Wadih Al Safi – El Cedro de Líbano

wadih_al_safi
Wadih Al Safi – El Cedro de Líbano

La irreparable pérdida del cantautor y actor Libanés Wadih Al Safi quien falleció de un derrame cerebral la noche del viernes 11 de octubre , a la edad  92 años en un Hospital ubicado en los suburbios de Beirut; deja una pofunda huella en el mundo árabe así como en la comunidad maronita.  A lo largo de más de sesenta años Wadih Al Safi difundió con su excepcional  canto el mensaje de Líbano , cruzando todas las fronteras.

Wadih Al Safi, conocido como El Cedro y la Voz de Líbano, el artista que recuperó la música popular de su pueblo ensalzando con la poesía y el zéjel  el patriotismo , la devoción y los valores humanos. Su voz y sus famosos mawals recorrieron el mundo cantando en diversas lenguas –árabe, francés, portugués e italiano- y su arte fue  reconocido en los festivales internacionales más prestigiosos. Obtuvo numerosos honores y las más altas distinciones en Líbano, Siria, Túnez, Jordania, Yémen, Marruecos y Francia. Recibió el doctorado Honoris Causa de la Universidad del Santo Espíritu de Kaslik, fundada por la Orden Libanesa Maronita (OVM) en 1961 y que está situada en el corazón de Monte Líbano.

Wadih Al Safi, nació en la localidad de Niha (نيحا ), en las montañas de El Shouf ( الشوف ), en Líbano el 1 de noviembre de  1921. Al Safi fue  tenor de formación clásica, después de haber estudiado en el Conservatorio Nacional de Música de Beirut, se dio a conocer a nivel nacional cuando a los diecisiete años, ganó un concurso de canto de un programa radial libanés , patrocinado por el vocal Broadcasting Network Líbano. Al Safi comenzó a componer e interpretar canciones inspirándose en el folclore y el amor a las melodías tradicionales, mezclando un sonido urbano y creando un nuevo estilo de música libanesa tradicional «modernizada» . Actuó en todo el Oriente Medio.

En 1947, Wadih viajó a Brasil, donde permaneció hasta 1950. Durante este período cantaba en eventos y fiestas para los emigrantes libaneses que residían en ese país. Wadih solía interpretar canciones sobre la tierra, los antepasados, el campo, el pueblo y la familia: Líbano un pedazo de cielo, Mi casa, Noche de estrellas y Mi hijo están entre las muchas canciones que despertaron la nostalgia de todos los emigrantes.

En la música árabe el concepto de emoción estética se traduce en el tarab, que puede interpretarse como «éxtasis». Es un estado de entusiasmo que produce la música y que tiene un equivalente muy claro en la música flamenca: el duende. Pues bien, Wadih Al Safi no solamente fue un gran artista que preservó el resplandor de la música y la tradición árabe a través de sus más de 3.000 canciones, sino que está considerado como uno de los pilares del Tarab y un gigante de la canción libanesa.

Wadih Al Safi nos legó las sensaciones y sentimientos que la música despierta en el alma. Sus funerales se celebrarán la tarde del lunes en la Catedral de San Jorge, en el centro de Beirut.

©2013-paginasarabes®

Deja un comentario