La muerte y la inmortalidad

Madame la Mort
Madame la Mort
EL DRAMA DE LA VIDA

Empieza esta casida por una frase entrecomillada “ la mayor parte de esta mutawwala fue compuesta en 1945 (cuando tenía 23 años) y el resto se prolongó hasta 1947”.

En vano, sueñas poetisa mía, pues no
hay mañana para la noche de esta existencia.
En vano pides ; no se revelará el secreto,
no lograrás que se rompan las cadenas.
A la sombra del sauce pasas tus horas,
y perpleja, te apenan los secretos,
interrogas a las sombras, pero la sombra
nada sabe, sólo el destino conoce.
Siempre miras perpleja al horizonte ignoto
pero, ¿se llega a revelar lo oculto?
Siempre estás preguntando, pero el destino
burlón es un silencio cerrado y eterno
¿Por qué no te desesperas? Ningún corazón
alcanzó el misterio y no serás tú quien lo alcance.
¡ Qué pena muchacha! No entenderás
al tiempo, conténtate con ignorarlo.
Deja que las manos del destino conduzcan
como quieran a la débil barquilla
¿Qué consigues con combatir a las olas?
¿Acaso se han dormido tus deseos?
¡Ay de quien perdió la vida en sueños! Pero
¿ qué has recogido, sino tedio?
Su secreto sigue enterrado, ¡oh derroche
de vida que gastaste preguntando!
Es el secreto de la vida el que golpea los entendimientos,
hasta que los sabios caen en la angustia.
¡Desespérate, muchacha! ¿ para qué la esperanza
si hasta ahora no ha sido conocido ninguno de sus secretos?
Antes de que tú llegarás al mundo,
vinieron millones y luego desparecieron.
¡Ojalá supiera! ¿qué cosecharon de sus noches?
¿dónde están las alegrías y las fiestas?

De ellos quedan tumbas tristes,
levantadas a las orillas de la vida
pues abandonaron el refugio de la existencia
y se refugiaron silenciosos en el
mundo de los muertos.
¿ Cuántas veces la terrible noche se cernió
sobre el aire?
¿ Cuántas veces se le sometieron las criaturas?
La noche es testigo de que todo sigue igual.
¿Dónde están los que ayer fueron?
¿ Cómo, oh tiempo, entre tus manos se apagan
las esperanzas y se desvanecen los sueños?
¿Cómo se apagan los corazones todo luz
y vive la oscuridad que es oscuridad?
¿ Cómo pueden vivir las espinas mientras la flor
seductora se marchita apurada por el ciclón?
¿ Cómo caminan hacia la muerte los himnos
mientras la burla del destino permanece?
¡Tú, drama!, háblale al corazón:
¡ tú, a quien se llama “vida”
¿ Qué me depararás en el mañana desconocido?
¿ Cuál será el destino de mis despojos?
¿ Qué sepultura me preparaste? ¿ una caverna
cuyas hoquedades llena la sombra tenebrosa?
¿ o mi barquilla se hundirá conmigo
un día y moraré en la negrura del océano?
¡Ay triste vida mía!, ¿cuánto van a jugar conmigo
las quimeras? ¿ cuánto me oprimirá el pensamiento?
A las noches pregunto siempre por la muerte
¿ qué te parece que es la vida?
Constantemente pregunto a las noches, pero,
en esta vida la respuesta es difícil.
Sólo existen quimeras que se burlan de mí,
sólo hay desgarro y preocupación.
¿Es que entiendo la vida para entender
la muerte y acercarme a su secreto oculto?
El mundo de la muerte sigue siendo un enigma
y descifrarlo es difícil para mi triste corazón
Sea, oh vida, ya no preguntaré a la noche
por el secreto y, júzgame como quieras;
si me das la vida de las flores, no lloraré;
o alarga mis días a voluntad.
¿De qué sirve llorar si el corazón
del destino no escucha a los que gritan?
Por llorar no viviré ni un día más
y la muerte no se apiadará de mi desgracia.
Que la vida me haga apurar cuantas copas de
tristeza y desesperación quiera su maldad.
La muerte, cuyo silencio y oscuridad
deseo, ¿ prestará atención a mi esperanza?
Así ha venido la vida, pero no sé
hacia dónde irá
viviré como disponga lo desconocido,
perpleja, pues las sombras se ríen de mí.

