los que hayan sido temerosos (de su Señor) y abandonaremos en él a los injustos, arrodillados. 

(73) Y cuando Nuestros signos claros se les recitan, los que se niegan a creer les dicen a los que creen: ¿Cuál de las dos partes tiene mejor situación y mejor lugar de reunión? 

(74) ¿Cuántas comunidades mejores que ellos en posesiones y en aspecto, destruimos? 

(75) Di: A los que están en el extravío, el Misericordioso los dejará así, hasta que cuando vean lo que les fue prometido, ya sea el castigo o la Hora, sabrán quién tiene el peor lugar y es más débil en tropas. 

(76) Y a aquéllos que hayan seguido la guía, el Misericordioso los incrementará en ella. Y las palabras y acciones perdurables y rectas son mejor ante tu Señor en recompensa y en resultado.

(77) ¿No has visto a quien niega Nuestros signos cómo dice: Se me darán riquezas e hijos? 

(78) ¿Es que acaso tiene acceso al No-Visto o ha hecho algún pacto con el Misericordioso? 

(79) ¡Pero no! Escribiremos lo que dice y le prolongaremos el castigo. 

(80) Le haremos heredero de lo que dice y vendrá a Nosotros solo. 

(81) Y han tomado dioses fuera de Allâh para que sean un poder para ellos. 

(82) ¡Pero no! Estos renegarán de su adoración y se pondrán en su contra. 

(83) ¿Es que no ves que hemos enviado a los demonios contra los incrédulos y los incitan seduciéndolos? 

(84) No te apresures contra ellos, verdaderamente les llevamos una cuenta. 

(85) El día en que reunamos ante el Misericordioso a los temerosos en grupos. 

(86) Y llevemos a los malhechores a Yahannam como ganado al abrevadero. 

(87) No habrá para ellos ninguna intercesión, a excepción de quien tenga un pacto con el Misericordioso. 

(88) Y dicen: El Misericordioso ha tomado un hijo. 

(89) Ciertamente traéis una calamidad. 

(90) A punto están los cielos de rasgarse, la tierra de abrirse y las montañas de derrumbarse por su causa. 

(91) Porque atribuyen un hijo al Misericordioso. 

(92) Y no es propio del Misericordioso tomar un hijo. 

(93) Todos los que están en los cielos y en la tierra no se presentan ante el Misericordioso sino como siervos. 

(94) Y es verdad que Él conoce su número y los tiene bien contados. 

(95) Todos vendrán a Él por separado el Día del Levantamiento.

(96) Realmente a los que creen y practican las acciones de rectitud, el Misericordioso les dará amor. 

(97) Y es verdad que lo hemos hecho fácil a tu lengua para que así, al recitarlo,des buenas noticias a los temerosos y adviertas a una gente que se obstina. 

(98) Y cuántas generaciones hemos destruido antes de ellos. 
¿Percibes a alguno de ellos o les escuchas algún murmullo?

Por el  Dr. Armando Bukele Kattan

Con información de Noble Corán 

©2018-paginasarabes®

El alba vuelca sus rosas – Omar Khayyam

Sueño de medianoche – Prof. Mahmud Farshchian (1963 Obras maestras de la miniatura persa).

El alba vuelca sus rosas en la copa del cielo… En el aire de cristal se desgrana el canto del último ruiseñor… El aroma del vino es más suave… ¡Y pensar que hay insensatos que en esta misma hora sueñan con riquezas y distinciones! ¡Qué sedosa es tu cabellera, amada mía!

Omar Khayyam


©2019-paginasarabes®