Madrid se rinde en masa a la Virgen de Regla.(+ Video)

Las exportaciones nunca han sido la especialidad de Sevilla. Su balanza comercial tiende siempre negativo. Aunque anoche descubrió que cuenta con algo que triunfa allende sus fronteras: las emociones. Lo puede atestiguar la delegación hispalense presente en el Vía Crucis de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) durante la procesión de regreso de la Virgen de Regla a su residencia madrileña, la iglesia del Carmen.

Tras haber pasado por el acto piadoso, con la presencia de Benedicto XVI, con más pena que gloria, bastante desapercibida pese a su destacada presencia -sola en la plaza de Cibeles-, la Virgen de Regla se convirtió en el camino de regreso a casa en el epicentro del interés del numeroso público congregado ayer en la Villa y Corte.


En su regreso desde Cibeles hasta la iglesia del Carmen de Madrid el paso de palio de la Virgen de Regla de la Hermandad de los Panaderos de Sevilla se adentra por la calle Arenal.

Y si la embajada sevillana convertida en palio fue capaz de generar un reguero de emociones a su paso, no fue menos a la hora de conseguir redescubrir los rincones de Madrid a través de la óptica de la Sevilla añorada en la distancia. Basta con tirar de callejero e itinerario para comprobarlo. La célebre calle de Alcalá, por ejemplo, se revistió de hispalense avenida de la Constitución al paso del palio de Los Panaderos.

El eco de marchas como ‘Virgen de la Encarnación Coronada’ -con canto del Ave Maria inclusive- o la llamativa ‘Esperanza de Triana Coronada’ y el característico olor del incienso trasladaban a propios y foráneos a la vía que marca la antesala a la Catedral en la carrera oficial sevillana.


Marcha de la Coronación de la Macarena

También lo hacía el sonido de los aplausos. Entre el público se dejó notar una notable representación de sevillanos, aunque madrileños y peregrinos extranjeros no se quedaron atrás a la hora de batir palmas para reconocer el andar de las cuadrillas de costaleros de Los Panaderos, a los que era fácil ver cangrejeando a escasos metros del paso.

Alcalá y la Puerta del Sol fueron los dos grandes focos de público durante el recorrido. La masa concentrada en la primera calle se expandió en la plaza más famosa de España cada 31 de diciembre.


Virgen de Regla a la altura de Sevilla tocándole Caridad del Guadalquivir.

Aparte de emociones, Sevilla exportó anoche a Madrid su modo de vivir el gozo de lo que tiene ante sus ojos dedicándole uno de sus célebres y respetuosos silencios. Como el que le ofreció la muchedumbre congregada en la controvertida plaza madrileña con la llegada del palio a los sones de ‘La Madrugá’.

Terminaban los últimos compases de la pieza y se fundían con el quejío de una saeta. De regreso, las calles Arenal, Preciados y la del Carmen eran un calco físico de Tetuán cuando esta cofradía echa el telón al Miércoles Santo e inaugura el jueves. El hecho de ser calles de menor tamaño redujo considerablemente la presencia de público. La compañía transminaba sevillanía. Los acentos delataban.


Marcha de Hosanna in Excelsis

Con el reloj del clásico rascacielos de Telefónica en la Gran Vía como testigo, el palio completó a las 02.30 horas un recorrido que pasará a engrosar con letras de oro la historia cofrade hispalense.

Fuente: El Correo de Andalucía.

 

Deja un comentario