Aunque quisiera vivir, la muerte no me escucharía
ni me alargaría los años
aunque desease morir, mis sueños
no se apiadarían de mí, ni encontraría la muerte.
Por tanto, sea lo que quiera el destino fatal
no lo que quieran mis esperanzas.
La vida me conducirá, ¿ pero dónde está el puerto
de mi barca?, ¿ junto a qué playas?
Sigo sentada sobre mi colina de arena
que escucha los himnos de mi ayer.
Sigo siendo una niña, sólo que ignoro
cada vez más el fondo de mi alma y de mi misma 379”.


Encontramos otros ejemplos de la posición de nuestra poetisa iraquí respecto al asunto de la muerte en un reciente número de la revista Al-Adāb dedicado especialmente a su biografía.

Desesperación y fracaso ante la imagen de la muerte conectan en casi todos sus poemas con la oscuridad, las tristezas, las penas, las sepulturas…etc; “la tristeza no abandona la poetisa, pues ella acude a la poesía como medio para vivir. Creyó en la otra vida y que la muerte no es perecer sino un paso para la eternidad. Nāzik Al-Malā’ika, al mandar una carta al doctor Salem Al-Ḥamdānī el 1 de enero de 1978, decía que seguía rechazando con fuerza la cuestión de la mortalidad humana, pues, se torturaba con la idea de que nos comieran los gusanos y nos convirtiéramos en cráneos. Esta imagen, como declara la propia poetisa se debe a su ateísmo. 

Nāzik Al-Malā’ika llegó a poner en duda la existencia de un creador que se adueña de sus criaturas, y se obsesionó por los sentimientos de vacío y de miedo. Pero acabó por recuperar la fe en Dios y aceptó la vida y también la muerte. Aceptó lo que había antes rechazado, lo aceptó aunque la tristeza siguió apoderándose su alma 380”.

Dentro de la producción literaria de Nawāl Al-Sa ‘dāwī, el miedo a la muerte se presenta como una actitud básica y primaria pero también como una línea meditativa y filosófica que predomina en el cuadro de su desarrollo general. A este respecto, la protagonista de Muḏakkirat  ṭabība (Memorias de una médico) dice:

أحسست بمرارة في حلقي فقذفت بقطعة اللحم من فمي…حاولت أن أبلع فأحسست بقطعة
الخبز و هي تحتك بحدار بلعومي…و أحسست انني أختنق…شفتاي ال تتحركان و ذراعي
ال تمتدان و عضالت قلبي ال تنقبض…و عروقي ال تنبض بالدم…آه… لقد مت … و
قفزت مفزوعة…
ال لن أموت و أصبح جثة كهذه الجثث الممدودة أمامي فوق المناضد و ألقيت المشرط
من يدي و خرجت من المشرحة أعدو…و نظرت الى الناس في دهشة و هم يسيرون في
الشارع و يحركون أذرعهم و أرجلهم بال تفكير…و يفتحون أفواههم و يتكلمون و
يتنفسون و يفعلون كل شيئ بسهولة شديدة… و عادت الي السكينة…ان الحياة ال تزال
فائمة… و انا ال زلت أعيش… و فتحت فمي عن آخره و مألت صدري بهواء الشارع و
تنفست…و حركت ذراعي و رجلي و سرت وسط أمواج البشر…آه ما أيسر الحياة حين
يمارسها االنسان على سجيتها .

