En principio fue la palabra

Mezquita en Madagascar
Mezquita en Madagascar

Angelo Arioli (Nettuno, 1947), profesor de Lengua y Literatura Árabe en el Departamento de Estudios Orientales de la Facultad de Letras de la Universidad de Roma, especialista en onomástica y prosopografía islámica, es autor de estas significativas líneas:

«En principio fue la Palabra; inmediatamente después llegaron los mercaderes. Mercaderes viajeros, una de las dos categorías, de las dos tipologías arcaicas, a las que se puede reducir el tropel de narradores, de aquellos que de plausibles experiencias personales extrajeron o proporcionaron, conscientes o no, materia de relato, desde que el mundo es mundo, o lo que es lo mismo, desde que el viaje es viaje, hasta este mundo nuestro donde se viaja frenéticamente, pero ya no se cuenta, ya no se fabula, sobre tierras o acontecimientos lejanos, unos y otros superficialmente cercanos en el cotidiano aplastamiento del espacio/tiempo perpetrado por los medios de comunicación, entendidos en el más amplio sentido. Antaño eran los mercaderes quienes narraban novedades y eventos: «narrar», «novedades», «eventos», tres palabras que la lengua árabe hace derivar de la misma raíz, las dos primeras unidas en la misma palabra, como para sugerir que es el «evento», lo que es «nuevo», lo digno de «narración», o, si se prefiere —por darle vueltas a un juego dialéctico contemporáneo —, que lo que es objeto de «narración» se postula implícitamente como «evento», «novedad».

Los primeros significados de la raíz h-d-th son «ser reciente, nuevo» y «acaecer, suceder, tener lugar»; una de las muchas flexiones de esta raíz, la palabra hadath, significa a un tiempo «novedad» y «acontecimiento». Una flexión sucesiva de la misma raíz, con duplicación de la segunda radical, da vida al verbo haddatha que significa narrar»; una flexión ulterior produce los dos homógrafos y homófonos hadith, es decir una sola palabra, distinguible sólo en los respectivos y diferenciados plurales, con el significado de «nuevo» y de «narración»».

 Por R.H. Shamsuddín Elía

©2014-paginasarabes®

Deja un comentario