El ilusionismo y los trucos de magia – Su origen en el antiguo Egipto

El Mago

El ilusionismo se remonta a la más lejana antigüedad. Los primeros datos escritos y documentados de magia vienen de Egipto, hace más de 4000 Años. Un dibujo en la pared de una cámara mortuoria de la ciudad de Beni Hassan —trazado probablemente 2200 años antes de Cristo— representa a dos hombres dedicados a realizar con unos cuencos en forma de copa lo que parece un truco de ilusionismo. Los jeroglíficos que indican salida de debajo dan la impresión de confirmar que debajo de una de las vasijas se encuentra una bola o algún pequeño objeto redondo, a punto de aparecer en forma mágica. Henry Westcar, un aventurero británico, descubrió en 1825 el papiro Westcar, primer documento que describe una función mágica realizada por el mago Dedi en la corte real de Keops.

Los antiguos Magos

En la antigüedad los magos eran los sacerdotes, estos eran estudiosos de la astrología y de la alquimia, y utilizaban la magia para acrecentar la eficacia de las ceremonias religiosas consiguiendo que el pueblo creyera en los dioses y en los poderes sobrenaturales, así el pueblo otorgaba ofrendas que aprovechaban los sacerdotes.


Truco de tazas y bolas

La evidencia de que se suele utilizar para apoyar la afirmación de que el truco de tazas y bolas es el más antiguo, viene de Egipto, donde fuera de El Cairo, cerca de la aldea de Beni Hassan, se encuentran 39 tumbas antiguas. Las paredes de estas criptas están cubiertas, así como las tumbas egipcias más famosas, con murales que representan escenas de la vida cotidiana en el antiguo Egipto.

En la tumba de Baqet III, un gobernador de la provincia de la región, que gobernó alrededor del año 2.000 antes de Cristo, donde la causa de mucho debates entre los historiadores de magia ha descansado por alrededor de 4.000 años.

Un elemento básico de casi todos los resultados de los vasos y las bolas a través de los años ha incluido la penetración de una bola a través de la parte superior de otra taza. Este truco se ve facilitado por la acumulación de una taza en la parte superior de la otra, ocultando así la bola de la vista. Entonces se cae por debajo de la taza más baja.

En el cuadro en la pared, en Beni Hassan, mientras que no hay vasos descansando en la parte superior de los demás, hay muy poco espacio para que una bola que esté encima de una de las tazas. Este hecho parece decir que la ilustración no es una hazaña de prestidigitación, sino más bien de un juego de algún tipo. Lo importante es recordar aquí, que los egipcios pintaron las paredes de sus tumbas sin un significado oculto en la mente, es decir, pintaron simplemente lo que deseaban transmitir.

El papiro Westcar

De  169 cm de longitud y 33 cm de altura. 9 hojas en el recto y tres en el verso. Las 11 primeras son prácticamente del mismo ancho, la última es algo más estrecha. Los tres cuentos que se encuentran en mejor estado contienen entre 25 y 27 líneas por página. Del primer cuento sólo quedan las últimas palabras, el segundo tiene una gran laguna y los tres últimos están en buen estado, excepto el final del quinto que se ha perdido. Redactado en escritura Hierática del tipo literario el papiro se encuentra en el Museo de Berlín, (Papiro de Berlín 3033).

El Papiro de Westcar, (Papiro de Berlín 3033), es un fascinante texto egipcio, escrito en papiro, con un conjunto de maravillosos cuentos mágicos. Fue adquirido en 1825 por el alemán Henry Westcar y está conservado, desde 1866, en el Museo Egipcio de Berlín. Los cuentos se originaron probablemente durante la dinastía XII, por el tipo de composición, y es considerado el relato conocido más antiguo de magia. Los acontecimientos se sitúan en el Imperio Antiguo pero el papiro fue escrito en tiempos de los hicsos, entre 1650 a.C. y 1540 a.C.

La primera historia, (de la que solamente se conservan algunas líneas), es sobre un mago, tal vez Imhotep, durante el reinado de Necherjet, (llamado Dyeser en la composición).

La segunda historia, (muy fragmentaria), transcurre durante el reinado del Nebka. Narra Jafra, (Kefrén), cómo el escriba del templo de Ptah se vengó de su esposa y su amante, mediante un  cocodrilo de cera mágico.

La tercera historia transcurre durante el reinado de Seneferu, el padre de Jufu, (Keops). El príncipe Jafra relata cómo un mago separó las aguas de un lago para encontrar la joya verde que se le había caído a una de las veinte jóvenes vírgenes que estaban entreteniendo al rey Seneferu, aquejado de melancolía.