“Sentí un sabor amargo en la garganta y arrojé el trozo de carne de tenía en la boca… intenté tragar y sentí que un trozo de pan se me clavaba en el esófago…noté que me ahogaba. Mis labios no se movían, mis brazos no se extendían, los músculos de mi corazón no se contraían, mis venas no bombeaban sangre…Ay…¡me he muerto! Y salté atemorizada. ¡No, no moriré y no me convertiré en un cadáver como éstos cadáveres tendidos ante mí encima de las mesas Y arrojé el bisturí de mis manos y salí del quirófano corriendo…Miré sorprendida a la gente que caminaba por la calle y movía los brazos y las piernas sin preocuparse y abría la boca, hablaba y respiraba y todo lo hacía con facilidad.Volvió a mí la calma, porque la existencia continúa y yo sigo viviendo. Abrí la boca ; llené mi pecho del aire de la calle y respiré .. Moví el brazo y la pierna y continué caminando entre las oleadas de seres humanos. ¡Oh, qué sencilla es la vida cuando la ejerce el hombre con tranquilidad! 381”.

Aunque el primer tema que encontramos en esta novela presenta un rechazo a la muerte, poco a poco, se desliza hacia la pregunta por la vida; como cuando la autora reflexiona acerca de la muerte de una mujer joven que acaba de dar a luz un hijo:

أليس عجيبا؟ عجيبا جدا؟ أن تخرج هذه القطعة االنسانية الحية من هذا الجسد الميت الجامد
الراقد على هذه المنضدة المعدنية الباردة؟ كيف توقف قلب المرأة الشابة الى األبد؟ كيف ولد
طفل حي من جسد امرأة تموت؟ كيف تدب تلك الشرارة الصغيرة من الحياة من المادة الميتة.
من أي عالم يخرج االنسان و الى أي عالم يذهب؟

“No es extraño, muy extraño …que salga este pedazo humano vivo de un cuerpo muerto, rígido, yacente sobre esta mesa metálica y fría?.. ¿Cómo se detuvo el corazón de esta joven mujer para siempre? ¿Cómo nació un niño vivo del cuerpo de una mujer moribunda? ¿ Cómo se abrió paso aquella chispa pequeñita de vida desde la sustancia muerta? ¿De qué mundo sale el hombre y hacia qué mundo se dirige?382.

La obra de Gādat Al-Sammān nos ofrece muestras abundantes de una reflexión polarizada en torno a esta pregunta por la existencia humana. Cabe recordar que el Existencialismo ocupó un papel destacado en su posición ideológica. Ahora bien, será útil entresacar del material recogido en este capítulo los testimonios más dignos de ser tenidos en cuenta por la escritora siria en lo tocante a la muerte. En esta perspectiva, “ la muerte es la incapacidad de amar y resucitar varias veces, ya que morimos con cada historia de amor, con cada obra y con cada proyecto. Morir es dimitir de la vida, es la agitación psíquica 383”. Y como afirma Šukrī Gālī, nuestra escritora tomó la firme decisión de vivir y de enfrentarse a la muerte, desde el mismo día de su nacimiento 384. Por ello, desde los inicios de su trayectoria como escritora, Gādat Al-Sammān aborda el tema de la muerte exponiendo sus conceptos en sus novelas y ensayos. Porque “su mayor miedo- como declara en una entrevista- era que fuera la muerte un sueño sin sueños y que cargara muchas pesadillas 385”.

Este tema, pues, es clave desde su primera compilación de cuentos titulada Aynāka qadarī (Tus ojos son mi destino) que escribió siendo todavía muy jóven (1962), lo que demuestra perfectamente que ella manifestó su preocupación por la muerte en la etapa inicial de su trayectoria literaria. Es decir, la muerte es una constante a lo largo de su inmenso universo ideológico. Así pues hemos elegido un cuento de esta compilación, titulado Ma warā’ al- ḥubb (Más allá del amor) en el cual la protagonista rechaza categóricamente la idea de morir e intenta por todos los medios eternizarse en la vida:

ال أريد أن أموت

“No quiero morir 386

علمني الرسم كي ال أموت…كي أخلق لوحة استمر فيها أبدا…

“Enséñame a dibujar para que no muera… para que cree un cuadro en el cual
siga viviendo para siempre 387”.

