Los árabes dejan huella en la cultura boricua

kiosco_arabe
Los árabes dejan su huella en la cultura boricua – Su marca es palpable en la arquitectura del Viejo San Juan

La huella árabe lleva tantos años impresa en la realidad boricua que antecede por mucho a las migraciones de ciudadanos procedentes de países arábigos desencadenadas por conflictos armados en el Medio Oriente durante el siglo XX.

Esa huella se remonta a los tiempo de la colonización española. “Cuando España llega a Puerto Rico en 1493, llega tras 800 años de imperio musulmán en territorio español”, explicó Juan Caraballo, profesor de Antropología de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras. “Así que somos receptores de un bagaje cultural tintado por árabes durante casi un milenio”.

La influencia es palpable en estructuras del Viejo San Juan, cuya arquitectura muestra elementos moriscos, como patios interiores y fuentes pegadas a las paredes. Ambos elementos suelen incluirse por tradición en las casas árabes hace cientos de años, para resaltar la importancia del agua y la vegetación y hacer las veces de un oasis en medio del desierto.

“En la calle Fortaleza he visto edificios con azulejos escritos todavía en árabe”, recordó Oliver Makari, palestino que hace 24 años se estableció en Puerto Rico procedente de Jerusalén.

La marca también se hace presente en el idioma, pues el español cuenta con unas 4,000 palabras de origen árabe. “Desde la palabra ‘dinero’, que viene del ‘dinar’, que es la moneda de varios países árabes, y muchas palabras que empiezan con ‘al’, que es en árabe como el artículo ‘el’ en español”, expuso Makari, quien es dueño del restaurante El Cairo, en Puerto Nuevo.

El imán Zaid Abdelrahim, del Centro Islámico de Montehiedra, en San Juan, apuntó que no fue solo a través de los españoles que llegó la influencia árabe e islámica. “¿Recuerdas el refrán que dice: ‘el que no tiene dinga tiene mandinga’? Pues los mandinga eran musulmanes del occidente del Sudán”, dijo al citar el libro Puerto Rico: Cinco siglos de historia, de Francisco Scarano.

Sudán, que es un país árabe, fue el lugar de origen de muchos africanos traídos a la Isla. “Los mandinga eran naturales de esa área y habían adoptado la religión islámica antes del comercio de esclavos”, detalló Abdelrahim.

 Por Ruth N. Tellado Domenech

Con información de : El Nuevo Día

©2013-paginasarabes®

Deja un comentario