La cuarta historia sucede en la corte, con el mago Dedi. Trata de cómo el mago Dedi, delante del rey Jufu y su hijo Dyedefhor, resucita a un pato previamente decapitado. También de los secretos del dios Dyehuty, (Thot).

La quinta historia es una predicción sobre los orígenes de los reyes de la dinastía V. Donde el rey Jufu se entera, por la profecía del mago Dedi, cómo Userkaf, Sahura y Neferirkara (Kaka), los hijos de Rudydyedet, la esposa del sumo sacerdote de Ra, Sajebu (Reuser), llegarían a ser  los tres reyes de Egipto, uno tras otro, y lo que aconteció.

Sólo han llegado hasta hoy tres cuentos, de un total de al menos cinco, relatados por los hijos de Kheps   su padre: el relato de Ubaoner, Esnofru y las remeras y Kheops y el mago Dedi, considerado  el relato más antiguo sobre magia egipcia que se conserva.

Data de finales del período Hicso, pero se trata de una copia de un texto más antiguo, de la XII Dinastía o anterior. Fue adquirido en Egipto por Henry Westcar en 1825 y donado a R. Lepsius en 1838. Tras la muerte de Lepsius, en 1866, pasó al Museo de Berlín, en el que se encuentra en la actualidad.


El Mago Dedi

La primera noticia que tenemos escrita acerca de una función de magia es aproximadamente de hace unos 5000 años. Esta actuación estaba en manos del mago Dedi y estaba ofrecida al faraón Keops, en Egipto. La referencia aparece en el papiro Westcar y en él se describe la función tal y como se llevó a cabo, siendo el juego principal la decapitación de una oca seguida de la recomposición del animal. Otro de los juegos que aparecen detallados era la transposición de las cabezas de dos pollos de distinto color y la vuelta a la normalidad.

En el papiro, antiguo documento egipcio, las hazañas del rey Keops son analizadas. El documento cuenta que Keops, constructor de la Gran Pirámide de Giza en algún momento alrededor de 2600 a.C, exhorta a sus hijos para que le traigan un mago de la época conocido como Dedi.

El mago le hizo una visita a la corte del rey para realizar algunos milagros mágicos ante él. Se supone que a los 70 años de edad, Dedi mostró al faraón lo que, incluso para los estándares de hoy, se considera como trucos impresionantes. De acuerdo con el papiro, el mago cortó la cabeza de un ganso, de un pato y de un buey, y posteriormente las restauró volviéndolos a la vida.

Pero cuando el rey se le sugirió en realizar la misma hazaña con un hombre, Dedi se negó. Y esto es una indicación de que Dedi no tenía los aparatos adecuados en la mano para llevar a cabo tal hazaña mágica.

Cada uno de los logros del mago, han llegado a nuestros días a través del papiro Westcar, que en la actualidad se conserva en el Museo Estatal de Berlín. Quizás las historias de Dedi, no eran más que cuentos para niños, lo que si es cierto es que siempre que hablamos de la cultura egipcia, la magia se revela como algo cotidiano. Cuenta una anécdota en la que el faraón pidió al mago que haga lo mismo con un hombre, es decir, cortarle la cabeza y luego resucitarlo, al igual como lo hacía con los animales, pero el, se opuso a dicho pedido, el faraón insistió en que lo hiciera por lo menos con los criminales condenados a muerte, pero nuevamente Dedi se opuso, basando su negativa en consideraciones éticas, diciendo: –“Ciertamente, no está permitido hacer tal lo que el ganado noble”- (“ganado noble” es un término que se refiere a la humanidad).

También la historia cuenta que el mago Dedi realizó una predicción sobre los orígenes de los reyes de la dinastía V, donde el rey Jufu se entera, por esa profecía como Userkaf, Sahura y Neferirkara, los hijos de Rudydyedet, la esposa del sumo sacerdote de Ra (Sajebu), llegarían a ser tres reyes de Egipto, uno tras otro, y fue lo acontecido.

Templo Mágico

Para los antiguos griegos y egipcios, en un episodio descrito por Herón de Alejandría, en aproximadamente el 62 aC, las puertas de un templo se abrieron misteriosamente y los ídolos de piedra hablaban a las masa. Pero estos aparentes milagros se explican como el resultado de los cambios en la presión del aire y se iniciaron por los fuegos en el altar del templo.

Siglos más tarde en Grecia y en Roma surgieron los primeros magos cuyo fin ya no era algo místico sino algo puramente espectacular. De esta época se conservan nombres como los de Simón y Mitilene. Los magos en esta época eran la atracción de las bacanales y eran muy bien vistos en la sociedad. De esta época proviene el juego de los cubiletes, juego que se conserva todavía en nuestros días.

Con información de Ancient


©2018-paginasarabes®

Deja un comentario