أبي قال ان علي أن أصنع خلودي بنفسي و أن ال أحد يصنع لآلخرين خلودهم

“Mi padre me dijo que he de procurar mi eternidad por mí misma y que nadie
procura a los demás su eternidad 388”.

La protagonista de la historia vio con sus propios ojos cómo había sido electrocutado un funcionario y esto le dió mucho pánico, su padre le comentó entonces:

الخوف و الخلود ال يتفقان. لن تنتصري على الموت ما دمت تخافينه.

“Temor y eternidad no se compadecen. No vencerás la muerte mientras sigas
temiéndola 389

El temor persiste y la protagonista lo demuestra con la siguiente respuesta:

ما الذي يخيفك؟ ال شيئ أكره أن يموت الناس أمامي، ألنهم يقنعونني بأنني سأموت فعال.

“¿Qué te atemoriza? Nada, sólo que odio que se muera la gente delante de mí,
porque me convence de que voy a morir yo también 390

Y cuando se opone la muerte a la eternidad, empieza la protagonista a establecer dialécticas y relaciones opuestas entre los términos siguientes: muerte/eternidad, temor/eternidad, vida/eternidad, para llegar a la conclusión de que la muerte cuando es inexistencia se opone perfectamente a eternidad. De esta manera es el ser humano quien se procura la inmortalidad cuando vive plenamente y disfruta de momentos agradables.

الذين لم يعيشوا فعال هم وحدهم الذين يخافون الموت…و هم الذين يفشلون في أن يصنعوا
الخلود.

“Los que no han vivido realmente son los que temen la muerte..Esos son los
que fracasan en construir la inmortalidad 391”.


Hemos elegido otro cuento de la compilación (No hay mar en Beirūt), titulado Anyāb raŷul waḥīd (Los colmillos de un hombre solo), considerado como el cuento más significativo, que gira en torno al símbolo de la muerte y remite a muchas connotaciones mitológicas. Es la historia de un intelectual existencialista, atormentado por la obsesión de morir en cuanto llegue la primavera y expresa su envidia y ansias de venganza contra los que disfrutan de la vida. Uno de los primeros aspectos que destaca la autora en este cuento es el de la inmortalidad como opuesta a la muerte, pero una inmortalidad concebida como conservación de la memoria:

و يقرأ على قاعدة التمثال: أنا أوزيماندرياس ملك الموت، أيها العظماء و الصعاليك،
انظروا حولي ما بنيت، انظروا الى آثاري التي ستخلدني أبدا.

“Y lee al pie de la estatua: yo soy Osimandrias, el rey de la muerte, ¡oh,
hombres importantes y vagabundos, dirigid una mirada a lo que he construido,
mirad las huellas que me eternizarán para siempre! 392”.

Otra de las preguntas es ¿qué ocurre tras la muerte? y lo resuelve como una especie de rebeldía contra la tumba. Pues el protagonista odia los cementerios y demuestra su afán de venganza. En este cuento también, se pregunta Gādat Al-Sammān sobre la muerte, encarnándose en el protagonista del cuento:

ترى ما الموت؟ أهو امرأة جميلة شعرها شالل من التفاح و الدم تفتح الباب بهدوء نسمة،
فال يراها سواه، و يخرج معها الى الشارع متأبطا ذراعها حتى اذا ضمتها الظلمة جرته
صامتا منوما الى المقبرة، و غرست أنيابها الحادة في صدره.

“¿Sabes qué es la muerte? ¿tal vez sea una hermosa mujer, cuyos cabellos estan
hechos de manzanas y sangre, que abre con el sigilo de la brisa la puerta. Nadie
más que él puede verla y sale con ella a la calle, cogido de su brazo hasta que
la ocultan las sombras. Ella le arrastra en silencio y adormecido hacia el
cementerio y, allí, hunde sus afilados colmillos en su pecho 393?”.

