La detuvieron por dibujar sus iniciales en La Alhambra de Granada

La Policía Nacional detuvo el pasado sábado 7 de enero a una turista suiza de origen árabe por efectuar una inscripción, al parecer un pequeño corazón con dos iniciales a ambos lados, frente a la fachada de Comares de la Alhambra, en el conocido como Cuarto Dorado. La mujer, pese a ser advertida por el controlador de la puerta, continuó con su inscripción hasta que logró acabarla. La vigilancia privada de la Alhambra se puso en contacto con Policía Nacional quien desplazó un vehículo hasta el monumento nazarí para llevarse detenida a la visitante. Los hechos sucedieron sobre las seis de la tarde.

Una vez trasladada a la Jefatura de Policía se negó a declarar, tal y como le permite la Ley. Una vez terminado el atestado policial sobre las once de la noche, la detenida, acusada de un delito contra el patrimonio, quedó ingresada en los calabozos y al día siguiente pasó a disposición judicial: quedó en libertad con cargos. Al parecer, la gravedad del daño está justificada por la zona en que fue efectuada la inscripción, más que por el daño realizado a la piedra del monumento nazarí, ya que la rayadura en la piedra fue efectuada con las uñas de una mano de esta turista.

La Fiscalía provincial denunció el pasado mes de setiembre a un militar jordano que también fue sorprendido en el Palacio de Carlos V realizando la inscripción de su apellido en una columna del palacio de Carlos V. Dio la coincidencia de que este militar se encontraba en España, concretamente en Sevilla, en una misión especial de Estado probando unos aviones militares que su país quería adquirir. Finalmente fue condenado a una multa, después de que la delegación de Cultura cuantificara en menos de 400 euros los daños realizados. Si la cuantía hubiera superado ese límite, el hecho hubiera sido calificado como un delito y no como una falta, como finalmente fue juzgado.

Delito o falta

En el caso de la turista suiza, aún no se sabe el informe que Cultura o el Patronato de la Alhambra presentará ante el juzgado que instruye el caso. En función de la cuantía económica que suponga la reposición del daño, se calificará como delito o como falta, y en función del tipo de señalamiento la pena podría conllevar prisión. Las fuentes consultadas por este periódico ponen el acento en que el daño registrado está más ligado al lugar donde ha sido realizado que a la acción de esta mujer.

La Policía Nacional necesitó de los servicios de un traductor para poder comunicarse con la arrestada. Tal y como ocurre siempre con un extranjero detenido que se encuentra de paso en la provincia, la embajada de Suiza en España fue informada del arresto.

En el caso del militar jordano, el diario «The Jordan Times», con sede en Aman, se hizo eco de esta información el pasado 5 de setiembre. Este periódico informó en su edición digital de que Mohammad Joradat fue sometido a un juicio militar cuando regresó a su país, según comunicaron fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores del Estado jordano. La Embajada de Jordania en España confirmó a IDEAL que este militar jordano fue «castigado de forma severa» por vía de la jurisdicción militar, aunque no precisaron el tipo de condena impuesta por la autoridad castrense.

Otro de los hechos investigado por la Policía especializada en delitos contra el patrimonio, es la pintada aparecida el pasado mes de diciembre en la zona de la Cuesta de los Chinos, en una de las murallas de la Alhambra.

Según han informado las fuentes policiales consultadas, «con estas detenciones queremos dejar claro que se vigilará con lupa cualquier tipo de delito que se cometa contra cualquier monumento de la ciudad, pero en especial por el más visitado». La detenida queda a la espera de la celebración del pertinente juicio.

©2012-paginasarabes® 

Licencia Creative Commons

La detuvieron por dibujar sus iniciales en La Alhambra de Granada por J.R.Villalba se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

Deja un comentario