El primer instante de la muerte se ejemplifica en lo siguiente:

اذن هكذا يكون الموت… رحلة الى صحراء الحقيقة…الحقيقة األولى هي الرمل و الريح.

“Así es la muerte…Un viaje al desierto de la realidad…la primera realidad son
la arena y el viento 394”.

Gādat Al-Sammān expresa también la rebeldía humana frente al destino de la muerte mediante la figura simbólica de Prometeo:

انها ميثة بروميثيوس الذي سرق النار المقدسة، نار المعرفة، فعاقبته اآللهة بأن صلبته
عاريا على جبل و جعلت النسور تأكل أبدا من كبده الذي يتجدد كلما تمزق في أبدية عذاب
.عجيبة

“Es la muerte de Prometeo, quien robó el fuego sagrado, el fuego del
conocimiento, al que castigaron los dioses crucificándole desnudo sobre un
monte, donde las águilas le roían eternamente el hígado que se renovaba a cada
desgarro, en una tortura sorprendente y eterna 395”.

Pero para nuestra autora el sentido profundo de la muerte es:

الموت الحقيقي هو أن أعرف اآلخرين

“La verdadera muerte consiste en conocer a los demás 396

Esa “ verdadera muerte” posee, además, una gran fuerza misteriosa:

ال أحد يدري أية قوة سحرية يحمل… ال أحد يدري أي سر رهيب يطوي بين ه، أي جناحي
عذاب أبدي يالزمه ما دام يدري و يعرف كل شيئ.

“Nadie sabe cuál es la fuerza mágica que comporta…Nadie sabe cuál es el
terrible secreto que oculta entre sus alas, cuál es el castigo eterno que le
corresponde mientras siga conociéndolo y sabiéndolo todo 397”.

En suma, la muerte goza de un amplio alcance a lo largo de este cuento, caracterizada por una vasta interpretación simbólica y mitológica al mismo tiempo.

Por Sihem Salleb
Con información de la Univ. Complutense de Madrid,Fac.de Filología,Dpto.de Estudios árabes e islámicos.


Notas:

379 Nāzik Al-Malā’ika, Ma’sāt al-ḥayāt wa ugniyya li-l insān (El drama de la vida y una canción para el hombre) Tomo I, pp 21-22-23-24-25-26-27-28-30.
380 Yumnā Al- ‘Id: “ Sīrat šā ‘ira, sirat ši ‘r” (Biografía de una poetisa, biografía de una poesía) Revista Al-Adāb: Número 6/7 julio/ agosto, Beirut 1996, p.25.
381 Nawāl Al-Sa ‘dāwī, Muḏakkirat ṭabība (Memorias de un médico), pp 26-27.
382 Ibid, p. 39.
383 Gādat Al-Sammān , Al-Qabīla tastaŷwab al qatīla (La tribu interroga a la víctima). La periodista Rā’ida Naṣṣār interroga a Gādat Al-Sammān en verano de 1973, p.130.
384 Šukrī Gālī, Faḍḍ ḏākirat imra’a, p. 147.
385 Gādat Al-Sammān, Al-Qabīla tastaŷwab al qatīla (La tribu interroga a la víctima). La periodista Amel Nadir interroga a Gādat Al-Sammān el 11/ 08/ 1975, p. 314.
386 Gādat Al-Sammān, Aynāka qadarī (Tus ojos son mi destino), p. 32.
387 Ibid, p. 33.
388 Ibid, p.33.
389 Ibid, p.34.
390 Ibid, p.35.
391 Ibid, p.37.
392 Gādat Al-Sammān, Lā baḥr fi beirūt (No hay mar en Beirūt), p.42.
393 Ibid, p. 56.
394 Ibid, p. 56.
395 Ibid, p. 61.


©2014-paginasarabes®

Deja un comentario